AMITY IN FAME – THROUGH

Crítica

De vez en cuando, a parte de buen heavy metal en todas sus vertientes, nos llegan discos del pelo de este “Through” que nos presentan los austriacos AMITY IN FAME, los cuales practican un tranquilo rock acústico tal y como ellos lo califican, de extrema sensibilidad y feeling que no puede dejar a nadie indiferente.
En esta ocasión, contemplamos su segundo larga duración que se plantea como la mejor forma de asentar las bases que propusieran con su debut discográfico (“Dinner for One”), aportando un tremendo golpe de calidad en todas las composiciones y trabajando mucho más su sonido para ofrecernos un disco muy curioso.
Desde el primer momento, antes incluso de pinchar el disco me gustó bastante esa idea rocambolesca e incluso circense que proponen en la portada estos cinco músicos, que ciertamente confunde bastante a la hora de pensar en el sentido que han querido dar a la nueva obra.
Si atendemos al plástico propiamente dicho, vemos la capacidad compositiva de esta banda que se siente atraída por los efectos orquestales, el uso de guitarras acústicas, pianos y esta directriz que llevan en general.
Desde “Good Night And Shut Up”, comenzamos a sentir esa envolvente de la que gusta todo el trabajo; tranquilo, meditado y muy bien ejecutado a través de suave introducción, una voz melódica tremendamente exquisita.
“When It Comes to the End” aparece gracias a unas guitarras acústicas sobre las que avanza la voz, en este corte han contado con la colaboración de Judith Schedewer tanto en la labor compositiva como aportando su bonita voz, aparte de esto debemos resaltar el logrado uso de sintetizador, por otro lado esta idea inicial de tranquilidad se conserva muy relativamente, ya que la tesitura que alcanza el corte en su parte media deja este concepto totalmente en entredicho.
En “Shine”, se muestran toques de piano realmente fantásticos; es una canción que trasmite una gran calidez si se me permite usar este símil, su fuerza habla por sí sola a través de una guitarra un tanto abstracta y una sencilla acústica que acompaña toda la canción.
De nuevo con un piano como elemento central, “Saint” es un tema de corta duración que propone un inciso en la obra, como un respiro esencial para entender el trabajo en su conjunto. La orquestación está fenomenalmente planteada de principio a fin y sinceramente pienso que no le hubiera venido nada mal haber sido únicamente instrumental.
Volvemos a la tónica inicial a través de “Cyranoia”, quizás sea uno de los cortes donde se exprime más el carácter progresivo que me ha recordado enormemente a otro tipo de bandas como PORCUPINE TREE, en definitiva es otro corte tranquilo donde el sintetizador lo dice todo.
Su particular forma de terminar de romper el disco, a parte del tema que ya he señalado, será un “solo de bajo” llamado “Mirrordrops”, que se apoya en algunos efectos y en el diferente uso del propio instrumento, haciendo del mismo un tema interesante del que no obstante, podían haber prescindido.
La nueva parte del disco que se abre tras el solo de bajo, se muestra mucho más atractiva en ritmos e intensidad, proponen un pequeño giro en la idea, aunque en mi opinión sigan siendo bastante tranquilos. Es innegable por ejemplo que “The Kraken” es un pensadísimo golpe de efecto, no hace falta nada más que ver como se aceleran y como la lírica llega a extremos insospechados si comparamos el tema con el principio de la obra.
Seguido a este, aparece el corte que bautiza el nuevo trabajo de los austriacos; “Through”, que presenta la canción “dentro de un microondas” tal y como se muestra en la parte inicial del corte, tiene unos primeros momentos muy suaves, que no tardarán en romperse con unas guitarras a mayor tempo.
Vamos encaminando el final del disco con “Burning the Witch”, en el que el bajo adquiere ya desde la intro una especial relevancia, echándose a “sus espaldas” casi toda la base rítmica de la canción y dejando ya de paso a las guitarras en un segundo plano. Hay un juego muy interesante de dobles voces a diferentes tesituras que se van sucediendo a lo largo de la canción.
Intro clásica un tanto desconcertarte se muestra en “The Villain”, un corte magnífico que intenta contemplar y plasmar una dualidad a través de sus ritmos con diversos efectos, como por ejemplo alguna campanada. La canción adquiere una mayor dimensión usando registros vocales más graves que en el resto de temas, podemos decir que es la “balada” del disco sin serlo de ninguna de las maneras, ni siquiera por la temática.
El último tema es otro de los temas más cortos, que se propone como un leve outro; su nombre es “World Is In” y me vuelvo a reiterar en la idea de que si no fuera porque tienen que seguir con el concepto del disco y lo que quieren transmitir, hubiera sido una conclusión perfectamente lograda únicamente con el tema en instrumental.
Como conclusión, me ha parecido un disco sumamente completo, no ofrecen nada de caña así que los amantes de la misma ya os podéis ir olvidando, aunque si ofrecen una gran reflexión y un indudable trabajo dentro de la vertiente más melódica del rock en mayúsculas.
TRANKLIST:
01.Good Night and Shut Up
02.When It Comes to the End
03. Shine
04.Saint
05.Cyranoia
06.Mirrordrops
07.The Kraken
08.Through
09.Burning The Witches
10.The Villain
11.World Is In
AMITY IN FAME son:
Michael Bichler: Voz
Filip Hörschläger: Guitarra y voces
Roman Mayrhofer: Bajo
Alex Zaus: Teclado y voces
Wilfried Wöss: Batería

Puntuación: 7.8

Discográfica: Graviton Music

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos