AMORPHIS – CIRCLE

Crítica

Después de llegar aun más lejos y seguir complaciendo a fieles fans y nuevos oyentes con su último álbum “The Beginning of Times”, los finlandeses Amorphis presentan ahora una nueva obra, y que supone un cambio en su carrera, cediendo a Peter Tägtgren (líder de Pain e Hypocrisy) la labor de producción del disco.

Con el primer segundo de «Shades of Gray” ya podemos intuir un nuevo sonido limpio, pesado y agresivo, denotando que las guitarras van a aportar un peso aun más importante en este “Círculo”. Al unísono con desgarradores rugidos de Tomi Joutsen se nos presenta una canción con fuerza, dura y melódica, en la cual, se haya el espíritu que Amorphis ha depositado en toda su carrera, con aire ambiental y folclórico, que va de la mano de esa destreza y contrastes que tanto les caracteriza.

Tras un comienzo intenso, llegan las primeras intros de piano clásicas de la banda, dando pie al tema “Mission”, amainando un poco la tormenta y dando paso a un halo de nostalgia y sentimiento de lucha, y es precisamente lo que va ligado a la historia del disco, y precisamente, una historia creada plenamente para ésta ocasión, y no extraída de antiguos textos como ha ocurrido con los álbumes antecesores de la banda. Se nos habla de un hombre que llega a lo más profundo de su decadencia, entrando en un pleno vacío existencial, pero que una fuerza astralmente superior le empuja a un viaje en lo más profundo de su ser, adentrándose en un círculo compuesto por místicos hombres, cuya sabiduría le hacen sacar a flote toda la fuerza y poder de su interior, haciendo que el protagonista de esta historia se mire a si mismo y salga de esa espiral de automarginación, haciendo de si mismo un ser tan perfecto como el “círculo”, lleno de fuerza, valor, y dispuesto a hacer frente con decisión a la vida, consciente de que nada ni nadie le hará caer. Y ésta es la “misión” de este disco y propuesta en el segundo track de éste álbum que profundiza en el ser humano.

The wanderer”, un tema que sigue desprendiendo puro sentimiento humano, embriagado de esas teclas de piano que no podían faltar y que nos hace proseguir en este viaje hacia lo interior, desembocando en “Narrowpath”, que aun con aire de camino por recorrer por nuestro protagonista, ésta vez, nos lo expresa con flauta y una composición muy melódica que estalla con fuertes riffs que van marcando el tempo como casi se tratara de una marcha militar, lo cual se ve que nos estamos adentrando en ese momento de hacer tripas corazón y envolvernos de aceptación. A pesar de que ninguna de estas cuatro primeras canciones pase desapercibida, ésta marca ya una diferencia y se hace destacar por su tan lograda composición.

Damos paso a lo que ha sido el primer single del álbum, “Hopeless Day”, eliminando esa sinfonía yendo vertiginosamente a un remolino de emociones, colapsando tensión y energía liberadora, toda una pieza y una delicia que en directo provocará una entrega absoluta.

Con “Nightbird’s Song” tenemos otra evidencia de que Amorphis, a pesar de haber ido variando su estilo musical, son plenamente fieles a sus raíces, y su evolución ha ido siempre en base a lo aprendido, y nos deleitan con un tema oscuro, de unas guturales muy cerradas por parte de Tomi y riffs pesados que se armonizan nuevamente con un trasfondo melódico y una flauta que endulza este viaje espiritual. Este tema tendrá pronto su videoclip.

Con “Into the Abyss” damos un paso más allá, y salimos algo de esta profunda penumbra y comienza a denotarse un aire algo más liberador y pasional, dejando la sensación de una balada.

Llegando casi al final de esta historia de autosuperación y supervivencia, tenemos “Enchanted by the Moon”, otro tema muy pesado y sólido, haciéndonos sentir que nuestro protagonista está liberando todo su poder, y está alcanzando su clímax, contado en forma de oscuras guturales y unas guitarras que, a estas alturas, se han dejado ver más que nunca, fruto de ésta nueva etapa de producción musical.

Como cierre y fin de este viaje, tenemos “A New Day”, que va como anillo al dedo para ver un nuevo comienzo, un paso más allá en el ser en sí mismo. Una canción más lenta, de un potencial más neutro, pero que a la mitad nos va dejando con un halo de esperanza y bellos sentimientos, una sensación de renovación, de ver la vida de otra manera, un cambio y un paso más profundo al interior, mirando la existencia con aceptación y valentía. Y todo se silencia con sonidos ambientales, compuestos por el virtuosismo del piano y notas saxofónicas.

Conclusión, un álbum que, a pesar de las novedades, sigue en la línea de unos Amorphis en plena forma, dispuesto a seguir deleitándonos con su estupenda música y el sentimiento de cada nota. Un álbum que no basta con lo superficial, no basta con su música, hay que entender el mensaje, la historia, y dejarse envolver por esa aura, para dejarnos aplicar el mensaje de autosuperación, de apartar los miedos, de hacer frente a la vida y no dejar que nada te aparte.

Un disco digno de compra, y unos fans que se van a sentir más orgullosos.

Tracklist:

  1. Shades of Gray
  2. Mission
  3. The Wanderer
  4. Narrowpath
  5. Hopeless Days
  6. Nightbird’s Song
  7. Into the Abyss
  8. Enchanted by the Moon
  9. A New Day

Formación:

  • Tomi Joutsen (Voz)
  • Esa Holopainen (Guitarra)
  • Tomi Koivusaari (Guitarra)
  • Santeri Kallio (Teclados)
  • Niclas Etelävuori (Bajo)
  • Jan Rechberger (Batería)

Puntuación: 8’5 / 10

Discográfica: Nuclear Blast Records

Por: Javier Cereto Trujillo

<< volver a discos