ANATHEMA – DISTANT SATELLITES

Crítica

Hace veinticuatro años, cuando esta banda debutó con un doom/death bastante personal nadie hubiera dicho que llegarían a convertirse en el grupo que son hoy en día. Y es que el camino que ha recorrido ANATHEMA hasta alcanzar el sonido que nos ofrecen ahora ha sido largo, dinámico y lleno de cambios. Los años de metal extremo quedaron muy atrás y hoy nos enfrentamos a un grupo que nos ofrece un rock progresivo lleno de melodía, de experimentación, de vanguardia, de sombras y de luz. Y es que durante los últimos años de su existencia ANATHEMA se han convertido en los Maestros de lo Etéreo. Así son sus canciones, su música: etérea, casi intangible y tan profunda y atrayente como un agujero negro.

Con “Distant Satellites” la banda da un paso adelante respecto a lo que pudimos ver en “Weather Systems”, manteniendo un sonido personal e intransferible (cien por cien marca de la casa) pero siempre mirando hacia delante. En este caso lo primero que percibimos es un giro más melancólico, más “oscuro” si esa definición puede considerarse apropiada para este sonido (la mayor muestra de esto es que todos los temas están en una clave menor). Así nos recibe “The Lost Song Part 1”, presentándonos un tema con una grandísima carga en las voces de Vincent y Lee, con un asombroso uso de las teclas, construyendo una atmósfera de melancolía, de claroscuros, de una intensidad casi dolorosa y absolutamente intangible a través de un crescendo constante en un sorprendente tempo 5/8 que acaba rompiendo como una ola en la playa, en una calma engañosa arrullada por unos magníficos arreglos de cuerda.

Una calma engañosa que nos trae la resaca de “The Lost Song Part 2”, un tema mucho más clasificable como balda en el que la voz de Lee gana protagonismo sobre la de Vincent y que nos presenta el epítome de cómo convertir una idea sencilla en una pieza magnífica y casi grandilocuente que hace avanzar no solo a este disco, sino al sonido del grupo en si mismo, construyendo paso a paso un entramado musical que solo puedo describir como translúcido, a través del cual podemos intuir las intenciones de la composición, los pensamientos de los intérpretes…pero que finalmente no nos deja otra opción más que sentir su energía: cerrar los ojos y dejarnos llevar a nuestros propios pensamientos, a nuestras propias ideas y recuerdos.

“Dusk (Dark Is Descending” se ha convertido en uno de mis temas favoritos de este disco, con una energía muy particular y una “cadencia” que puede recordar al sonido de “We’re Here Because We’re Here” pero desde una perspectiva muy diferente. Llama poderosamente la atención algo que se ha dejado sentir desde el primer tema y que parece querer confirmarse según avanza el disco: las guitarras de este trabajo, si bien son excelentes, están siempre presentes y tienen detalles de genialidad que solo podían salir de músicos de este calibre, no son ni mucho menos protagonistas en un disco que aporta mucho más peso a las voces, la sección rítmica y los teclados y piano que dan forma y vida a esta obra. La maestría con la que la banda introduce o saca de la estructura del tema distintos elementos, sonidos e instrumentos le dan un dinamismo único a este tema.

El dúo que forman Vincent y Lee en el micrófono le da un enfoque muy personal y único a las líneas vocales de ANATHEMA y se hace particularmente latente en un tema como “Ariel”, un corte de espíritu baladesco con el piano de nuevo muy presente. La conjunción de los dos intérpretes vocales en el puente-estribillo del tema aporta una sensación de pseudos-clímax de la que ningún otro grupo puede presumir en la escena actual. Es por cosas como estas por las que digo que la banda se han convertido en Maestros de lo Etéreo: cuesta imaginar cómo es posible que parezca que hay tan poco (tan pocos elementos, ideas tan sencillas…) y de repente ver florecer un tema de una magnitud así.

Le llega el turno a “The Lost Song Part 3” y nosotros ya nos encontramos totalmente sumergidos en el universo de ANATHEMA. Al igual que PINK FLOYD nos presentaron en “The Wall” tres partes de “Another Brick In The Wall”, siendo la segunda el claro single, los hermanos Cavanagh nos presentan tres partes de “The Lost Song”, siendo esta última el single del disco. Con un tempo más asequible, una melodía más fácil de recordar y un desarrollo menos complejo (aunque no por ello menos sobresaliente), el tema nos ofrece un adelanto del disco, dejándonos escuchar el reconocible sonido de la banda pero sin llegar a revelar nada verdaderamente significativo acerca del conjunto final del disco. En un paralelismo cinematográfico este tema es lo que debería ser un buen trailer: es intenso, crea intriga y te deja con ganas de más sin revelar detalles importantes del argumento.

El título de este tema ya te hace pensar que no va a ser un tema como todos los demás. El simple hecho de que lleve por título el nombre de la banda es un indicativo de que hay algo especial. Y vaya si es así. “Anathema” es, para mi gusto, la mayor maravilla de este trabajo y con suficiente diferencia como para ser la luna que brilla entre las estrellas de este tracklist. Se trata de un medio tiempo en el que nos encontramos con un protagonismo casi absoluto en el piano de Daniel y la voz de Vincent, con unos sutiles pero imprescindibles arreglos de cuerda. Poco a poco se va desentrañando una melodía a la que se van incorporando elementos, paso a paso, cocinando a fuego lento una de las atmósferas más sobrecogedoras que he escuchado últimamente. Profundamente sentida, se trata de una de esas canciones que hacen que todas tus emociones vibren al unísono. La entrada de la guitarra solo puede describirse como majestuosa y su aportación al tema como una de las mayores genialidades de los últimos cinco años.

You’re Not Alone” es un corte más rockero, con un lado más directo de la música de ANATHEMA. Un gran uso del synth, buenas líneas de bajo y una base rítmica sólida componen un tema divertido y potente que podría ser un buen segundo single, creando una contraposición interesante con el anterior. Dentro del disco cumple una función refrescando y aporta cierta agresividad, cierto caos, que hacen de este trabajo una experiencia más dinámica.

Firelight” se nos presenta como un interludio instrumental con menos de tres minutos de duración que, siendo una pieza interesante y bien llevada en si misma, cumple la evidente función de servir como introducción para el tema que da título al disco. “Distant Satellites” es sin lugar a dudas el tema más “revolucionario” de este disco. Apoyado sobre una base puramente electrónica (si, habéis leído bien, electrónica), el tema desarrolla una melodía muy progresiva, alejándose de cualquier estructura convencional y llevando los límites creativos de ANATHEMA varios pasos más allá. Intenso, lleno de feeling y muy profundo, este corte nos plantea un viaje de algo más de ocho minutos en los que la banda ha puesto toda la carne en el asador. Guiados por la voz de Vincent nos adentramos en terrenos que parecen casi inexplorados y vamos descubriendo la magia que es capaz de desatar la formación británica. Resulta sorprendente como han conseguido que un tema tan diferente y con una base tan poco habitual (la música electrónica es casi un tabú para muchos fans del rock y el metal) se haya convertido en uno de los cortes que más alabanzas están recibiendo internacionalmente. Juegos de melodías, desarrollos muy atmosféricos y un gran protagonismo para el piano, la voz de Vincent y la sección rítmica (tanto convencional como los “loops” electrónicos), “Distant Satellites” podría considerase incluso una buena opción para sonar en pubs y clubs “populares”. Y aún así, es una de las piezas más interesantes y sorprendentes del disco.

Por mucho que nos gustaría posponerlo, el disco llega a su final con “Take Shelter”. Avanzando en un crescendo constante, este es uno de los temas más potentes que ANATHEMA nos plantean en este trabajo, con un desarrollo magistral hasta alcanzar el clímax de su intangible intensidad. El final perfecto para un disco absolutamente redondo que merece muchas, muchas escuchas.

Posiblemente este sea uno de los discos que todos recordaremos cuando llegue la hora de pensar en los mejores del año. Sobresaliente en todos los aspectos.

 

TRACKLIST:

01.- The Lost Song Part 1
02.- The Lost Song Part 2
03.- Dusk (Dark Is Descending)
04.- Ariel
05.- The Lost Song Part 3
06.- Anatema
07.- You’re Not Alone
08.- Firelight
09.- Distant Satellites
10.- Take Shelter

 

ANATHEMA son:

Vincent Cavanagh – Voz, Guitarras, Teclados
Danny Cavanagh – Guitarras, Piano, Teclados, Voz
Jaime Cavanagh – Bajo
Lee Douglas – Voz
John Douglas – Batería, Teclados
Daniel Cardoso – Teclados, Batería, Percusión

 

Puntuación: 10/10
Discográfica: Kscope Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos