ARACNER – NEURA

Crítica

Mucho tiempo ha pasado ya desde que los gaditanos ARACNER editaran su segundo trabajo discográfico en 2006 bajo el título de “Demencia”. Cambios de formación y una extensa y dura búsqueda de vocalista han lastrado las actividades de la banda en los últimos años, pero es totalmente evidente que no ha sido así con sus ganas de continuar adelante con el proyecto y la edición de nuevo material que, con la incorporación al micro de Jony Viruel, no solo por fin ha visto la luz, sino que además tiene visos de marcar una nueva y notoria etapa en la carrera de un proyecto que ya cumple los más de 13 años de historia y lucha.

Por el momento ARACNER editan este nuevo trabajo a través de la cada vez más activa y fiable discográfica The Fish Factory y lo hacen con una potente y personal producción que tiene como acierto un notable ascenso en la calidad del resultado final a través de la mezcla y la masterización de Javier Rondán en los Audiorama Estudios de Cádiz. Todo ello configura un “Neura”, que así se titula este tercer disco de los gaditanos, que viene dispuesto a romper moldes y a ofrecer una más que interesante renovación de su propia propuesta de la mano, sobre todo, de la nueva, o debería decir nuevas, voces del grupo.

Y es que hay que reconocer que el trabajo que despliega Jony en este primer lanzamiento como vocalista de ARACNER resulta mucho más que prometedor para el futuro de la banda. De la misma forma que los gaditanos no tienen reparos en explorar y atrapar elementos de estilos diferentes en su metal pesado y crudo de tendencia progresiva y fronterizo con el thrash, su nuevo vocalista no se lo piensa dos veces a la hora de ofrecernos diferentes registros vocales a lo largo de todo el álbum y dentro incluso de las propias canciones, desde los berridos más guturales y profundos (sobre todo) hasta las voces más ácidas o un siempre colorista aporte melódico en las partes más limpias de su voz. De esta forma ARACNER configura un trabajo que va a combinar en todo momento una interesante ferocidad thrash modulada hacia registros de un metal denso y pesado, siempre dispuestos a crear atmósferas crudas, violentas y oscuras en comunión con un casi constante trasfondo de fusión en el que el teclado conecta las potentes, pero también melódicas, composiciones de la banda, con las raíces más primigenias de los miembros del grupo, sobre todo en lo que respecta a un teclado que está siempre ahí para recordarnos que la influencia andalusí será uno de los elementos más característicos y sorprendentes de este combo.

De esta forma el coctail antes citado se abre con un “Madre Tierra” rabioso, de atmósfera arábigo-andaluza opresiva que engalana su aspecto arrollador y lleno de garra al que no le hace falta una letra excesivamente desarrollada para mostrarse efectivo y ser interiorizada por el oyente.

Tras ella nos damos de bruces con  “Mártir”, un corte mucho más evolutivo y denso, descaradamente enraizado e intencionado, en el que vamos a encontrarnos partes definitivamente progresivas con diversos matices interpretativos, tanto a nivel instrumental como vocal, a lo largo de ocho minutos de composición que, a pesar de su extensión, resulta ser muy bien gestionado en su composición y no hacerse largo o pesado.

A continuación, con una concepción más simple y directa surge un crudo y oscuro “Vidas Robadas”, tremendamente crítico y donde destacan diversas tonalidades de voz así como, de nuevo, un desarrollo rítmico denso y una atmósfera de teclado tétrica. Y sin descender en la densidad pero elevando los tonos y la velocidad llegamos a “Arena y Sangre”, una suerte de manifiesto de rebeldía repleto de violencia lírica explícita.

La densidad y la complejidad se hacen uno en “Atormentado”, quinto corte de “Neura” y de nuevo un viaje hacia la versión más oscura de ARACNER, pero en esta ocasión en un tono más narrativo que justifica lo extenso y atormentado, valga la redundancia, de la interpretación de toda la banda al completo. Probablemente sea el corte de más difícil digestión de todo el álbum y, a pesar de ello, una interesante muestra del personal camino que los gaditanos han querido trazar en esta nueva etapa como banda.

Presentimientos” es el tema menos crudo de todo el álbum (al menos en parte), un medio tiempo en el que la banda desarrolla una atractiva melodía inicial de corte más heavy para sostenerse al mismo tiempo sobre un teclado cuyo desarrollo final me ha traído una curiosa reminiscencia al legado de los míticos TRIANA entre la que se cuelan y finalmente dominan los zarpazos guitarreros y los guturales en contraposición al trabajo más melódico desarrollado por Jony.

Para finalizar nos encontramos con una trilogía formada por “Pura Esencia”,  “Sumergido” y “Voces” que parece ahondar en el descenso de una mente a los terrenos de la locura y donde destaca, entre la violencia más lineal y cruda del primero de los temas y la densidad por momentos casi industrial y sobre todo muy metalera del tercero, el interesante tema instrumental que queda entre ambos. Este “Sumergido” resulta cautivador y sus arreglos de percusión y guitarra denotan una clara intención narrativa dentro de la trilogía y un buen potencial tanto compositivo como interpretativo por parte de todos los miembros de la banda.

En definitiva, con ciertos detalles a seguir puliendo en el futuro en el aspecto lírico de algunos de los temas, ARACNER resurgen con muchísima fuerza, presentando un estilo realmente personal e intencionado y muchísimas posibilidades de encandilar a un buen número de fans ávidos de captar sonidos algo diferentes dentro de la saturada escena extrema estatal.

ARACNER son:

Roger Carrera (Guitarra)
Fernando S. Botaro (Bajo)
Javier Marin (Teclados)
Antonio L. Pérez “Nykly” (Batería)
José D. Rodríguez (Guitarra)
Jonatán “Jony” Viruel (voz)

TRACKLIST:

Madre Tierra
Mártir
Vidas Robadas
Arena y Sangre
Atormentado
Presentimientos
I. Pura Esencia
II. Sumergido
III. Voces

Puntuación: 7,9/10

Discográfica: The Fish Factory

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos