ARSIS – STARVE FOR THE DEVIL

Crítica

Arsis aún pelea por asomar la cabeza en las primeras posiciones de la tabla clasificatoria del Death Metal técnico. Antes de este “Starve for the devil”, tres discos vieron la luz siendo tan alabados por la crítica como trasparentes para el público masivo. En medio, infinitos cambios de formación para acompañar a Jim Malone: vocalista, guitarra y caudillo de la banda norteamericana.

Viendo que importa poco para el resultado final quien le acompañe en la grabación, la gira o la sesión de fotos, esta vez el señor Malone ha decidido modificar su sonido sin llegar a dar un giro copernicano al mismo, amoldándolo a unos patrones más convencionales en estructuras y plagando el álbum de solos y guiños fácilmente entendibles como clichés de los distintos géneros en que se adentra. Agresividad thrasher y técnica deathmetalera dotada de grandes dosis de melodía se dan la mano en una obra que no mejora lo que habían expuesto anteriormente.

Que nadie se lleve a confusión: lo dicho anteriormente no equivale a colocar de antemano la etiqueta de mal disco al trabajo. Cualquier oyente familiarizado con Arsis disfrutará la escucha de “Starve for the devil” de principio a fin; cualquier oyente que desconociera la existencia del grupo con anterioridad a este disco gozará con la maestría de Jim a la guitarra y Michael Van Dyne a la batería (sensacional en el tema que cierra la obra, “Sable rising”), con el buen sonido del que goza (la producción corre a cargo de Chris “Zeuss” Harris, quien también ha puesto su labor al servicio de reputadas bandas como Municipal Waste o Hatebreed) y con un álbum, visto de modo completo e individualizado, que es entretenido y respetable.

Desde el inicio con “Forced to rock” los riffs y la velocidad toman el mando. La batería no es tan potente como en otras ocasiones pero se ajusta a la necesidad de cada canción, un ejemplo de la diferencia existente entre los términos más y mejor. Aunque los temas ofrecen aspectos que les individualizan, el conjunto suena un tanto similar con, como dije antes, estructuras demasiado esquemáticas y en cierto grado poco arriesgadas al referirnos a una banda que suda técnica por sus poros. Las guitarras chirriantes son sempiternas y los fraseos netamente Thrash se repiten a lo largo de los casi tres cuartos de hora que componen el minutaje del disco. Esto último se puede comprobar en temas con “The ten of swords” o “Beyond forlorn”, aunque también hay lugar para temas más cercanos al purismo si en el terreno del Death nos introducimos, como “Half past corpse o’clock”, mezclándose en él a la par elementos progresivos cercanos a la nueva escuela del género. Otros cortes como “Escape artist” o “Closer to cold” poseen un sonido más nórdico y melódico, dando forma a una variedad sonora en intenciones pero parecida en resultados.

Como disco, “Starve to the devil” no está llamado a hacer subir escalones a Arsis dentro del mundo del Metal. Quizás la gira teloneando a Arch Enemy y Exodus por Norteamérica que les ha mantenido ocupados en las pasadas semanas presentando este álbum sí aumente el número de curiosos que se acerquen a dar una oída a su nuevo largo viendo de manera presencial el excelso nivel instrumental de sus componentes, pero eso no deja de ser una posibilidad y un disco, en sí, debe ser un hecho tangible.

Si Jim Malone consigue asentar una formación definitiva y trazar una dirección recta en cuanto a estilo (tan pronto me recuerdan a Whitechapel como a Kreator -por citar dos ejemplos reconocibles con tan sólo mencionarlos- y eso, al menos en mi caso, despista un tanto) podremos hablar de esa elevación y reclasificación como grupo.
Puntuación: 6,5

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: David Jiménez Rodríguez

<< volver a discos