BEAUVOIR/FREE – AMERICAN TRASH

Crítica

Los nombres de Jean Beauvoir y Micki Free son sobradamente conocidos como fundadores de CROWN OF THORNS, y entre los dos atesoran una enorme calidad como instrumentistas, que queda certificada por la larga lista de músicos con los que han colaborado a lo largo de los años. Después de que ambos se trasladaran a Los Ángeles, volvieron a contactar y a hablar de volver a tocar juntos. En 2013 hicieron algunos conciertos juntos, y en 2014 grabaron su disco “American trash”, bajo la etiqueta de Frontiers Records, que pasamos a comentar.
En “American trash” los dos músicos nos presentan once temas muy logrados, en los que nos muestran, por un lado, todas sus influencias musicales, pero por otro, también toda su calidad como músicos y como compositores. Así, nos encontramos con riffs muy contundentes, ritmos potentes y estribillos y melodías muy pegadizos, que se nos quedan en la cabeza desde el primer momento.

Beauvoir Free band

Empieza la diversión con “Angels cry”, para la que grabaron un videoclip. Se trata de una canción de riff pegadizo y clasicote, que nos mete en el sonido del disco a través de melodías muy fáciles de escuchar y de un estribillo también muy pegadizo. En este tema se nota un trabajo muy logrado en las guitarras, que arropan a la voz de forma perfecta.
¿Qué pasa la mañana después de la juerga? Pues nos lo cuentan en “Morning after”, una canción de sonido más pausado que en la canción anterior. Se trata de un medio tiempo muy conseguido, aunque tal vez hubiera quedado mejor un poco más adelante. Lo mejor de esta canción son los punteos de la guitarra, tan bueno que supera con mucho al resto de las partes del tema.
Continuamos con la canción que titula el álbum, una canción que empieza con un riff macarra y muy pegadizo, y que tiene un sonido setentero muy claro, con unos coros muy resultones y que funcionarán muy bien en los conciertos.
Con un rollo también bastante macarra y algo denso arranca “Whiplash”, una canción que después se acelera para desarrollarse de manera muy fluida a pesar de los cambios de ritmo. Se trata de una canción con muchos matices, que funcionará muy bien en directo y que deja clara la capacidad del dúo para crear grandes canciones. De nuevo, el trabajo con las guitarras queda muy conseguido.
Con el tranquilo sonido del piano empieza “Just breathe”, la balada del disco, que funciona a modo de “intermedio”, para recuperar el aliento entre tanta potencia. Es una canción cargada de sentimiento, en la que se demuestra la sensibilidad de estos dos músicos, a través de unas melodías muy pegadizas y fáciles de escuchar, y, sobre todo, a través de un estribillo muy resultón.

Beauvoir Free band 2

Vuelve la caña con “Shotgun to the heart”, una canción potente y macarra, rápida y con cierto aire chulesco. Tiene además un estribillo perfecto para los conciertos. Sin duda, es una de las canciones que más gustarán a los que busquen sonidos contundentes y macarras.
La tranquilidad regresa con la fácil de escuchar “Never give up”, una canción en la que la voz y la guitarra acústica son las auténticas protagonistas durante sus primeros momentos, para después entrar también el bajo y la batería, y, sobre todo, unos coros muy bien introducidos. El resultado final es un medio tiempo de aire muy americano, fácil de escuchar y muy resultón.
Cold dark December” empieza con un sonido más denso y algo oscuro, pero sobre todo con un rollo muy macarra, lo que da a esta canción un sonido muy característico. Sin embargo, su estribillo vuelve a ser pegadizo, melódico y fácil de escuchar, por lo que resulta una canción sorprendente.
Otra canción de inicio macarra es “It’s never too late”, un tema en el que las estrofas son bastante densas, y el estribillo, de nuevo, más pegadizo, melódico y orientado a los conciertos. Las guitarras casi competirán con la voz por llamar nuestra atención, porque tienen un sonido muy conseguido.
She’s a KO” es una canción que desde el primer momento resulta rápida y directa, muy orientada a llamar nuestra atención. Sin embargo, quizá esté algo falta de garra, porque podría ser algo más agresiva de lo que es.
El disco termina con “There’s no starting over”, una canción en cuyo inicio sí encontramos esa agresividad que echábamos de menos en la canción anterior. Su desarrollo es muy variado, alternando las partes macarras con otras más melódicas, pero el resultado final es el de un tema extrañamente coherente, lo que lo convierte en un tema muy representativo de este disco.
Como vemos, Jean Beauvoir y Micki Free han sabido combinar diferentes influencias para dar lugar a un disco muy fácil de escuchar, cargado de calidad aunque algo falto de agresividad en algunos momentos. Sin embargo, eso no empaña la calidad que tienen estos dos músicos, que han facturado un disco muy recomendable.

Track list:

1- Angels cry.
2- Morning after.
3- American trash.
4- Whiplash.
5- Just breathe.
6- Shotgun to the heart.
7- Never give up.
8- Cold dark December.
9- It’s never too late.
10- She’s a KO.
11- There’s no starting over.

BEAUVOIR/FREE son:

Jean Beauvoir: Voz, coros, bajo, guitarra, batería, teclados y orquestaciones.
Micki Free: Guitarras.

Discográfica: Frontiers Records
Puntuación: 8/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos