BLAZE BAYLEY – PROMISE AND TERROR

Crítica

Blaze Bayley es esa clase de artista que, por lo general, se ama o se odia. Su paso por Maiden, si bien consiguió que su nombre le sonara a todo fan del Heavy Metal, no fue precisamente el mayor trampolín para su carrera. Sus dos discos con la doncella han sido denostados durante años, aunque parece que de un tiempo a esta parte esa falta de cariño está cambiando hacia una relación más cordial (en especial con X Factor).

Tras salir de Iron Maiden el que fuera (y es) cantante de Wolfsbane inició una carrera en solitario que le dio cierto reconocimiento, en especial con los discos “Silicon Messiah” y “Tenth Dimenssion”, que con el paso de los años van convirtiéndose poco a poco en casi clásicos en los repertorios de Heavy Metal. “Blood And Belief” no tuvo tan buena acogida (a pesar de que, en mi humilde opinión, es al menos tan bueno como los otros dos) y a su salida en 2004 le siguieron algunos años de silencio en los que el vocalista no atravesó precisamente sus mejores momentos.

En 2007 regresaba a la escena con el genial DVD “Alive In Poland” y con energías renovadas y nuevas perspectivas para su carrera musical, apoyado en su nueva manager y esposa Debbie. En 2008 salió a la venta “The Man Who Would Not Die” y fueron muy pocos los que no estuvieron de acuerdo en decir que este era el mejor lanzamiento para Blaze en toda su carrera en solitario. El disco ofrecía un sonido potente y único, con grandes temas para el directo y muy buenas composiciones para el estudio. Además Blaze se mostraba en mejor estado vocal que nunca. El éxito de la crítica es comprobable y para comprobar la respuesta del público fue suficiente con acercarse a uno de sus conciertos (tenemos una buena prueba de ello en el nuevo DVD “The Night That Will Not Die”.

Todo parecía ponerse al fin de cara para Blaze, pero el destino tenía un nuevo golpe que darle: poco después de la salida de “The Man Who Would Not Die”, su esposa y manager Debbie sufría una embolia y fallecía pocos días después. Personalmente temí que la en ese momento prometedora carrera de Blaze se viera truncada por una (por otra parte comprensible) depresión que llevara al vocalista a caer de nuevo en sus pasados problemas con el alcohol.

Sin embargo 2010 nos trae un nuevo lanzamiento para Blaze Bayley: “Promise And Terror”. Este nuevo album tiene la difícil tarea de ser el sucesor de “The Man Who Would Not Die”, por lo que las expectativas estaban bastante altas. Además es el primer disco de estudio tras el fallecimiento de Debbie, por lo que también cabría albergar alguna duda.

De la primera escucha del disco solo saqué una conclusión: la producción es diferente a la de su anterior esfuerzo y, desde mi punto de vista, es algo menos potente y nítida. Un par de escuchas me sirvieron para comenzar a apreciar los nuevos temas y también el nuevo sonido, que se amolda perfectamente a las composiciones.

El motivo de este cambio sonoro es que la banda ha grabado el disco como si se tratara de un directo, interpretando el track list en el estudio. Sin duda esto ayuda a hacerse una idea bastante clara de cómo sonará el grupo sobre un escenario: temas como “Watching The Night Sky”, “Madness And Sorrow”, “Faceless”(esta TIENE que estar en la gira) o “God Of Speed” se perfilan como potentes bazas en directo.

Los principales elementos que encontráramos en “The Man Who Would Not Die” siguen presentes en este “Promise And Terror”, siendo protagonistas los potentes y pegadizos riffs y las melodías oscuras que caracterizan el sonido de este grupo. Con cortes como “1633”, “City Of Bones” o la impresionante “Time To Dare”(uno de mis temas preferidos del disco), el grupo demuestra que es capaz de construir grandes atmósferas en sus temas sin perder un ápice de su energía habitual.

Este “Promise And Terror” está divido en dos partes, la primera comprende las canciones mencionadas hasta ahora, todas ellas relacionadas con el mundo de los sueños, las pesadillas y las esperanzas, que da sentido al título del disco. La segunda parte de este plástico la componen los cuatro cortes finales del mismo, entrelazados entre sí en un mismo concepto. Blaze dedica estos cuatro temas a la experiencia que vive una persona cuando pierde a un ser querido y los distintos estados de ánimo que debe atravesar para seguir adelante. “Surrounded By Sadness”, “The Trace Of Things That Have No Words”, “Letting Go OF The World” y finalmente “Comfortable In Darkness” son la dedicatoria que Blaze ofrece a los duros momentos que ha vivido últimamente y también una de las partes más interesantes del disco, en especial por la sentida “Surrounded By Sadness” y la potente “Comfortable In Darkness”, que pone el punto y final perfecto para este disco.

Tras escucharlo en profundidad, mi conclusión final es que, musicalmente hablando, “Promise And Terror” está un pequeño paso por delante de “The Man Who Would Not Die”, pero aunque su sonido encaja bien en las composiciones y es fácil de asimilar y disfrutar, sigo pensando que la producción de su anterior esfuerzo está algo por encima, lo que le resta algo en la valoración final. En cualquier caso se trata de un gran disco para todos los aficionados al Heavy Metal y, por supuesto, imprescindible para los fans de Blaze.

Puntuación: 8,7

Discográfica: Blaze Bayley Recordings

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos