CRADLE OF FILTH – DAMNATION AND A DAY

Crítica

He aquí el nuevo trabajo de Cradle Of Filth, tras el mini álbum “Bitter Suites To Succubi” en el 2001 y los dos lanzamientos del pasado año, el recopilatorio “Lovecraft And Witch Hearts” y el directo “Live Bait For The Dead”.

Así pues, han tenido entretenidos a los fans durante este tiempo. Porque esta banda, aunque muchos puedan pensar lo contrario, tiene una gran multitud de seguidores, a la vez que se ha ganado un gran número de detractores a lo largo de su carrera.

En esta ocasión las cosas no pintaban nada bien para Dani Filth y compañía, tras lo que supuso firmar con Sony Music un contrato multimillonario (tras 8 lanzamientos con Music For Nations), ya que puso en estado de alarma a los seguidores de la banda británica. El motivo es el ya conocido en muchos otros casos: ¿Se habrán vendido, y buscarán a partir de ahora sólo el beneficio con álbumes mediocres pero muy comerciales?, y sobre todo ¿Censurará Sony a Cradle Of Filth?.

A ambas preguntas se puede responder tras escuchar un par de veces el álbum, teniendo una opinión neutral a cerca de la banda: no, de ninguna manera. El álbum contiene todos los elementos que han hecho famosos a Cradle Of Filth, y además con una calidad muy elevada, por lo que ahora muchos empiezan a comparar este “Damnation And A Day” con “Cruelty And The Beast”, de 1998, uno de los mejores discos que han ofrecido hasta la fecha.

No lo han tenido fácil desde que en el 2000 publicaron “Midian”, ya que han sufrido –como muchas otras bandas- cambios en su formación que pueden hacer pensar en un debilitamiento importante. El más significativo es la no participación del guitarrista Gian Pyres, que decidió abandonar el proyecto cuando el álbum aún estaba siendo gestado, y que deja al grupo por primera vez con un solo guitarrista, Paul Allender, pero que visto lo visto se vale por si solo. Y también está la novedad del bajista Dave Pybus, ex de Anathema.

El resultado de todo esto es “Damnation And A Day”, un disco de 77 minutos nada mas y nada menos dividido en 17 cortes, que recrea una vez mas esa atmosfera mágica y terrorífica que ya es familiar a los que han escuchado sus anteriores trabajos, pero que en esta ocasión es más impresionante si cabe. La culpa de esto la tiene la orquesta de 40 piezas y el coro de 20 personas de Budapest, y el resultado son secciones que bien podrían formar parte de la banda sonora de Drácula, o alguna de estas películas de terror de la primera mitad del siglo XX. Sigue existiendo una gran utilización del teclado para introducir elementos ambientales, pero por supuesto haber introducido a una orquesta de verdad ha hecho subir un peldaño a la banda.

Antes del lanzamiento del álbum, fuentes cercanas a la banda se llenaban la boca diciendo que iba a ser el álbum más heavy de cuantos habían creado, y una vez más hay que confirmar que estaban en lo cierto. Hay que rendirse a la evidencia, y admitir que Adrian Erlandsson es uno de los baterías más potentes y veloces de la actualidad (pese a que el guitarrista de Slayer Kerry King se empeña en decir que sólo sabe aporrear cosas, pero sin ningun sentido), algo que ya demostró con creces en su anterior banda, At The Gates, y que ahora en Cradle Of Filth están explotando a la perfección.

Entrando en el disco en si, muchos temas buenos para destacar. “The Promise Of Fear” es uno de ellos, destacando el trabajo de la cantante de estudio Sarah Jezebel Deva, cuya voz sobresale de entre los riffs de guitarra y la batería atronadora de Erlandsson. Y junto a este tema, “Carrion”, “Presents From The Poison-Hearted”, “Doberman Pharaoh” (con elementos egipcios, si), el single “Babalon A.D. (So Glad For The Madness)” y “Thank God For The Suffering”.

También se nota la existencia de cierta experimentación en cuanto a las voces (sin contar la gran variedad que ya de por si suele ofrecer Dani Filth) en los temas “Mannequin” y “Serpent Tongue” sobre todo. Y en cuanto a la orquesta de Budapest, su participación en el álbum es muy activa, pero donde destaca sobremanera es en los temas “Damned In Any Language (A Plague On Words)” y “A Scarlet Witch Lit The Season”.

En resumen, un álbum potente, lleno de buenos temas, y con una ambientación excepcional, que seguro que saciará la sed de sangre de sus seguidores. Si hay que criticar algo son los chillidos de Dani Filth (um alguien lo asemejó a un cerdo chillando), en algunos momentos innecesarios si se tiene en cuenta que podría cantar de otra manera que se acoplaría mejor a la musica que están tocando. ¿Es esto Black Metal?, …um esa contestación la dejo en el aire, cada uno que juzge por si mismo.

Cradle Of Filth:

Dani Filth (voz)
Adrian Erlandsson (batería)
Paul Allender (guitarra)
Martin Powell (teclados)
Dave Pybus (bajo)
Sarah Jezebel Deva (coros)

Tracklist:
01. A Bruise Upon The Silent Moon
02. The Promise Of Fever
03. Hurt And Virtue
04. An Enemy Led The Tempest
05. Damned In Any Language ( A Plague On Words)
06. Better To Reign In Hell
07. Serpent Tongue
08. Carrion
09. The Mordant Liquor Of Tears
10. Presents From The Poison-Hearted
11. Doberman Pharaoh
12. Babalon A.D. (So Glad For The Madness)
13. A Scarlet Witch Lit The Season
14. Mannequin
15. Thank God For The Suffering
16. The Smoke Of Her Burning
17. End Of Daze

Puntuación: 8

Autor: Luis Ballés

<< volver a discos