CUARTO OSCURO - ROSAS DORADAS

Crítica

Desde la localidad de Marcilla (Navarra) y a través de la discográfica PSM-Music, nos llega una nueva muestra de que aún hay grupos que buscan en sus adentros y encuentran retazos de originalidad que enseñar al experimentado público de hoy en día. Así pues, con este “Rosas Doradas” CUARTO OSCURO se presentan como una mezcla más que interesante del rock onírico alimentado de letras que son auténticos viajes al lado más profundo de nuestra conciencia diaria con el metal potente de grupos como Sôber o Skizoo.

El cuarteto navarro se despacha con este primer debut con 12 temas, entre los que incluyen una versión del clásico “Sildavia” de La Unión, donde demuestran una gran versatilidad a la hora de ofrecer melodías que juegan al ratón y al gato con esos dos conceptos, quizás a primera vista antagónicos, de la oscuridad y la atracción sonora para ofrecer una variedad de temas que, en su mayoría, están llenos de personalidad y muy buenas maneras.

La base rítmica, como ya he dicho, hará las delicias de amantes del metal de grupos como Sôber, contando en este caso con un trabajo a la batería simplemente espectacular, mientras que las guitarras serán un atractivo a tener en cuenta para aquellos que se muevan entre nuestros dos mundos (heavy metal y rock), donde gusten de algún que otro buen solo de guitarra de vez en cuando.

Si a todo ello le añadimos una voz de timbre agudo pero de connotaciones oscuras y que parece que te transportan a ese estado inconsciente donde todos nuestros miedos se revelan para mostrarnos tal y como somos en realidad, tenemos, como resultado, a un grupo que también tiene mucho que ver con el legado eterno de unos grandes de nuestra música como son Héroes del Silencio.

Dicho todo esto ya más o menos creo que os vais haciendo una idea de por donde van los tiros dentro de la propuesta musical de CUARTO OSCURO e, igualmente, os habréis percatado de que se trata de un combo de esos que están destinados a ser amados incondicionalmente por unos y a ser denostados claramente por otros. Algo que, por otra parte, demuestra que estamos hablando de un trabajo que tiene muchos visos de ser muy tomado en serio por todos aquellos que estamos atentos a lo que se cuece en la actualidad musical de nuestro país.

Y es que no es fácil imprimirle energía y descaro a la oscuridad y a la melancolía, pero es lo que logran los navarros en temas como el inicial “Sin Sentido” o el que a continuación le sigue, “El Rey de Copas”. Son cortes musicalmente bastante diferentes pero que, sin dejar de ser oscuros y presentarse con unos riffs de guitarra realmente potente, consiguen que la escucha sea muy animada.

Igualmente demuestran que son capaces de poner nuestra melancolía a flor de piel en cortes como “Mi misterio”, que cuenta con un trabajo a las guitarras simplemente perfecto para que el medio-tiempo que es se torne envolvente y tan decadente como preciosa es su letra (”entre la tierra y el cielo tu eres mi misterio), o la especial y nostálgica «Carretera al sur».

Si, por el cambio, lo que buscas son estribillos algo más asequibles y temas que entran en un primer momento para quedarse en tu mente gracias a un gran trabajo de composición, tenemos cosas como, “El desván de los sueños”, “Fácil de Amar” o la dinámica “Camaleónica”, un tema que evoluciona de una manera realmente extraña para desembocar en un estribillo que no te esperas pero que engancha a la primera.

Algo más flojas me han resultado cosas como “Rosas Doradas”, que considero que se pierde un poco en su propia falta de luz o “Soledad”, que yerra en un estribillo que podría haber estado algo más trabajado.

No podría finalizar este repaso haciendo mención a la peculiar versión que el grupo se ha marcado del clásico de La Unión, “Sildavia”. Se trata de un corte que, a primera vista, me parecía bastante poco versionable puesto que posee una personalidad bastante única y muy diferenciada. Así he seguido pensando durante varias escuchas, puesto que el ritmo machacón que el grupo le ha imprimido al tema, en combinación con el peculiar timbre agudo de su vocalista LJ no acababa de convencerme. Y han tenido que pasar varias escuchas más para adentrarme en la filosofía con la que el grupo ha afrontado el tema y para llegar a la conclusión de que, como mínimo, se trata de una versión tremendamente personal y que llama mucho la atención (el cual es uno de sus mayores objetivos sin duda).

Hay aspectos que mejorar en lo que a producción se refiere, aunque han conseguido un gran trabajo en los estudios Sonosfera de Calahorra (La Rioja), y a algunos temas aún les falta un puntito que les lleve un poco más alto en sus objetivos, pero con todo hay que decir que se trata de un digno debut que está especialmente recomendado para amantes de el rock de tintes melancólicos que, por otro lado, no se dejen querer demasiado por la desidia sonora del rock gótico, sino que gusten de alimentarse de buenos riffs y bases de metal aderezado con melodías de fácil acceso. En ese punto CUARTO OSCURO han facturado con este “Rosas Doradas” una potente arma con la que presentarse.

CUARTO OSCURO son:

LJ – Voz y bajo
Oscar – Guitarra y Coros
Txiki – Guitarra y Coros
Mikel – Batería

TRACKLIST:

01- Umbral2
02- Sin Sentido
03- Rey de copas
04- Carretera al Sur
05- Rosas Doradas
06- El desván de los sueños
07- Mi misterio
08- Fácil de amar
09- Camaleónica
10- Prisión
11- Soledad
12- Sildavia

Puntuación: 7,5

 Autor: Daniel Velasco Alonso
<< volver a discos