DARKOLOGY – ALTERED REFLECTIONS

Crítica

¿Hechas de menos los viejos tiempos de Iced Earth?¿Añoras la potencia de Phil Anselmo en “Cowboys From Hell”?¿Symphony X siempre te deslumbran con su potencia y sus estructuras?¿Hechas de menos la garra de Crimson Glory?¿Te cautivaron los últimos lanzamientos de Beyond Twilight o Nevermore? Si este es el caso enhorabuena: este disco tiene todo lo que te gusta ¡a la vez!

Posiblemente creas que exagero (y quizás lo haga un poco), pero es lo que ocurre cuando nos topamos con un disco diferente, con la fuerza que le falta a otros lanzamientos, con la garra y la pegada que echamos de menos en la escena. Se magnifica, se proclama imprescindible, un nuevo clásico. Quizás este pueda ser uno de esos discos. O puede que simplemente me guste tanto que haya perdido toda objetividad.

El caso es que “Altered Reflections”, el debut de Darkology, me parece uno de los discos más interesantes en lo que va de año. Diez cortes que recogen lo mejor del metal más reciente y lo más añorado de los clásicos. Un disco que se desenvuelve con igual soltura entre oscuras y completas melodías o la potente pegada de riffs al más puro estilo “Burnt Offerings”. Un disco que navega por complicadas estructuras, que explora los límites, sin traspasarlos y que siempre regresa para contárnoslo con toda la fuerza posible.

¿Qué quienes son Darkology? Es una pregunta sencilla, esta formación reúne al guitarrista Michael Harris, al que la mayoría conoceréis no solo por su carrera en solitario, sino por ser el guitarrista del afamado Vitalij Kuprij, a su hermano Brian Harris (ex Firewind, entre otras) en la batería, el seguro Mike Neal en las cuatro cuerdas y como valuarte, como pieza más visible del cuarteto, la inconmensurable voz de Kelly Sundown.

Tras una pequeña Intro llamada “Microcozm”, el disco arranca con “Violent Vertigo”, un tema muy potente en el que el grupo de muestra su gusto por los riffs directos y los cambios de tempo. El estribillo resulta bastante pegadizo y la estructura, muy variada, sostiene una composición llena de detalles que hacen de “Violent Vertigo” un tema divertido. Al escucharlo no puedo evitar pensar en una montaña rusa a toda velocidad, girando, subiendo, bajando y volviendo a subir. La guitarra de Michael Harris comienza a dejar destellos de la calidad de su intérprete, pero tal y como cabía esperar es la voz de Kelly la que nos envuelve y se apodera completamente de la canción. Incluso durante la interesantísima sección instrumental del tema (con un gran solo por cierto) nuestro subconsciente espera la re-entrada de la voz.

“I Bleed” es el tema que el grupo eligió como single y del que se grabó un curioso video. Es un tema con mucha fuerza, a medio tiempo, menos progresivo que su predecesor y con una fuerza y un feeling asombrosos, principalmente apoyados en el poderio vocal de Kelly Sundown. Y es que esta review va a parecer un panfleto publicitario para este señor, pero, lo dije la primera vez que lo escuché en Beyond Twilight (excelente disco aquel Section X), lo repetí con el debuto homónimo de Outworld, y en este disco no puedo sino volver a repetirlo, y usarlo como confirmación de todo lo que dije antes. La potencia, la versatilidad, la técnica y el rango de la voz de Kelly son difícilmente igualables. Lo cierto es que conozco muy pocos vocalistas que puedan ponerse a su altura en estos menesteres y para nombrar alguno tengo que irme a “monstruos” como Jorn Lande o Russell Allen.

“I Bleed” nos tendrá cantando su puente y estribillo a todo pulmón durante muchas, muchas semanas, puedo garantizarlo. Tras este asombroso arranque nos topamos con “Dark Energy”, que cuenta con una breve intro, muy oscura e intrigante y rompe en un riff potente y un ritmo rápido y pegadizo. La entrada de la voz se complementa perfectamente con la excelente instrumentación. Sin duda este es uno de los temas más difíciles de asimilar del disco, en buena parte porque tiene una de las cargas progresivas más importantes del plástico. Sin embargo es un escaparate ideal para que todos los miembros demuestren sus capacidades, ofreciéndonos la oportunidad de disfrutar de la versatilidad de la voz y de varias secciones instrumentales de primer nivel (en las que Mike Neal brilla con luz propia). Siete minutos dan para mucho y, si no se llevan bien, pueden resultar pesados. Por suerte la calidad de los miembros de Darkology no es solo interpretativa y una gran composición ayuda a que “Dark Energy” sea un corte interesante y para nada aburrido. Merece la pena dedicarle un par de escuchas para cogerle el punto: un gran acierto.

El siguiente relevo lo coge “Nobot” que tras las primeras escuchas se convirtió en uno de mis cortes favoritos del disco. Con un comienzo directo y bastante potente, “Nobot” despierta nuestro instinto natural para el headbanging. Los cambios de tempo y la oscuridad de su melodía enriquecen un tema que tiene un toque notable al sonido de Beyond Twilight en “Section X”.

“Eyes Of Argus” me llamó la atención desde la primera escucha. Tiene pegada y una composición más que interesante. El estribillo es excelente y Kelly muestra su vertiente más agresiva detrás del micrófono, pasando de agresivos tonos casi guturales a esos desgarradores agudos que caracterizaron su trabajo en Outworld. Instrumentalmente es una de las piezas mejor llevadas en este disco. Todo un acierto que espero poder ver en directo.

“Aura de Xhad” ofrece un sonido muy cercano a Iced Earth sobre todo por la forma en la que se han llevado los riffs y la batería (aunque como casi todos en este trabajo, nos guarda algunas sorpresas y cambia notablemente hacia la mitad, alejándose de este sonido Iced Earth hacia terrenos más oscuros y pseudos-progresivos, para regresar a el hacia el final). Posiblemente sea uno de los temas que menos me gustan de este disco (y aún así lo tengo en una estima importante).

El final del disco es probablemente una de las partes más interesantes del mismo, enseñándonos cortes como la oscura e intrigante “Alone” (una de las composiciones más delirantes del disco, mezclando una melodía complicadísima sobre un ritmo simple y potente) o el trallazo que supone “Revitalize” (debe ser imprescindible en directo). Pero sin duda el plato fuerte es “Trance Of The Gorgons”, con seguridad el tema más complicado de asimilar del disco, el más progresivo, el que guarda más detalles en su interior y requiere más escuchas para disfrutarlo plenamente. Y debo decir que merece la pena darle un tiempo a este gran tema.

Este era uno de los discos que esperaba con más ganas desde que supe que vería la luz y por suerte no decepciona ni un ápice. Un gran lanzamiento, que estará entre mis favoritos del año con seguridad. Altamente recomendable.

Puntuación: 9

Discográfica: Rock-a-holics Records

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos