DEAFHEAVEN – NEW BERMUDA

Crítica

DEAFHEAVEN regresa nueva vez con un disco apabullante y a su vez aclamado por la crítica especializada. «New Bermuda» es el tercer disco de larga duración de esta banda oriunda de San Francisco, California (USA). «New Bermuda» fue grabado en la ciudad de Oakland, California y en el estudio Atomic Garden Recording ubicado en Palo Alto, California. Fue producido y mezclado por Jack Shirley (LOMA PRIETA, LAURA STEVENSON), quien ya había producido el anterior disco de la banda «Sunbather» (2013, Deathwish). Mientras que el cover art del disco fue obra de Allison Schulnik.

Hemos de resaltar la poca tolerancia de los puristas del black metal hacia la presente banda. A la cual catalogan como una banda dirigida a los modernos de hoy en día o hispters debido a la continua mezcla de estilos tan dispares que profesa el presente grupo. DEAFHEAVEN es un grupo difícil de encasillar ya que los mismos se mueven dentro del metal extremo fusionando el primitivo, destructivo y estruendoso black metal con lo sublime del post-rock y lo hipnótico del shoegaze. Esa estampa de «blackgaze» no le queda para nada a los de San Francisco, mejor digamos que dicha banda va mas allá de la perspectiva clásica del metal extremo y podríamos decir que es un ente post-metal en continuo movimientos con las corrientes actuales. Con esta nueva placa discográfica llamada «New Bermuda»  DEAFHEAVEN presenta un trabajo más directo que el anterior esfuerzo, con un sonido metal más concreto y agresivo. El post-rock y el shoegaze siguen ahí, no se asustéis; pero hay menos espacio para la experimentación y además es más corto debido a la supresión de interludios y pasajes de spoken word en si -ya que los mismos han sido integrados dentro de cada uno de los temas-. Aunque la banda no tiene miedo a la hora de incorporar estilos ajenos al metal extremo, tales como el indie rock. A continuación vamos a analizar uno de los principales trabajos del 2015 en lo relativo al metal extremo, black metal y post-metal.

Deafheaven-fotobanda

«Brought to the Water» primer tema del disco irrumpe tras un intro tormentoso de múltiples campanadas de iglesia para luego pasar al black metal épico, oscuro y diabólico al más puro estilo EMPEROR con una lluvia de blastbeats extremos cortesía de Tracy. Destaca un pequeño solo lento y progresivo, el cual va creando nuevos matices de cara a la melodía versus esa distorsión abrumadora. Aunque no falta a mitad del tema esas partes post-rock que tan bien fusiona esta banda con el metal más extremo, con secuencias pausadas y reflexivas que nos recuerdan a grupos como MOGWAI y MONO, y que se irán pronunciando más y mas a lo largo que se desarrolla la misma. Clarke grita con su voz rasgada y maligna a todo pulmón durante los casi nueve minutos de la canción mientras las guitarras shoegaze de McCoy y Mehra van en un continuo crescendo hasta que la dulce melodía de un piano anuncia abruptamente el final de la pieza. A seguidas «Luna» es mucho más agresiva, arrolladora, intensa y de mayor duración. El presente tema es un subir y bajar de emociones y sentimientos encontrados: los poderosos/crudos riffs entre el thrash y black metal abrumador que nos recuerdan a IMMORTAL, unas lineas hipnóticas de post-rock moderno que lideran la pieza hacia atmósferas tensas, la percusión desesperante y rápida que nos lleva a momentos más tranquilos y esperanzadores, esos intervalos minimalistas que rozan lo sublime y espacial, y esa voz rabiosa y malévola que representa al caos en toda regla. Es como si el black metal MARDUK se rindiera al shoegaze de MY BLOODY VALENTINE. Madre mía!

3_deafheaven_rickshaw_4december14__2524

Por otra parte, «Baby Blue» es otra obra de arte de la experimentación sonora llevada al extremo por parte de DEAFHEAVEN. A principio la misma es suave, instrumental, delicada y en conjunción con cualquier pieza sinfónica pura y limpia. Más tarde llega la revolución con los aullidos estridentes y brutales de George Clarke. Inmenso solo progresivo con uso del efecto de wah-wah llevando la canción hacia otros niveles. El acertado bajo de Stephen Clark se conjuga perfectamente con las guitarras de McCoy y Mehra para crear esa tensión tenebrosa, pesada y contundente; mientras Tracy se la pasa haciendo precisos redobles en la batería que van completando cada uno de esos espacios vacíos. Así suena el post-metal y blackgaze en el año 2015. Si buscáis un sonido black metal mas grandioso y glorioso pues el cuarto tema «Come Back» será vuestro tema favorito. Ese doble pedal avasallador en la batería extiende hasta la saciedad esa aura de magia negra y satanismo creando pues una estética brutal. Aquí los de San Francisco demuestran que son toda una nueva potencia en cuanto a lo que música extrema se refiere hoy en día, con este tema se marcan un acertado hit dentro del mundo del metal más agresivo e innovador. Ojo al pasaje instrumental en la segunda/final parte de la pieza que mas bien parece un débil jam improvisado a base de un slide guitar melódico de continua progresión y evolución -para una mejor referencia véase grupos como GODSPEED YOU! BLACK EMPEROR quienes siempre cumplen cabalmente y con creces esos outros instrumentales en sus canciones-.

Finalmente, el rock gótico y post-punk de THE CURE está presente en el intro de este último tema del disco «Gifts for the Earth». La voz demoniaca y susurrante de Clarke te hipnotiza y si algunas partes de la misma no fueran tan abrasivas y extremas la pieza se podría confundir -gracias a sus cálidas guitarras- con la cualquier grupo británico/estadounidense de indie rock de principios del 2000. A base de una instrumentación dinámica la canción sube y baja con sus múltiples crescendos e infinitas melodías tenues a base de la constante formula: brutalidad-calma-brutalidad-calma. Finaliza la misma como un cántico instrumental de pop/rock alternativo a base de unas dulces melodías de guitarra acústica y teclado. Más shoegaze y dream pop es imposible!

deafheaven-Brought-to-the-Water-2015

En conclusión, «New Bermuda» de DEAFHEAVEN es un disco poderoso, muy bien producido, lleno de múltiples rupturas y cambios de animo, la voz de Clarke es dolorosa, sucia y dramática, y con canciones más larga (cada una de ellas dividida en varias partes). Presenta una variedad de estilos impresionante: desde el black metal épico, pasando por bellos interludios post-rock y profundas melodías de shoegaze, hasta llegar a veloces descargas de thrash metal mezcladas con novedoso/fresco indie rock y oscuro post-punk lleno de pop sensitivo. Enorme el trabajo de McCoy y Mehra en las guitarras, las cuales llegan a explotar de manera triunfal en cada uno de los temas (una mezcla de agresión y melodía). Clarke y Tracy hacen un trabajo impresionante en sus respectivos campos; este último sobretodo al poder conjugar tan fácilmente la difícil tarea de violentos blastbeats y veloz doble pedal con un ingenioso trabajo de percusión progresiva. El presente disco no es una vuelta de tuerca o un nuevo camino a seguir, sino más bien un trabajo maduro y un digno sucesor de «Sunbather». Es un trabajo consistente que se le debe dedicar una escucha obligatoria. El mundo del black metal y metal extremo en general ya hace varios años que se mantiene a la vanguardia y continuo desarrollo gracias a bandas como ésta, LITURGY, ALCEST, LEVIATHAN, AGALLOCH, WOLVES IN THE THRONE ROOM, etc. Esperemos que se mantenga así en los años venideros.

 

 

Tracklist:

1. «Brought to the Water» 8:37
2. «Luna» 10:14
3. «Baby Blue» 10:06
4. «Come Back» 9:16
5. «Gifts for the Earth» 8:22

Puntuación: 9.0/10

Sello: ANTI-.

Duración: 46:45.

Género: Black Metal, Post-Metal, Blackgaze.

Autor: Emil Gil Bretón.

<< volver a discos