DISMAL FAITH – MORPH

Descripción

Desde las cercanías de la ciudad italiana de Florencia nos llegan DISMAL FAITH, una banda de Metalcore y Deathcore que, con mucha influencia deathmetalera e incluso blackmetalera en algunos momentos, crean una música rabiosa y salvaje en la que las guitarras cargadas de distorsión, las voces guturales y agresivas, y las poderosas bases rítmicas son las dominantes.
Formados en 2004, es ahora cuando nos presentan “Morph”, su primer álbum de larga duración, en el que cristalizan todas las características de su música que acabamos de mencionar. En este disco nos encontramos nueve canciones crudas y directas que harán que el público se vuelva loco en los conciertos.
El disco arranca con “Rip cut”, una canción de riff agresivo y de batería que no da un segundo de respiro. Sin embargo, lo que más llama la atención es la voz de Leon, cargada de rabia y agresividad, hasta el punto de que hay momentos en los que canta como si estuviera desquiciado. Sikk realiza un trabajo muy logrado con la batería, alternando ritmos de velocidad salvaje con otros que guían al resto del grupo hacia terrenos de mayor densidad. En definitiva, una canción que puede resumir claramente lo que DISMAL FAITH pueden hacer.
La siguiente canción es “Not for me”, que empieza con unos ritmos de influencia Death sobre los que Leon canta con mucha fuerza. Las melodías de la guitarra que se escuchan por debajo de la voz completan el tema y hacen que tenga mucha más miga de lo que puede parecer en un primer momento. De hecho, la inclusión de un cambio de ritmo que acelera el tema y el uso de voces limpias en algunos momentos, hacen que estemos ante una canción muy completa.
Con un riff muy fácil de reconocer empieza “Madness, Glory, Sex & Flesh”, una canción que desde el principio se desarrolla dentro de los parámetros del sonido más rabioso, aunque dando entrada a melodías de guitarra y cambios de ritmo que enriquecen el tema y hacen que no sea fácil imaginar qué es lo siguiente que vamos a escuchar.
La caña sigue con “Skizotypal”, un tema que desde el principio es rabia en estado puro, con la guitarra y la batería llevando el peso del tema, de forma que la voz parece casi un complemento. Es una canción más densa que las anteriores, en la que se nota una mayor complejidad en la composición de las partes instrumentales, aunque manteniendo las voces dentro de lo que hemos podido escuchar con anterioridad.
Just a bitch” empieza con oscuridad, con un riff denso y repetitivo que pronto da paso a una atmósfera opresiva que nos envuelve durante aproximadamente un minuto y medio, momento en el que un grito de Leon nos indica que la cosa se endurece claramente. A partir de ese momento, el tema se desarrolla con mucha agresividad, alternando las voces guturales con otras más chillonas, por debajo de las cuales escuchamos unas melodías de guitarra muy conseguidas. Es una canción muy variada, y también la más larga del disco, y sirve perfectamente para apreciar todo lo que este grupo puede hacer
Continuamos con “Serenity”, una canción en la que precisamente, lo que menos vamos a encontrar es serenidad, porque desde el principio se desarrolla con mucha agresividad, con la batería de Sikk marcando un ritmo en el que se alternan las partes trepidantes con otras más densas. Esa alternancia hace que el tema sea muy variado en lo musical, aunque poco original en las voces, porque, aunque se introduce cierta complejidad en la melodía, durante la mayor parte del tema se mantienen dentro de lo que habíamos escuchado anteriormente.
Con un riff repetitivo y que rápidamente se queda en la cabeza empieza “Tears”, una canción rabiosa en la que Leon canta con mucha agresividad por encima de una música trepidante y muy conseguida en la que destaca sobre todo el trabajo de las guitarras sobre unos ritmos de batería muy potentes.
After the earthquake” es una canción tan contundente como ese terremoto que se menciona en su título, con una batería que no da un momento de respiro y con unas voces desquiciantes y agresivas. Las guitarras realizan ritmos complejos que, con ayuda de la batería, arropan la voz y completan el tema.
El álbum termina con “Fallen”, un tema también de mucha contundencia que se desarrolla con mucha agresividad, alternando partes rápidas con otras más densas, aunque predominan las partes rápidas y rabiosas. Es un buen resumen del sonido del grupo, y por eso es perfecto para cerrar el álbum.
Como vemos, DISMAL FAITH es un grupo que tiene muy buenas ideas y que crea una música muy lograda y de mucha agresividad. Sin embargo, en sus canciones podemos notar que tienden a la linealidad en el tratamiento de las voces, que en ocasiones resultan un tanto repetitivas e incluso cargantes en unos pocos momentos.
No obstante, su calidad como músicos nos puede hacer esperar que en próximos lanzamientos introduzcan mayor variedad en esas voces, haciendo así que su música sea cada vez más completa.

DISMAL FAITH son:

Leon M. G.: Voz.
Tose: Guitarra.
Gatto: Guitarra.
Kochis: Bajo.
Sikk: Batería.

Track list:

1- Rip cut.
2- Not for me.
3- Madness, Glory, Sex & Flesh.
4- Skizotypal.
5- Just a bitch.
6- Serenity.
7- Tears.
8- After the earthquake.
9- Fallen.

Discográfica: Nadir Music.
Puntuación: 7/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos