DISTURBED – INDESTRUCTIBLE

Crítica

Se cumplen ocho años desde el lanzamiento de “The Sickness”, un disco que hizo que su nombre diera la vuelta al mundo en tiempo record. Doce años después de su formación en 1996 DISTURBED regresan con un nuevo disco bajo el brazo. La continuación de “Ten Thousand Fists” lleva por título “Indestructible”. Lo primero que llama la atención de este trabajo es la portada: sencillamente impresionante.

Como no podía ser de otra manera, DISTURBED han preparado un disco lleno de fuerza y energía, diseñado para no dar tregua. El primer corte del mismo es el que le da nombre, “Indestructible”. Se trata de un corte de algo más de cuatro minutos y medio en el que ya se puede percibir un la línea que va a seguir el disco. Aún siendo el tema más “modernete” de todo el plástico, este “Indestructible” nos deja ver las influencias más clásicas del grupo e intuir la forma en la que han trabajado para dar forma a este trabajo.

Sin llegar a ser una ruptura con lo anterior, el grupo ha planteado esta vez un disco notablemente diferente en muchos aspectos a su trabajo anterior. Conservando los elementos y la esencia de ese metal más moderno y casi “alternativo” que presentaban en “Believe” el grupo nos ofrece aquí un acercamiento a sonidos más habituales y a corrientes de metal más “cercanas”, con ramalazos que nos traen a la memoria grupos como Megadeth o incluso, y muy puntualmente, Judas Priest. La corriente de metal progresivo que ha surgido en los últimos años no ha pasado desapercibida tampoco en este disco, en el que podemos distinguir varios elementos y formas de composición habituales del género.

El segundo corte de este trabajo se llama “Inside The Fire” y es sencillamente magistral. Se trata de un corte que reúne en menos de cuatro minutos los mejores y más destacados elementos de todas las vertientes sonoras que el grupo abarca, con una composición impresionante. Desde las primeras escuchas me quedé impresionado por la forma en la que el grupo ha construido una melodía notablemente complicada sobre una estructura bastante simple, obteniendo un tema pegadizo y con mucha fuerza, ideal para el directo y que además demuestra un sentido musical muy agudo. Pero lo más sorprendente de todo es que no se trata de un caso aislado.

A lo largo del disco nos vamos a encontrar con algunos temas dignos de enmarcarse y con un par que presentan muy buenas intenciones, pero que aún podrían haber mejorado. Entre este segundo grupo se encuentra el tercer tema del album: “Deceiver”. Se trata de una canción con fuerza y un estribillo muy conseguido; en él podemos distinguir influencias de grupos como Metallica, Judas Priest y el estilo personal de un grupo que ha sabido hacer suyos los mejores elementos de una vertiente sonora que desafortunadamente nos ha dado más morralla que otra cosa; creo que todos saben a que me refiero. Sin embargo de allí también salieron algunas cosas interesantes, sobre todo en los últimos grupos del movimiento, que han sabido regresar a las raices, ir más allá y mantener lo bueno. Es decir, han sabido hacer las cosas.

DISTURBED han trabajado duro en este disco y una prueba evidente de ello es el corte “The Night”, uno de mis favoritos de este disco. Me parece un corte con una fuerza sobrecogedora, a pesar de que sus riffs y su base rítmica no es la más potente del disco. La estructura del tema es poco habitual (aunque no muy retorcida) y el resultado final que el grupo ha conseguido a base de jugar con melodías, riffs y cambios de tempo es sencillamente excelente. Ideal para el directo, también podría ser un buen single.

Con lo que llevo explicado hasta ahora creo que todos podéis haceros una idea de por dónde van los tiros en este disco, por ello no voy a extenderme hasta el infinito comentando cada tema o haciendo un profundo análisis de un disco que, si, tiene unos argumentos musicales tremendos, dignos de admiración, pero que en última instancia va más sobre las sensaciones que produce.

Con cortes como “Perfect Insanity” (con unos riffs iniciales muy Judas) o la cañera “Divide”, el grupo transmite una energía arrolladora. Aquí cada tema es un mundo y el disco se convierte en un viaje por parajes variopintos, en los que no sabemos lo que vamos a encontrar a la vuelta de la esquina. Eso, para mi, es algo verdaderamente interesante y, sobre todo, divertido.

Aquellos que busquen hacer headbanging de principio a fin han encontrado un disco perfecto para ello, pero también lo han hecho aquellos que deseen profundizar en los misterios de la música y descubrir la infinidad de posibilidades que nos ofrece este arte.

“Indestructible” es un disco que por su naturaleza puede no terminar de romper inicialmente para los más fans de los sonidos modernos y tampoco lo hará para los más “puretas”; sin embargo los que tengan la disposición de darle una oportunidad y mirar más allá de los estilos y las etiquetas (en casos como este, no hacen más que encorsetarnos) descubrirán un trabajo que solo puede calificarse como Metal, en el que todas las vertientes se ven representadas en cierto sentido y en el que todo el mundo puede encontrar mucho con lo que disfrutar. Algunos temas más que deberían mencionar son la impresionante “Haunted”, “Enought” o la pegadiza “Criminal”, pero es elegir por elegir, todos los temas merecen toda la atención del oyente y posiblemente mi elección sería diferente en cualquier otro momento.

Sin lugar a dudas un trabajo altamente recomendable para cualquier aficionado al METAL con mayúsculas. ¿El mejor disco de Disturbed? No seré tan categórico, pero a título personal no me cabe duda.

Puntuación: 9

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos