DORO – FEAR NO EVIL

Crítica

Que una artista de la talla de DORO PESCH se encuentre celebrando su 25º aniversario como vocalista es ya de por sí un motivo de orgullo para todos. Y lo es además por partida doble.

Primero por lo que propiamente dicho significan 25 años al pie del cañón, con sus inevitables altibajos y vueltas a empezar de alguien que prácticamente no ha detenido nunca su carrera musical y que lo ha dado todo por el heavy metal desde que empezara a luchar con Warlock allá en 1984. Y segundo porque algo que podría haberse quedado en una celebración autocomplaciente, y bien merecida por otro lado, de lo que significa todo el esfuerzo pasado, la siempre encantadora y cercana alemana es capaz de convertirlo en más trabajo y en toda una fiesta realizada exclusivamente para sus fans.

Así pues la edición de este nuevo trabajo titulado “Fear No Evil” viene precedida, como ya todos sabéis, de todo un año 2008 de conciertos donde Doro ha ido alimentando las ganas de su público de asistir a la fiesta que finalmente ésta tenía planeado celebrar en Alemania junto a todo un elenco de artitas y amigos en un show que afortunadamente es más que probable que podamos disfrutar todos en alguna futura edición en DVD.

Y tras todo eso, y sin darnos tiempo a especular sobre si esta celebración podría significar un descenso en la actividad futura de la vocalista, ya tenemos aquí un nuevo trabajo en nuestras manos. No hay espacio para un exceso de recuerdos. DORO sigue más activa que nunca y éste nuevo disco viene a decirnos, básicamente, que tenemos diosa para rato.

Con todo ello, y tras una portada que de nuevo vuelve a ser asombrosamente espectacular, tenemos un disco que es una amalgama de todo lo que Doro nos ha ofrecido a lo largo de su carrera pero con sus sombras (acumuladas sobre todo en el aspecto compositivo del disco) y sus luces, tal y como veremos a continuación.

Lo primero que salta a la vista es la irregular distribución de los temas en el disco. Una distribución que provoca que nos encontremos con dos partes tremendamente diferenciadas en el plástico. Para que os hagáis una idea de lo que quiero decir es como si Doro hubiera interpretado este disco de forma cronológica y continua durante la grabación, de principio a fin, y como resultado de ello su voz, que salta a la vista que ya no se encuentra con la potencia y garra con la que contaba antaño, hubiera ido perdiendo fuerza tras interpretar los 6 primeros temas, más clásicos, más hímnicos, rockeros y, en definitiva, con muchas más referencias a su etapa con Warlock, dejando los cortes más lentos y apagados hacia el final del álbum.

Como ya hemos dicho la primera parte cuenta con todos esos temas que están destinados a formar parte de los próximos conciertos de la rubia alemana. Temas directos y que, sin ofrecer novedad alguna, son clásicos cortes del heavy rock que Doro lleva ofreciéndonos toda su vida pero, a decir verdad, algo más aburridos que de costumbre.

“The Night of the Warlock” comienza el disco de forma hímnica y épica pero resulta finalmente algo largo y repetitivo. Recuerda, a su vez, a su etapa ochentera, y la amenaza que Doro recibe por parte de la poderosa voz que surge de los truenos al comienzo del corte nos hace enseguida mirar hacia la portada y saber que a esta figura misteriosa le quedan solo unos instantes para morir bajo la espada de nuestra particular diosa rubia.

Pero si de composiciones hímnicas se trata los dos temas estrella de este “Fear No Evil” son, claramente, la ya conocida “Celebrate” (fija ya para el resto de la carrera en directo de Doro) y la rápida “On the Run”.

Entre ellos aparecen temas más crudos, y ciertamente de una composición menos atractiva, como “Caught in a Battle”, donde queda clara la huella que la amistad de Lemmy ha dejado en Doro, el medio tiempo “Running from the Devil” o la clásica balada que sirve como el single que en esta ocasión ha sido presentado en varios idiomas (inglés, francés, portugués, español) y que en el disco aparece en el idioma natal de la alemana. Es una correcta balada que personalmente me ha gustado bastante.

La segunda parte es prácticamente exclusiva para los fans de la cara más íntima de Doro. Por ello, si buscas un disco que acabe de forma dinámica y activa probablemente lo que llegue a conseguir este bloque final de temas sea aburrirte soberanamente.

Destacan, sobre todo, la colaboración estelar de Tarja Turunen en la bonita “Walking with the angels”, así como el pegadizo estribillo de “Long Lost For Love”, que se asemeja preocupantemente a aquel “My Heart Will Go On”, tema central de la película “Titanic” interpretado por Celine Dion.

“I lay my head upon my sword” y “It kills me” pasan totalmente desapercibidas y “25 years” no es más que una tonadilla final en la que Doro agradece todo lo que significan para ella estos 25 años sintiendo y llevando la música en su interior.

Queda claro que no es, ni de lejos, el mejor disco de la carrera de la alemana y que de hecho anda compositivamente hablando bastante por debajo de su predecesor. Pero es un disco más de Doro y eso también tiene el valor de ser la prueba fehaciente de que una de las leyendas vivas de nuestra música seguirá girando y girando por el mundo, ni más, ni menos. Gracias a ello Doro continuará ofreciendo la oportunidad de que las nuevas generaciones comprendan lo que significa su legado y de que formen parte, al menos por una noche, de su ya larga historia plagada de fiestas auténticas de heavy metal. Y eso ya es mucho…

01. The Night Of The Warlock
02. Running From The Devil
03. Celebrate
04. Caught In A Battle
05. Herzblut
06. On The Run
07. Walking With The Angels
08. I Lay My Head Upon My Sword
09. It Kills Me
10. Long Lost For Love
11. 25 Years

DORO lo componen:

Doro Pesch – Voz
Oliver Palotai – Guitarra
Luca Princiotta – Guitarra
Joe Taylor – Guitarra
Nick Douglas – Bajo
Johnny Dee – Batería

Puntuación: 6,75

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos