ELVENKING – WYRD

Crítica

“Wyrd” es el segundo trabajo de la banda italiana de metal pagano Elvenking, que nos sorprendió debutando por todo lo alto hace tres años, con “Heathenreel”, un álbum lleno de fuerza y elementos sorpresa que le daban un toque de originalidad pocas veces visto anteriormente.

Todo eran buenas críticas, y presagios de un gran futuro, pero la banda tuvo que pasar por un momento crítico, que fue la marcha de su vocalista Damnagoras en verano del 2002 por problemas de salud (problemas que sin embargo parece haber superado, ya que recientemente se ha embarcado en un nuevo proyecto llamado Leprechaun), y que retrasó la grabación del disco que debía ser su confirmación como firmes promesas a hacer algo grande.

Era muy complicado encontrar un vocalista que hiciera olvidar a Damnagoras, poseedor de un timbre de voz muy característico que había sido una de las señas de identidad de “Heathenreel”, y tras muchas pruebas se decantaron por Kleid, con una voz de corte similar a la de Damnagoras, pero que sin embargo no hace olvidar a su predecesor.

No fue el único cambio dentro de la formación, ya que se vio aumentada hasta el total de seis miembros actuales con la unión definitiva del violinista Elyghen, que ya participó como invitado en la grabación del anterior disco y que pasa a ser miembro permanente y destacado, como después veremos.

Si algo destacaba en “Heathenreel” era su ambiente festivo, que nos introducía de lleno en las fiestas élficas con sus ritmos medievales, y que contrastado con la dureza de las guitarras y la inclusión de voces death le daba ese toque de originalidad anteriormente citado. Pues bien, la mayor parte de esos elementos continúan en “Wyrd” pero es un álbum bastante distinto a su predecesor, y a la vez mas complejo.
La producción ha mejorado considerablemente (fue grabado en Alemania junto a Martín Buchwalter y mezclado en los prestigiosos House Of Music por Achim Kohler, que habitualmente trabaja con Primal Fear, Sinner y Brainstorm) y el sonido es mas nítido, siguen existiendo los grandes punteos y los buenos riffs, la velocidad de Zender a la batería, los buenos estribillos acompañados en todo momento por los coros, y las voces death a cargo del guitarrista Jarpen en una dosis similar a la del anterior trabajo.

Pero había un elemento también importante en los temas, que era la inclusión del violín y los elementos de corte ambiental aportados por Elyghen. Y como he citado antes, el papel del violinista ha pasado de ser secundario a ser principal, con todo lo que esto acarrea. “Wyrd” contiene temas menos agresivos, mas pausados y melódicos, que puede defraudar a muchos de los que escucharon su primer álbum, y que puede enganchar a otros oyentes que busquen algo mas en la onda del folk metal (algunos cortes pueden asemejarse, estilísticamente hablando y salvando las distancias, a los de los españoles Mägo de Oz).

Por lo tanto, ahí tenemos la principal diferencia respecto a “Heathenreel”, que unida al cambio de vocalista y a la mejor producción dan como resultado un álbum distinto a lo esperado, pero que sigue siendo bueno.

La introducción del álbum, “The Loser’s Ball”, tiene elementos de canción élfica (con palmas y coros incluidos) que invitan a danzar y todo lo que ellos quieran… pero no deben olvidar que tipo de grupo son, algo que intentan demostrar en su segundo corte, “Pathfinders”, pero que se queda a medio gas. Notamos aquí las ya nombradas voces death, doble bombo a porrillo, coros femeninos… pero la inclusión del violín hace descender la intensidad de los temas, ya que se escucha incluso por encima de las guitarras, muy bajas de volumen por lo general en todo el álbum.
El siguiente tema, “The Jigsaw Puzzle”, es mas de lo mismo. Melodía central de violín, y relleno por todas partes. Las partes vocales son buenas, aunque le falten fuerza comparadas con la aportada por Damnagoras en el pasado. Es cañera en algunos momentos (cuando dejan escucharse las guitarras), y tiene partes acústicas también muy interesantes. Destacar también el doble solo, con tapping muy al estilo Helloween.
“The Silk Dilemma” entra otra vez con el violín, y es de principio a fin una marcha que invita a saltar al ritmo que marca el bajo y el bombo de la batería, tan sólo roto por las partes acústicas. Es uno de los temas que mas llaman la atención, por ser de los mas comerciales.

“Disapperaring Sands” baja un poco el nivel, porque da la sensación de que las voces van por un lado y la musica por otro, como si no encajara la cosa del todo. Vuelven a quedarse a medio ritmo, sin acabar de machacar. Las voces death vuelven en “Moonchariot”, que cuenta con una buena intro de guitarra acústica que te hace pensar “vaya, se han olvidado del dichoso violín”… pero no os hagáis ilusiones, pronto vuelve a entra en escena para hacer bajar la intensidad y comerse a las guitarras. El tema mejora considerablemente por el buen trabajo vocal, buen estribillo y buenas melodías para otro de los temas destacados, que puede gustar también a los seguidores de Celtas Cortos. Algunos de los parones rompen bastante el ritmo, aunque en general no deja mal sabor de boca.

“The Perpetual Knot”… ¿que habría pasado si hubieran sustituido el violín por una guitarra con una buena distorsión?, pues que el tema habría ganado mucho, seguramente. Es curioso escuchar el violín acompañado por el doble bombo en plan salvaje… pero no cuela señores, el violín nos empieza a poner nerviosos y no nos damos cuenta de que el trabajo vocal vuelve a ser notable, y que en las profundidades hay dos guitarras rítmicas sonando. Algo distinta es “Another Haven”, por la existencia de una acertada melodía de guitarra, (lo que pedíamos en el anterior tema, en este si lo hacen) y la menor presencia de nuestro “amigo” el violín, que en esta ocasión se limita a los pasajes acústicos y deja un buen sabor de boca. No esperéis caña aquí, pero si partes instrumentales muy buenas, de las mejores de todo el álbum seguramente.

Con “A Fiery Stride” vuelve la intro de guitarra acústica acompañada del teclado, que deja paso a un riff muy interesante (y con un cierto parecido al riff central de “To Tame A Land” de Iron Maiden), que curiosamente no vuelve a aparecer en toda la canción. Es uno de los temas mas cañeros del álbum, junto al siguiente, con batería a todo trapo y buena demostración vocal de Kleid. Las guitarras y el bajo llevan un buen ritmo, a su volumen natural, y con unos solos realmente buenos… ¿y el violín? parece que el violinista estaba en el aseo cuando grabaron esta canción.

Con “Midnight Circus” tenemos otro buen tema rápido, con el violinista aún en el aseo (¿acaso lo encerraron allí a propósito?) y los guitarristas repartiendo caña y haciendo buenos solos. Quizá el freno aquí lo ponga la voz de Kleid, escasamente (por no decir nada) agresiva, una voz perfecta para temas reposados y mas folklóricos, pero limitada en cuanto se requiere mas entrega.

Finalmente, el álbum cierra con “A Poem For The Firmament”, un tema largo (más de 12 minutos) que en sus primeros dos minutos y medio se limita a ser eso, un poema acompañado por guitarras acústicas, hasta que la caña vuelve a entrar tímidamente. Es un tema variado, con múltiples partes instrumentales y vocales, pero que se hace pesado por los constantes cambios de ritmo.

En resumen, “Wyrd” es un buen álbum pero distinto a “Heathenreel”, que tenía mas temas rápidos y agresivos que resultaban mas llamativos para unos metaleros intrépidos como nosotros, pero es innegable la buena mano que tienen componiendo tanto Aydan como Jarpen. La parte final del álbum es mas rápida que la inicial, y es uno de los elementos que termina dejando un buen sabor de boca e invita a escucharlo mas veces. Veremos que rumbo sigue Elvenking, si el del folk u otro diferente… aunque para otra vez, esperemos que dejen al violinista en el aseo desde un principio y tiren la llave.

Elvenking:
Jarpen (guitarra, voz death y coros)
Zender (batería)
Kleid (voz)
Gorlan (bajo)
Aydan (guitarra y coros)
Elyghen (violín y teclados)

01. The Loser’s Ball
02. Pathfinders
03. Jigsaw Puzzle
04. The Silk Dilemma
05. Disappearing Sands
06. Moonchariot
07. The Perpetual Knot
08. Another Haven
09. A Fiery Stride
10. Midnight Circus
11. A Poem For The Firmament

Puntuación: 7

Autor: Luis Bellés

<< volver a discos