HIGHLORD – THE WARNING AFTER

Crítica

Continua adelante la carrera de los italianos HIGHLORD, y ya son 14 años desde que editaran su primer trabajo en 1999 bajo el nombre “Heir of Power”. Varios han sido los cambios que ha sufrido la banda a lo largo de la historia pero gracias al tesón de su lider y guitarrista Stefano Droetto aún podemos ver que ésta continúa siendo una interesante referencia a la que acudir entre los más acérrimos fans del power metal de origen italiano, siempre a la par junto con otras coetáneas como Vision Divine, Secret Sphere o Labyrinth, por citar tres casos muy parejos y similares en tesituras musicales.

Bien establecidos como formación desde su disco previo en 2009, e incluyendo ahora nuevo bajista en la persona de Dany V (que no es un servidor, permítase la obvia aclaración), los italianos regresan con una interesante obra conceptual titulada “The Warning After” donde van a presentarnos un importante ejercicio de consolidación del asentamiento estilístico que protagonizaron en “The death of the artists”. Esto es que, sin alejarse excesivamente del power metal rápido y veloz que les vio nacer, los italianos dejan claro que no están dispuestos a anquilosarse en aquella etiqueta y han evolucionado, como la mayoría de los grupos de power metal de finales de los 90, hacia un metal melódico que es capaz de acercarse más claramente al power progresivo, dispuesto a desarrollar los temas con una variedad cromática mayor así como a incorporar sin miedo alguno otros elementos como sintetizadores o incluso sonidos más agresivos y elaborados en la secciones rítmicas de la banda.

Sea como sea este nuevo disco de HIGHLORD viene además avalado no solo por la ya larga y sólida, aunque no tan renombrada como ellos quisieran, carrera de la banda, sino porque ha sido facturado en el que hasta la fecha sigue siendo uno de los templos del power metal Europeo, los New Sin Studios de la mano del maestro Luigi Stefani, considerado como uno de los gurús del estilo durante los últimos 15 años. Con esto, y con la estupenda y reconocible portada de Felipe Machado, creo que es fácil enmarcar el álbum en unos estándares de calidad más que sobrados de cara a las altas exigencias del público del estilo.

Por lo demás el disco comienza con una interesante intro titulada “Tonightmare” que nos pone en previo aviso de la profundidad y variedad de la que va a constar un álbum cuyo acabado y definición son más que dignos de reseñar en este análisis, todo y cuando nos vemos de pronto sorprendidos por un magnífico “The Google Mirror”, el tema que para mi engloba la madurez y el futuro estilístico de HIGHLORD, deudor de la dirección marcada por otras bandas europeas contemporáneas pero que marca la personalidad de unos italianos bien apoyados en los característicos teclados de Mr. Triton, encargado en todo momento de recordarnos el virtuosismo progresivo al que no hacen ascos los italianos.

Una contundente y agresiva base rítmica marca las pautas en la intensa e instrumentalmente completísima “Brothers to the end”, que en ciertos momentos del comienzo recuerda a los grandes temas de Megadeth en su melodía y que destaca sin duda por la aportación a las guitarras de Stefano Droeto.

Expandiendo la dimensión conceptual y creando una atmósfera atormentada y misteriosa pasamos por la instrumental “Inside the vacuity circle” para después ser atacados sin piedad por la progresiva y contundente “Standing in the rain”, muy deudora de bandas como Dominici o Symphony X, sobre todo en la cortante base rítmica y el desarrollo del piano tras el muro de sonido creado por la primera.

Así pues, no es hasta “No more Heroes” donde podemos hablar de un verdadero power metal sin complejos. Enérgico, bien trazado a nivel vocal y capaz de despertar la vena más épica del oyente, es capaz de pegarse al cerebro en el mismo instante en el que uno llega a un predecible pero efectista estribillo.

El protagonismo le llega a Andrea Marchisimo en el profundo y sentido medio tiempo “Of tears and rimes”, a la que podríamos considerar la balada del álbum, con un piano muy Edguy y Avantasia, y en la sinfónica, grande y potente “The Warning After”, un corte que incluye incluso concesiones a la psicodelia de los 70 de manos del teclado mientras que el riff principal de la canción constituye uno de los momentos más épicos e intensos del álbum en la consecución del estribillo final.

De “In this wicked World” nos quedamos con los potentes coros del tema mientras que en la final “Arcade Warriors” será la participación del gran Ralf Scheepers la que destaque convirtiendo el tema en una auténtica tormenta de heavy metal de gran y pegadizo estribillo.

Como podéis ver HIGHLORD han construido un nuevo disco que, como poco, se muestra sólido y muy variado y versátil. Quizás aún les resta el conseguir lo que ya han conseguido en tierras niponas con sus temas para series anime, el reconocimiento general de un tema que cale hondo en el mercado europeo pero, aún así, con discos como este, estoy seguro de que continuarán ganándose el respeto de toda una cohorte de fans de lo melódico, lo poderoso y lo elaborado.

HIGHLORD son:

Andrea Marchisio – Voz
Stefano Droetto – Guitarras
Lele Mr. Triton – Teclados, Piano & Sintetizadores
Luca Pellegrino – Batería
Dany V. – Bajo

TRACKLIST:

01- Tonightmare
02- The Goggle Mirror
03- Brothers to the end
04- Inside the Vacuity Circle
05- Standing in the rain
06- No more heroes
07- Of Tears and rhymes
08- The Warning After
09- In this Wicked World
10- Arcade Warriors

Puntuación: 8/10

Discográfica: Punishment 18 Records

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos