ICED EARTH – THE CRUCIBLE OF MAN

Crítica

Ha llegado la hora de la verdad. Iced Earth vuelven a la carga con la segunda parte de la saga “Something Wicked”, que como todos sabéis se titula “The Crucible Of Man”. Mucho se habló de la primera parte, “Framing Armageddon”, y la diferencia de opiniones fue mucha y en ocasiones muy grande.

Para algunos, entre los que me incluyo, Framing Armageddon se cuenta entre los mejores discos del grupo y supone una evolución correcta, lógica y muy interesante para su música. Para otros, habían perdido su esencia. Curiosamente los que pensaron de esta forma fueron aquellos que habían seguido fervientemente los años del grupo con el carismático Matt Barlow al micro. La inmensa mayoría de estos fans renegaron también del anterior disco del grupo, “The Glorious Burden”. Y, por descontado, culparon del giro en el sonido del grupo al que era su nuevo vocalista, Tim “Ripper” Owens. No tiene suerte este muchacho. Fuera aparte de gustos, o de si Barlow es mejor que Tim o de que si uno se baña más que el otro y demás discusiones que no llevan a nada, lo que es resultará evidente con “The Crucible Of Man” es que el bueno de Owens no tuvo nada que ver en el sonido de sus discos con Iced Earth. Muchos, los que seguimos al grupo en profundidad, éramos conscientes de que ahí el único que pincha y corta es el señor John Schaffer.

“The Crucible Of Man” es una buena continuación para “Framing Armageddon”; y continua explorando el lado más épico y elaborado de Iced Earth. En esta ocasión Schaffer ha conseguido integrar más sutilmente una cantidad notable de detalles y crear melodías muy épicas que combinan perfectamente con riffs muy adictivos. En definitiva, continúa por los derroteros de los dos discos anteriores, explorando, mejorando en algunas cosas. Es decir, esta debe ser la prueba definitiva que exculpe a Tim Owens de cualquier mala noticia para un determinado (y amplio) sector de fans, que espero puedan verle ahora tan solo como el grandísimo vocalista que es.

He querido hacer esta introducción porque antes de revisar el nuevo trabajo, me ha parecido justo y necesario hacer justicia con el anterior, que, no nos engañemos, mucha gente desechó por el simple hecho de que la voz la ponía Tim en lugar de Barlow. Y ahora lo que importa: “The Crucible Of Man” es un gran disco. Eso es algo que debo dejar claro desde el primer momento. Se trata de un trabajo que engancha desde el principio, con la espectacular intro “In Sacred Flames” y el primer tema en sí “Behold The Wicked Child”.

No hace falta esperar mucho para darnos cuenta de que el disco esta plagado de detalles por todas partes y que va a necesitar varias escuchas para conocerlo al completo. Muchos estarán de enhorabuena por el regreso de Barlow, que vuelve a ponerse tras el micro de Iced Earth para realizar una muy buena interpretación. Y su trabajo tiene aquí incluso más mérito porque las líneas vocales, originalmente compuestas para Tim, están adaptadas muy regular tirando a mal. En varias ocasiones uno se da cuenta de que se han limitado a sustituir partes demasiado agudas para Matt por otras partes más agresivas o que simplemente le han bajado un tono o dos al tema. Estoy seguro de que hubieran podido sacarle más provecho a su voz, algo que avala una notoria carrera previa.

“The Reveling” y “A Gift Or A Curse” empiezan a meterle chicha de verdad al disco, que profundiza de forma muy interesante en una historia que ya conocemos todos y además nos ofrecen unos arreglos y un trabajo compositivo de primer nivel. Sin lugar a dudas el disco cuenta con una de las mejores producciones que pueden pagarse hoy en día y eso le hace ganar muchos puntos, puesto que hace perfectamente reconocibles todos los detalles y pequeños arreglos que Schaffer ha preparado para este disco.

“Crown Of The Fallen” es un tema corto pero muy intenso, con una de las mejores actuaciones de Matt en este disco y un fantástico solo. No obstante, a pesar de no ser un mal tema, se ve bastante oscurecido por la siguiente canción: “The Dimension Gauntlet” es uno de los mejores cortes de este redondo. Comienza con una sección instrumental a modo de intro que dibuja una melodía más que interesante. De nuevo Barlow cuaja una muy buena actuación y la parte instrumental del tema es simplemente impecable. Un buen uso de los coros y las voces dobladas enriquece más aún el tema y consigue trasladarnos y meternos de lleno en el universo creado por Iced Earth.

Le sigue el single “I Walk Alone” que me parece, con una diferencia notable, el tema más flojo del disco, por lo que el contraste es bastante grande. Este tema ya lo conocéis, por lo que poco nuevo puedo comentar. Harbinger Of Fate vuelve a subir el nivel hasta cotas cercanas a las de “The Dimension Gauntlet”, con partes muy sentidas por parte de Matt que recuerdan a las líneas de iniciales de Tim en temas como “A Charge To Keep” o “The Clouding”. De hecho, el tema tiene cierto parecido con “A Charge To Keep”, desde mi punto de vista. Es un buen tema, pero no lo contaría entre los mejores del disco.

“Crucify The King” tiene un riff que personalmente me encanta y me parece muy adictivo y acertado para el disco, además nos presenta una de las mejores melodías de las dos partes de esta historia. Además es el tema que mejor se adapta, en mi opinión, a las posibilidades de Matt, por lo que su voz vuelve a sobresalir aquí. He de reconocer que nunca he sido su mayor fan precisamente, pero se reconocer un trabajo bien hecho y este lo es. “Sacrificial Kingdoms” tiene bastante parecido con el disco anterior en ritmos y melodías. Como es lógico “The Crucible Of Man” esta plagado de guiños a “Framing Armageddon”, algo que refuerza la continuidad histórica de ambas obras. Si debo destacar algo de este disco sería, sin duda la guitarra de Schaffer. Compositivamente el tema me resulta bastante repetitivo y no especialmente inspirado, pero tiene su importancia lírica.

Con “Something Wicked (Part 3)” nos metemos en la recta final del disco. Notoriamente mejor trabajado que su predecesor, este corte tiene unos arreglos de guitarra en segunda línea que son sencillamente geniales y consiguen una atmósfera verdaderamente buena. “Divide And Devour”…el título lo dice casi todo ¿no?. Se trata de un tema directo y bastante agresivo, que no obstante no pierde de vista el lado más elaborado del disco. Excelente riff y una parte calificable de genial hacia medio tema. Le sigue el tema más largo del disco, el más trabajado y uno de los mejores: “Come What May”.

La importancia de este tema en la historia es más que evidente. Y su importancia musical en el disco salta a la vista (o más bien, a los oídos). Aunque las líneas podrían estar mejor adaptadas para Matt, el resultado no es en absoluto malo y Barlow explota al máximo su capacidad como vocalista. Instrumentalmente es un tema perfecto y el apartado compositivo es cuanto menos notable. Es más que posible que se trate del mejor tema de este disco; aunque todavía esta algo lejos de la genialidad que nos trajo “Framing Armageddon” en “The Clouding”(que, en mi opinión personal, Barlow destroza en su versión que pudimos escuchar en el single de este nuevo disco). Un ambiente mezcla entre oscuridad, furia y melancolía rodea a un tema con unos arreglos excelentes y que demuestra un sentido musical en esta ocasión muy desarrollado y acertado. Para cerrar el disco nos encontramos con “Epilogue” que ¡sorpresa! Es la intro de “Framing Armageddon” con un par de cambios muy ligeros y que pasan desapercibidos si no se presta mucha atención.

En resumen, se trata de un muy buen disco. A mi personalmente me parece que tiene menos garra que “Framing Armageddon”, aunque objetivamente no puedo decir que sea mucho peor. El fallo en la adaptación de muchas de las líneas vocales le resta puntos, y la mayoría de sus temas necesitas una y otra y otra escucha para “cogerles el truco”, aunque, al final, merece la pena. Altamente recomendable para quienes les gusto “Framing Armageddon”, recomendable para los fans de Iced Earth y casi imprescindible para quienes busquen un Heavy Metal agresivo, elaborado y con momentos bastante épicos.

Puntuación: 9/10

Discográfica: Steamhammer/SPV

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos