INNTRANCE – THE BASIS OF TRANCETHERAPY

Crítica

La formación madrileña Inntrance, están presentando el que se consolida como su primer trabajo, al que han bautizado como “The Basis of Trancetherapy”, desde que nos dejaran su primer Ep al que bautizaron como «Religion» hace cosa de dos años.

El plástico, no es ni más ni menos que una sucesión de buenos temas; concretamente doce que alcanzan una duración algo superior a los 50 minutos.

El trabajo se inicia con un tema llamado “Bullets” que pese a contar con un inicio un tanto roto y mecánico, deja bien clara lo que será la tónica que guiará el disco en toda su forma. Muestra una gran contundencia y se hacen realmente destacables los juegos vocales (concretamente los contrastes que estos proponen de manera progresiva). Es sin duda alguna, un tema muy directo al que no le falta de nada, en mi opinión los coros quedan algo flojos si los correlacionamos con la potencia que nos puede transmitir el gutural de la composición. Aunque no obstante el resultado es bueno.

“Own Strengh” comienza con una batería punzante, con ritmos muy marcados. Es un tema que no termina de dar buen resultado sobre todo en el sentido que se le da al marcar tanto las voces causando una ralentización de la melodía. De nuevo una batería muy bien introducida y unas guitarras que dan una vuelta de tuerca a lo que se espera de este instrumento en un tema como este.

Es ahora el turno para “Secret Alibi” que se plantea como uno de los temas rápidos del disco, muy propia para los amantes de lo más extremo, aunque no obstante es el estribillo el que se lleva la mejor parte, perfectamente introducido. Se produce una especia de diálogo entre el vocalista y los que le escuchamos, de manera muy interesante, y sinceramente me tengo que rendir de nuevo a las guitarras, de rifs muy sencillos y apropiados.

En el caso de “Redemption” se intenta seguir un esquema similar a los anteriores, aunque con mejores resultados, los ritmos pueden pecar algo de repetitivos aunque es un tema altamente interesante, la parte del estribillo propone unos coros impresionantes, que paralizan algo la composición del tema, aunque refuerzan la idea que quiere transmitir, es importante la lectura de letra para ayudarnos a comprenderla, ya que presenta muchas formas y diversas maneras de interpretarla. Es interesante el carácter de oscuridad ambiental que plantea, muy seguramente sin quererlo.

“Burning my Way” es otra de aquellas joyas altamente progresivas que impactan desde el principio al oír su potente introducción, de nuevo con un juego impresionante a cargo de la batería. Es la voz la que queda renegada a un segundo plano, sobre todo al intentar pausar una perfecta tralla. En mi opinión esta es la clase de tema, en la que el gutural debería tomar un mayor protagonismo, aunque es sin duda uno de los temas en las que la faceta lírica de Kiko más se hace presente. Si prestamos mucha atención al tema, podemos apreciar una controversia compositiva bastante conceptual, ya que se intentan mezclar varios factores creando una pequeña controversia en la que prima el buen hacer del vocalista.

Continuamos el análisis con “Human Sickness” que de comienzos ya nos plantea ritmos mucho más propios de géneros como pueden ser el metalcore, es una canción muy curiosa ya que podríamos decir que se vierte en si misma; bebe de su propia composición y plantea relaciones dentro de distintos ejes, no únicamente desde el punto de vista vocal sino en la adaptación de la melodía a este ya que parece, como los instrumentos se ven obligados a correr detrás de la melodía. Lo cual le da un carácter muy interesante ya que normalmente esto ocurre al revés.

“Madman” empieza tranquilo con un efecto de introducir voces habladas que nunca termina de dar buen resultado (al menos según mi opinión) para continuar la canción, literalmente rompiéndola con ritmos mucho mas acuciados y marcados. Propone un juego tranquilo a mitad de la canción muy interesante del que destacaremos un perfecto uso de las dobles voces. Sin duda es un buen tema, aunque en mi opinión no termina de encajar con la esencia global de la obra.

De nuevo con una tranquila introducción, nos presentan el tema más largo del plástico; «Fear», con una introducción que nos recuerda a los tan conocidos ritmos que emplean bandas como Dark Tranquillity. Gran intervención femenina en las filas de este tema, harán las delicias de más de uno, sinceramente igual que hemos dicho que el tema anterior rompe la composición de la obra, en este caso se propone algo parecido, aunque no tiene el carácter del anterior, ya que actúa más a modo de descanso. Sin duda alguna uno de los temas más interesantes del disco, no ya por la más que correcta incorporación de la voz femenina, sino por la relación que plantea con la voz lírica masculina y sus variantes. Una apuesta segura para sorprendernos a todos en un buen directo…

Para el caso de “Religión” se plantea una introducción excesivamente larga y algo insustancial, que se salva por una gran profundidad temática perfectamente sobrellevada líricamente, impresionante los estribillos de la composición, los instrumentos se van a ver eclipsados por la fortaleza que irradia las voces.

“Murdermof” es otro tema rotundo y cañero al estilo de los primeros de los que hemos hablado. También plantea algunos cambios en la estructura de la canción a medida que esta discurre, con un dominio rotundo del gutural que se ve afeado por un estribillo, que plantea un pequeño dilema, si hubiera venido en gutural seguramente hubiera resultado bastante más completo, aunque el efecto que produce también sea muy correcto.

El penúltimo tema, toma el nombre de “Another Dimension” y ya desde el principio resulta imprescindible en el transcurso del disco, si no rompiera la armonía con los cambios de ritmo resultaría bastante más apropiado, aunque es un tema muy fuerte y especialmente ideal para el directo. Lo más destacable, es sin duda alguna la garra de todo el tema como entidad, ya que aunque plantea varias partes sería imposible entender unas sin las otras.

Para despedirse de nosotros, los madrileños han bautizado el último tema como; “Let me Die” que viene a ser como un esperemos que os haya molado y pronto habrá más. Es una lenta composición en la que la voz hace las maravillas de los amantes de lo lírico, aunque haya partes en los que el progresivo se hace dueño de la obra con un especial énfasis en el uso de los instrumentos. De nuevo es una pequeña parte hablada la que de cierta forma nos rompe los esquemas (y es que como siempre digo, esto nunca termina de cuajar…) pero el resultado es gratamente sorprendente.

Si damos varias escuchas al disco, podemos llegar a bastantes conclusiones pero la más clara es que estamos frente a un trabajo muy elaborado, en el que se juega con muchos recursos y es de agradecer, intentan salir de lo clásico y se ve un espíritu innovador. Desde aquí, mandar mi ahorabuena a la banda, espero con ansias un directo, para poder poner la puntilla que siempre le falta a toda crítica. ¡Suerte con los futuros proyectos!

INNTRANCE son:
Kiko Hagall: Voz
Miguel Bárez: Guitarra
Daniel Fernández: Bajo
Nacho Arriaga: Batería

TRACKLIST:
1 Bullets
2 Own streght
3 Secret Alibi
4 Redepmtion
5 Burning my way
6 Human sickness
7 Madman
8 Fear
9 Religion
10 Murdermof
11 Another Dimension
12 Let me Die
Puntuación: 7

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos