JOE BONAMASSA – DUST BOWL

Crítica

Parece increíble el ritmo de trabajo que se impone Joe Bonamassa. En 2009 puso en el mercado “The Ballad Of John Henry”, un increíble disco de Blues Rock, un año más tarde nos regaló “Black Rock”, un trabajo tanto o más inspirado que el anterior, que además de cinco composiciones nuevas nos permitía disfrutar de fantásticas versiones de clásicos del rock y el blues. Además, también en 2010, se puso a la venta el primer trabajo de Black Country Communion, el supergrupo formado por Glenn Hughes, Derek Sherinian, John Bonham y el mismo Joe Bonamassa, convirtiéndose en uno de los discos de hard rock más puros y mejor hechos en muchos años, recogiendo el testigo de los clásicos de la escena británica como los primeros Purple o Led Zeppelín.

Ahora nos llega “Dust Bowl”, un disco que demuestra que la creatividad de este guitarrista está en alza, y es que con tan solo 34 años Joe ya suma 22 de carrera como guitarrista, cantante y compositor. “Dust Bowl” es un trabajo muy crudo y directo, en el que el guitarrista da rienda suelta a su gusto por el rock más tradicional, por el blues que nace del corazón y también nos deja sentir su lado más macarra con un rock más sucio. En resumen, retrata su personalidad como intérprete y compositor en una envidiable colección de doce canciones, entre las que podemos destacar la impresionante “Dust Bowl” (con cierta influencia de Pink Floyd en la melodía y el uso de un ligero sintetizador), la movida y rockera “Tennesse Plates”, que cuenta con la participación del mítico John Hiatt o la sentida y maravilla “The Meaning Of The Blues”. Si a estos cortes le sumamos la inicial “Slow Train” (una magnífica exhibición para la guitarra de Joe) casi podríamos decir que el disco estaría bien pagado con estas cuatro canciones: las cuatro primeras.

Y es que hasta ese punto llega el talento y la calidad de este músico: nos enamora y supera nuestras expectativas desde el primer segundo del disco. Envueltos entre la magia del blues, el talento del jazz, la diversión del country y la fuerza del rock seguimos avanzando por un más que bien diseñado viaje a través del disco, encontrándonos con cortes como “Black Lung Heartache” (divertidísima), “You Better Watch Yourself”(un ejemplo de cómo hacer el tipo rock más tradicional en nuestros días y que suene auténtico) o la impresionante “The Last Matador Of Bayonne”, un corte que destila sentimiento y calidad a raudales.

Tras la melancolía de este magnífico tema nos encontramos con “Heartbreaker”, un corte en el que podemos disfrutar de la colaboración de Glenn Hughes a las voces y que se asienta como uno de los cortes más puramente blues-rock del disco, prescindiendo casi por completo de las influencias country que abundan en este redondo. “No Love On The Street” (con la voz de Beth Hart) es uno de mis cortes favoritos en este disco. Se trata de un tema que nos deja disfrutar de la guitarra de Joe en todo su esplendor y combina de forma excelente todas las vertientes sonoras que abarca este trabajo.

Le sigue “The Whale That Swallowed Jonah”, un corte muy rockero en el que, como curiosidad, podemos escuchar a Jow tocando la mandolina y disfrutar de una de las interpretaciones más completas del disco. En “Sweet Rowena” nos topamos con la voz de Vince Gill, que nos transporta a una década cada vez más lejana en uno de los cortes más clásicos del disco, con una clara influencia de Status Quo.

Y el colofón final lo pone “Prisoner”, uno de los cortes más sentidos del disco, en el que la guitarra de Joe habla con voz propia y nos recuerda que este joven guitarrista (al que muchos ven como el claro “sucesor” del recientemente desaparecido Gary Moore) es ya uno de los mejores intérpretes del momento y tiene un futuro más que envidiable a la vista.

Con “Dust Bowl” Joe Bonamassa da un paso más en su carrera y son pocos los que todavía no reconocen en él a un músico destinado a ser leyenda. Su pasión la música y el envidiable ritmo de trabajo que se ha impuesto (va a un disco en solitario por año, además del primer trabajo de Black Country Communion, que vio la luz el año pasado, y de su secuela, titulado simplemente “2”, que saldrá este verano) hacen que todo sean buenas noticias en el horizonte para Joe. Esperemos que podamos disfrutarlo en directo muy pronto.

Puntuación: 9

Discográfica: J&R Adventures

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos