JON OLIVA'S PAIN – GLOBAL WARNING

Crítica

A día de hoy Jon Oliva es una leyenda viva. El vocalista/teclista fundador de los míticos Savatage lleva unos años envuelto en un nuevo proyecto bajo el nombre de Jon Oliva’s Pain. Esta aventura en solitario dejó una primera joya llamada “Tage Mahal” a la que siguió un considerable “Maniacal Renderings”, que a pesar de conservar la calidad musical de su predecesor, se antojaba algo falto de esa magia tan especial que Jon le da a sus grabaciones.

La tercera entrega del grupo llega bajo el nombre de “Global Warning” y es una buena noticia. Lo es porque el disco vuelve a destilar ese carisma y esa magia que el mayor de los Oliva es capaz de darle su música. Desde el primer corte, “Global Warning”, se percibe que el disco va a ser especial. Este primer tema es más bien ambiental e introductorio; solo en la recta final del mismo la voz de Jon aparece para darle vida a una corta pero intensa letra. Las melodías marca de la casa consiguen una buen atmósfera que es una antesala ideal para “Look At The World”. Esta segunda canción cuenta con el típico trabajo a las guitarras y lo teclados que lleva años sonando en Savatage y que Jon Oliva a adaptado, con pleno derecho, a su proyecto en solitario. La carismática voz de Jon envuelve un tema bien estructurado, aunque algo corto. Llama la atención un muy buen riff y el conjunto general del tema. También es destacable el solo, muy sentido.

Para continuar la travesía aparece “Adding The Cost”, con un ritmo más rápido y un sonido general más alejado de sus típicas señas de identidad, pero conservando, en la melodía vocal especialmente, un toque propio y familiar que hacen de este corte un tema interesante y bastante apropiado para el directo, con bastante peso reposando sobre las guitarras. Mención de honor para un solo sublime.

“Before I Hang” conserva los mejores elementos de “Adding The Cost” integrados en una canción 100% Oliva. El resultado es bastante bueno, consiguiendo darle al tema fuerza, garra y dinamismo.

Hasta este momento “Global Warning” está siendo un disco correcto, con el sonido que cabría esperar de un trabajo de Jon Oliva, sin embargo, es a partir de este punto cuando el redondo va a cobrar verdadero sentido. Si alguno de los temas anteriores os había parecido verdaderamente bueno, preparaos para disfrutar de unas cuantas delicias. Digo esto porque con el siguiente corte, “Firefly”, el disco nos va a regalar la que para mi es su mejor joya y, además, va a subir el listón de forma considerable. Todos los detalles que hicieron de “Tage Mahal” un disco imprescindible para cualquier amante del estilo se funden en “Firefly” con el espíritu que presentaban discos como “Handful Of Rain” o “Gutter Bullet”.

“Firefly” es un tema muy sentido, un medio tiempo muy típico de este genial compositor, que consigue fundir lo mejor de su música en una canción que habla por si sola. No nos engañemos, “Firefly” no esta a la altura de la insuperable “All That I Bleed”, pero tampoco es totalmente comparable. Es diferente, más oscuro y melancólico. Refleja a la perfección el espíritu del disco y nos regala un trabajo encomiable a las seis cuerdas. Una maravilla.

Es evidente que el corte que venga detrás va a pagar la magnificencia de “Firefly”, así que es lógico que en las primeras escuchas “Master” no nos llame en exceso la atención, sin embargo tras algunas escuchas es imposible no fijarse en ese comienzo tan particular y atrayente. La conjunción de guitarra, teclado y sintetizador hace de algunas partes de este tema algo realmente novedoso y permite al grupo dotarle de un dinamismo interno bastante conseguido. No obstante, es un tema controvertido. A algunos les encantará, otros lo odiarán. Habrá una pequeña minoría, en la que me incluyo, que sepan reconocer el trabajo en este tema y la calidad que atesora, pero para los que no termine llegarles realmente.

El comienzo acústico de “The Ride” contrasta notoriamente con el arranque de “Master”, dando entrada a un tema que combina la clase de una guitarra acústica con la fuerza de un riff metálico y bien conseguido. Se trata de un corte fácil de encuadrar en la discografía de Jon Oliva, con su estilo impreso en cada nota. Aunque las influencias de Savatage son evidentes y muy lógicas, Jon Oliva’s Pain tiene un sonido cada vez más propio y en temas como este se hace patente.

“O to G” es un corto tema de menos de dos minutos de duración que supura feeling, pero que está algo por debajo del nivel esperado, bajo mi punto de vista. Sin embargo, es un buen preludio para “Walk Upon The Water” que se me antoja una pequeña joya. Tiene clase, fuerza, sentimiento…la composición es muy coherente y la estructura del tema ayuda a explotar las virtudes de cada miembro, con un gran trabajo a la guitarra y el bajo. De los mejores cortes del disco en mi opinión.

Es triste para los fans de Savatage tener la casi absoluta certeza de que no volveremos a verles hacer nada juntos, pero Jon Oliva’s Pain puede ser un bálsamo eficiente, y “Walk Upon The Water” seguro que estará entre las preferidas de la mayoría.

“Stories” es algo más potente pero conserva los mismos valores que “Walk Upon The Water”, con un excelente trabajo a las seis cuerdas y una pericia compositiva habitual en Jon. Además basta con una escucha para reconocer al artista que está detrás de este tema. Pocos son los que realmente pueden presumir de tener un estilo que hable por delante de ellos, y Jon Oliva es uno de esos privilegiados. Un gran tema, entre mis favoritos.

El siguiente corte, “Open Your Eyes” es uno de los temas más “Savatage” del disco. Una composición muy sentida, llegan de feeling. Está, sin duda, entre los mejores temas de este nuevo trabajo y es un ejemplo evidente de las posibilidades que ofrece Jon. Mención aparte merece el trabajo al teclado, que es simplemente sobresaliente. En definitiva, lo mejor es que lo escuchéis.

No tiene mucho sentido que siga deshaciéndome en elogios hacia este trabajo, solo mencionar que termina de forma magistral con “You never know” y “Someone/Souls”, y que realmente merece la pena escucharlo. Será una grata sorpresa para los seguidores de Savatage y de Jon Oliva, que descubrirán en el antiguos valores y nuevas formas de emplearlos. Un gran acierto.

Puntuación: 8,7

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos