JORDI CASTILLA – CARTA MAGNA

Crítica

Si pensamos en una ciudad como Sevilla probablemente lo primero que nos venga a la mente sea flamenco y Feria de Abril. Rebuscando un poco más podríamos llegar a calificar una ciudad tan mágica de muchas formas y con multitud de manifestaciones artísticas de todo tipo. Pero probablemente nos costaría llegar a pensar que de sus brazos nos pudiera llegar un disco de A.O.R. y además cantado en castellano, algo que no es precisamente habitual. Instantes después, y ya con el disco sonando en nuestros oídos nos daríamos cuenta de la estupidez de nuestro razonamiento, y más en un mundo absolutamente globalizado como el actual, y nos diríamos a nosotros mismos: ¿Y por qué no?

Dicho esto, lo primero que toca es conocer a este guitarrista sevillano que nos presenta su primer trabajo completo autoproducido bajo el título de “Carta Magna”. Se trata de Jordi Castilla, un músico que lleva rondando durante más de 4 años y participando en proyectos de todos los estilos durante ese tiempo, mientras ha ido dando forma a la música que lleva dentro, que en este caso está a medio camino entre el hard rock y el a.o.r., bebiendo mucho más directamente de este último.

El resultado, tras dos maquetas y un videoclip son 12 cortes compuestos por el propio Jordi Castilla al completo y que han sido grabados con la ayuda de toda una amalgama de diferentes músicos que sin duda aportan a este disco una gran variedad estilística dentro del campo donde nos movemos, lo cual es de agradecer.

Otro de los aspectos que destacan en este “Carta Magna” es el mimo con el que han sido cuidadas las letras del mismo. Cada una de ellas denota un aspecto íntimo del propio artista y están muy en conjunción con la música que las rodea. Una música que cuenta con ciertos elementos que son capaces de describirla bastante bien como es el cuidado con el que están utilizadas las guitarras acústicas y sin distorsión en el disco, dándole en muchos de los temas un toque muy bluesy, así como la característica voz nasal de Jordi, que interpreto que aún está por hacerse en ciertos aspectos y que ganaría muchísimos enteros con una producción mejor que le hiciera justicia. Igualmente son definitorios el protagonismo absoluto del teclado y las líneas de piano en la prácticamente totalidad del disco así como los coros femeninos que apoyan y refuerzan todos los estribillos de los temas.

Unos temas que se distribuyen a lo largo del disco de forma inteligente, lo cual hace su escucha bastante entretenida. Así, tras la intro “Alzar mi voz” que se trata de un curioso tema “a capella” con la voz de Jordi en primera línea acompañada de todo el elenco de coristas con los que cuenta en el disco, comienza de forma dinámica y en clave de auténtico hard rock “Quemando tu reloj”, que junto a “Vivo y Siento” y “Hechizo” son los cortes más asequibles y directos de todo el disco en una primera escucha.

Entre ellos se intercalan cosas mucho más propias del A.O.R. como la sensible e íntima “Aquel lugar”, con el piano como protagonista absoluto o la extraña “Sola”, de la que no acabo de comprender el enfoque barroco de su instrumentación acompañante así como sus algo estridentes coros finales en contraste con su fácil estribillo.

Destacables en este campo son también cosas como “Serás” o, sobre todo “Quiero Detener”, uno de los temas estrella del disco.

La parte más emotiva de Jordi sale en temas como la balada de piano “Veo en tu mirada”, dedicada a una vida que está a punto de llegar al mundo, o en “Zíngara”, un tema de corte mucho más folk donde destaca por encima de todo la estupenda guitarra acústica que comanda el tema.

Aparecen incluso elementos como el saxo en el décimo corte del álbum “No estoy preparado para amar”, dándole el toque quizás más comercial de todo un trabajo que acaba tal y como empezó, con una nueva canción “a capella” de la intro pero esta vez en clave de cachondeo y diversión o, como el propio grupo comenta en el corte, en versión “du-du-ah”.

Se trata, en definitiva, de una apuesta bastante arriesgada que merece ciertamente nuestra atención, sobre todo para aquellos que gusten de los ritmos comentados más arriba. Por otro lado es un primer trabajo y comete ciertos errores a nivel de producción, sobre todo en el aspecto vocal ya la batería, que aparecen con un sonido muy desequilibrado respecto al resto de la música del disco, haciendo que el trabajo pierda algunos enteros por esa parte. Aún así el nivel compositivo y la apuesta de A.O.R. en castellano sin duda tiene clase y nivel, por lo que si te gustan bandas del estilo de Sangre Azul o, sobre todo, los mexicanos Coda, esta “Carta Magna” puede ser una gran apuesta de futuro.

Tracklist:

01-Alzar mi voz
02-Quemando tu reloj
03-Vivo y siento
04-Aquel lugar
05-Hechizo
06-Veo en tu mirada
07-Sola
08-Serás
09-Zíngara
10-No estoy preparado para amar
11-Quiero detener
12-Alzar mi voz (bis)

Jordi Castilla: Voz, coros, guitarra, bajo y teclados
Pablo Estévez, Richie, Jorge Mesa: Baterías
Sergio Flores, Rubén, Pino: Bajos
Ángel Palacios, Joey Denia, Jorge Rodríguez: Teclados
Jorge Rodríguez, Daniel Hidalgo, Laura Cardona, Ángel Palacios, Paco Míguez, Ana Perea, Carmen Ribero: Coros

Puntuación: 7

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos