JOSÉ ANDRËA URÓBOROS – RESURRECCIÓN

Crítica

«Resurrección«, representa el tercer disco de José Andrëa en solitario, segundo con esos URÓBOROS que le vienen acompañando ya desde hace unos años. Editado a mediados de diciembre de 2015, podríamos decir tranquilamente que este disco supera al anterior “Uróboros” (2012). En su haber, doce temas variaditos, en los que predomina el hard rock de la escuela WHITESNAKE, DEEP PURPLE y compañía, y buena muestra de ello es el tema homónimo elegido como single de adelanto.

«La Mujer Lobo» ya es otro cantar. Un tema más acelerado y con un estribillo extraño; difícil de asimilar a la primera escucha, la particularidad del cual recae en que Fernando Ponce de León acompaña el tramo final de la canción con su wistle, dándole un toque folk verdaderamente interesante. «Para Que Nunca Amanezca«, con letra de Peri, regresa al hard rock ochentero; baladístico pero acelerado. Funciona muy bien. Entra sola. Resultando de las mejores en una primera toma de contacto. Por su parte, «Sobreviviendo«, que habla del compañerismo, nos devuelve ese toque blues de cortes como “Aún Me Puedo Peinar”, del anterior disco. No podía faltar una composición así.

jose-andrea-2015

«En Mi Barrio Nadie Quiere Dormir«, también obra de Peri, incluye una sección de viento que mucho resuena a los MÄGO DE OZ de la primera etapa. Junto con «Dímelo«, es una de las más divertidas de este “Resurrección”. Recuerda perfectamente a “T’Esnucaré Contra’l Bidé”, por ejemplo, transmitiendo buen rollo a raudales. Otro gran acierto del disco, al contrario que «La Torre De Cristal«, que tal vez es una de las más prescindibles. A pesar de arrancar con un agudo marca de la casa y contar con unos originales teclados de Sergio Cisneros, parece ser que el tema no acaba de cuajar. Y en séptima posición encontramos la balada del disco: «Redención Bafda«. Una bonita canción intimista.

«¡Vive!», por su lado, es el “Highway Star” de “Resurrección”. Muy buen tema, con mucha “tralla” y verdaderamente inspirado. Aquí, la influencia de DEEP PURPLE es clarísima. Creo que estamos ante uno de los mejores cortes de este redondo. Al igual ocurre con «La Salida Del Averno«, que con sus once minutos de duración podría haber abierto el disco perfectamente. Es un “Satania” en clave hard rock, con ese hammond característico de los setenta, junto al bajo, en un arranque muy “Holy Diver”. Con letra autobiográfica, en la que se entrevé algún tipo de arrepentimiento, y música que va de menos a más, para terminar con un gran solo de guitarra y de teclado, con un José desgañitándose en tonos muy altos. Tras el apoteósico final de «La Salida Del Averno«, un “Te Aullaré” realmente funky, que engancha, a pesar de que la letra es algo simple. Cierra el disco «Jeckyll y Hyde«, nuevamente con letra de Peri, y según el propio vocalista: una de las que más está gustando del disco.

Resurrección” es, sin duda, un paso adelante en la carrera del vocalista que un día formó parte de MÄGO DE OZ. Si bien la composición continúa la senda orientada al rock clásico y al hard rock, que ya inició URÓBOROS en su debut, con influencias muy marcadas, también hay que reconocer que aquí hay un poco más de “caña”. No cabe duda de que la banda se ha consolidado. Quizás aquí, Sergio Cisneros se ha dejado ir en mayor medida, cobrando más protagonismo en cada uno de los temas, y eso hace subir nota al disco. José Rubio también es una apuesta segura, y qué decir de Peri… Cada cual aporta su toque distintivo y eso es el secreto a voces de este disco: la gran variedad que hallamos en su interior.

Lista de temas:

1. Resurrección
2. La Mujer Lobo
3. Para Que Nunca Amanezca
4. Sobreviviendo
5. En Mi Barrio Nadie Quiere Dormir
6. La Torre De Cristal
7. Redención Bafda
8. Dímelo
9. ¡Vive!
10. La Salida Del Averno
11. Te Aullaré
12. Jekyll y Hyde

URÓBOROS son:

José Andrëa: Voz
Juan Flores «Chino»: Guitarra
José Rubio: Guitarra
Pedro Díaz «Peri»: Bajo
Sergio Cisneros «Kiskilla»: Teclados
Bernardo Ballester: Batería

Puntuación: 8,5/10

Discográfica: Rock Estatal Records

Autor: Ivan Allué

<< volver a discos