KAMELOT – THE BLACK HALO

Crítica

En esta ocasión voy a dedicar mi tiempo a revisar el nuevo disco de Kamelot, The Black Halo (en tiendas a partir del 14 de Marzo). Con su ultimo trabajo, Epica, Kamelot recibió criticas muy dispares, algunos, entre los que me incluyo, apuntaban que se trataba de su mejor trabajo hasta la fecha, otros lo tachaban de mediocre y unos pocos lo encajaban como un disco más de la banda. En este nuevo trabajo, Kamelot ha conservado lo mejor de Epica añadiéndole algunos elementos utilizados anteriormente en discos como Karma y The Fourth Legacy e incluyendo algunos alicientes nuevos a su sonido. Una de las cosas más llamativas de este disco, aparte de la preciosa portada, son las colaboraciones con las que cuenta, tantas y tan variadas que incluso parece una opera metal, ahí dejo la ficha técnica:

Kamelot:

Roy Khan: voces
Thomas Youngblood: guitarras
Glenn Barry: bajo
Casey Grillo: batería

Teclados y arreglos orquestales – Miro
Guitarras adicionales – Sascha Paeth
Solos de teclado en “The March Of Mephisto” y «When the Lights Are Down» – Jens Johansson
Mephisto en «March of Mephisto» y «Memento Mori» – Shagrath
Cantante de Cabaret en «Un Assassinio Molto Silenzioso» – Cinzia Rizzo
Margarita en «The Haunting» – Simone Simons
El Acomodador en el Teatro y Alcalde de Gatesville – Geoff Rudd
Helena en «Memento Mori» and «Abandoned» – Mari
Pequeña Alena en «Soul Society» – Annelise Youngblood
Bajo acústico en «Abandoned» – Andre Neygenfind
Oboe en «Memento Mori» – Wolfgang Dietrich
Orquesta Sinfónica de Rodenberg
Coro: Herbie Langhans, Amanda Somerville-Scharf, Michael Rodenberg, Gerit Göbel, Thomas Rettke y Elisabeth Kjaernes.

Como puede verse muchos de los músicos colaboradores son nombres muy conocidos y respetados en el mundo del metal y la música en general, algunos incluso podría decirse que están mejor capacitados que algunos de los miembros fijos (imposible no notificar que Thomas Rettke es bastante mejor vocalista que Roy Khan); además cuentan con la colaboración de una orquesta sinfónica y con la siempre inestimable ayuda de Sascha Paeth en la producción. The Black Halo es el disco más maduro y trabajado de Kamelot hasta la fecha y en él podemos encontrar detalles muy interesantes; lo mejor será pasar ya al análisis de los temas.

The March Of Mephisto: Con esta canción se inicia de The Black Halo. El tema comienza con una intro que evoca la guerra, en la que podemos escuchar una buena ambientación y unas voces distorsionadas, que bien podrían pertenecer a Sagrath. Esto de paso a una melodía curiosa sobre la que Khan nos regala unas notas interesantes a las que Sagrath da respuesta. Compositivamente es un tema bien enfocado, los arreglos, los cambios de ritmo y la producción están muy cuidados en este tema. En el apartado lírico encontramos una composición similar a la de otros discos de Kamelot. Para mí destaca bastante el solo de teclado de Jens Johansson sobre el resto del tema. Resulta curioso escuchar la voz de Sagrath sobre un tema de estas características.

When The Lights Are Down: Un buen comienzo con un riff interesante que anuncia una buena melodía. Kahn entra de lleno en el tema, en el que la batería marca un ritmo bastante rápido. Me gusta como suena el bajo y el estribillo del tema es muy pegadizo. Compositivamente es menos arriesgada que su predecesora, pero presenta unos arreglos igual de buenos (se percibe el toque de Miro) y nuevamente se nota la mano de Sascha en la producción. Si el solo de antes era destacado, este es impresionante, Johansson hace un alarde de maestría para ofrecernos una pieza muy curiosa. Reiterar lo efectivo del estribillo, que hace de este tema un firme candidato a estar presente en los shows de la inminente gira.

The Haunting(somewhere in time): Esta canción se inicia con una nueva intro ambiental, en la que los samplers crean un efecto ideal, que se ve mejorado por la buena labor de Khan. En este tema podemos escuchar a Simone Simmons haciendo una labor bastante buena. La melodía que podemos escuchar es muy pegadiza y yo destacaría nuevamente el gran trabajo de Miro en los arreglos. Compositivamente es un tema bien cuidado, pero sin destacar en nada en especial, salvo por la novedad de la preciosa voz de Simone Simmons(Epica). Youngblood nos ofrece un solo interesante y la ambientación que le sigue aumentan el atractivo del tema. Me gusta, pero lo único que destaca es Simone.

Soul Society: Empieza donde lo deja el tema anterior, pero con un aire más oscuro y una ambientación muy interesante. Es inevitable volver a mencionar la labor de Miro y Sascha, bastante obvia en este tema. Es el mas cañero en lo que va de disco, Khan lo hace bastante bien, a cada disco da más libertad a su voz, lo cual es bueno en un cantante de su potencial. En el apartado instrumental lo mas destacado probablemente es la batería, precisa como un reloj. En alguna parte del puente/estribillo podemos escuchar de fondo el sonido del coro. Un parón en la música nos deja sumergidos en una ambientación sublime, donde los arreglos dan paso a una instrumentación muy distinta de la parte anterior y de una calidad bastante buena; nuevo parón y la voz de Khan que entra sobre los arreglos poco antes de volver a la melodía inicial. Es de mis temas preferidos del disco y creo que uno de los mejores que ha hecho Kamelot.

Interlude I Dei Gratia: Un interludio completamente ambiental, muy bien compuesto, se nota mucho la mano de Miro y Sascha en los arreglos y producción. Inconmensurables las líneas vocales que pretenden emular una especie de canto religioso (o algo similar). El efecto es muy bueno.

Abandoned: Las notas de piano que introducen este tema sobre una base orquestal/ambiental son de lo mejor del disco. Esta canción, relajada, suave, con clase, es toda una joya. Probablemente sea de las mejores canciones del disco. Interpretativamente no tiene ninguna pega Mari y Andre contribuyen a engrandecer más aún un tema que gracias a la sentida interpretación de Khan, al buen hacer de Sascha y Miro y a una composición muy trabajada nos traslada a otra dimensión. El coro, al que se le escucha en el momento justo es un aliciente más. Lo más destacado son sin duda los arreglos.

This Pain: Comienza de forma acústica, anunciando una melodía melancólica, que huele a balada hasta que entra el riff, contundente, heavy y de alta calidad (bien por Youngblood y Sascha). Es un tema cañero, bastante atrayente y divertido, ideal para un concierto. Los arreglos siguen siendo de alta calidad y cabe destacar la buena labor del bajo. En cuanto a las voces, Khan hace una gran labor. Hay que mencionar el gran solo de este tema, se venía echando en falta un solo de estas características en el disco. Como anécdota mencionar que, pese a ser el corista, en este tema Thomas Rettke consigue que su voz se escuche por encima de la de Khan en algún momento, algo que no creo que estuviera previsto, de cualquier manera, casi no se nota y queda bastante bien. Buen final para enlazar bien con el segundo tema. br>

Moonlight: Más comienzos ambientales con teclados. No tardan más que unos segundos en dejarse escuchar la guitarra, el bajo y la batería, marcando un ritmo duro, que se suaviza hasta límites insospechados con la entrada de la voz, para volver a ganar fuerza poco después. Este tema destaca principalmente en el apartado interpretativo. Compositivamente esta bien trabajada, pero las hay mejores en el disco y los arreglos y la producción, muy bien conseguidos, tampoco son los mejores, buen solo. Un buen tema.

Interlude II Un Assassinio Molto Silenzioso: Gran comienzo, atípico, la voz de Cincia Rizzo sobre los arreglos orquestales produce un efecto impresionante. Buen interludio.

The Black Halo: Comienza con un riff y una batería potentes. Es la canción que da nombre al disco y en su comienzo nos topamos con una sección instrumental a tener en cuenta. La entrada de Khan es bastante buena; The Black Halo es uno de los temas más cañeros de este plástico, posee un buen estribillo y una composición interesante, cualidades que lo hacen interesante para un directo o incluso como single. La mano de Sascha en la producción vuelve a notarse en este tema. No es de los mejores, aunque es un buen tema, una buena baza en directo. Mención aparte merece el solo, que si que es de los mejores del disco.

Nothing Ever Dies: Un comienzo rápido, común en el power metal, anuncia un tema con caña y velocidad, que es precisamente lo que nos encontramos, una canción rápida, cañera, claramente power metal, aunque con importantes influencias de metal clásico y un inconfundible toque progresivo. Compositivamente esta mejor atendida que su predecesora y también resultaría mucho más eficaz como single del disco. Hacia la mitad del tema nos topamos con una parte más relajada y ambiental sobre la que escuchamos unas líneas vocales de Khan bastante buenas. El solo esta bien trabajado y ejecutado. El tema merece un notable, aunque bajo. Ideal para un directo.

Memento Mori: Este es el plato fuerte del disco, un tema de más de ocho minutos de duración donde Kamelot ponen toda la carne en el asador. El comienzo ambiental e inquietante nos deja escuchar unas notas de piano igual de buenas. La voz entra durante los primeros segundos, calmada, profunda, sentida. Mari y Sagrath hacen nuevas apariciones en este tema, que cuenta con los mejores arreglos orquestales y la mejor producción de todo el plástico. Se trata de una canción capaz de transportar al oyente a lugares recónditos, de transmitirle fuerza y melancolía al mismo tiempo. Cambios de ritmo, partes instrumentales que valen su peso en oro, solos excelentes y una interpretación de lujo, todo aderezado por una producción marca de la casa. Memento Mori se presenta como el mejor tema de la discografía de Kamelot y nos permite escuchar el resultado de un duro trabajo compositivo. Khan esta enorme en este tema y nuevamente hay que hacer parada obligatoria para felicitar a Miro por el inconmensurable trabajo en los arreglos. El efecto de las voces de Mari y Sagrath sonando juntas sobre la base que pone este tema es digno de escuchar. Un sobresaliente como una catedral.

Interlude III Midnight-Twelve Tolls For A New Day: Nuevo interludio ambiental, desconcertante y totalmente distinto a los anteriores, se escuchan 12 campanadas y el galopar de un caballo, entre otras cosas.

Serenade: Excelente introducción ambiental para dar paso al comienzo más rápido del disco. Este comienzo anuncia un tema destinado a ser un hit en los conciertos. Serenade cuenta con una melodía y un estribillo fáciles de recordar y corear. Se trata de un firme candidato a convertirse en un imprescindible en los shows de Kamelot. Roy Khan nos ofrece todas sus cualidades como cantante y la producción continua en la línea del resto del trabajo. Una canción bastante buena para cerrar el disco haciendo headbagging. Gran solo.

En definitiva The Black Halo es un disco que enamorará a algunos y producirá arcadas a otros, pero desde un punto de vista objetivo es un trabajo bien realizado y de una calidad a tener en cuenta. A mí personalmente me parece uno de los 5 mejores discos en lo que llevamos de año.

01. March of Mephisto
02. When The Lights Are Down
03. The Haunting (Somewhere In Time)
04. Soul Society
05. Interlude I – Dei Gratia
06. Abandoned
07. This Pain
08. Moonlight
09. Interlude II – Un Assassinio Molto Silenzioso
10. The Black Halo
11. Nothing Ever Dies
12. Memento Mori
13. Interlude III – Midnight – Twelve Tolls For A New Day
14. Serenade

Puntuación: 8

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos