KILLEM - REFLECTIONS OF DECLINE

Crítica

Han pasado cuatro años desde que los sevillanos Killem, nos presentaran su primera trabajo “Muted”, pues bien, ahora; momento en el cual, el género que practican (pese a contener caracteres propios del Death) está en un frenesí constante de manos de bandas como por ejemplo los ya archiconocidos en nuestro país Angelus Apatrida, nos presentan su segundo larga duración, al cual han bautizado como “Reflections of Decline”.

El plástico, muestra una profunda progresión por parte de toda la banda, por lo cual debemos agradecer estos años de “silencio” en los que han sido capaces de sentar unas bases bien definidas, para dejarnos un disco notable para nuestro haber. Si hacemos una primera comparativa en lo que estoy mencionando con respecto al anterior trabajo de los sevillanos, está claro que todos nos daremos cuenta, un salto cualitativo en cuanto a la producción, la cual ha sido llevada a cabo fuera de nuestras fronteras (que no siempre es sinónimo de calidad asegurada tal y como muchos llegan a creer), lo cual les ha aportado un sonido mucho más compacto y técnico, si lo sumamos al lavado de cara que la banda se ha dado a sí misma.

Las guitarra y bajo muestran una mayor madurez, si comparamos con el primer elemento que nos dejara la banda, la batería suena mucho más afianzada donde debe estar y con una fuerza desorbitada, mientras que la voz con ese carácter rasgado que le otorga el vocalista y líder de la formación, es una maravilla perfecta dentro del género que nos encontramos, así como de otras corrientes extremas.

Hablando algo más en profundidad, diremos que el redondo que nos presentan, consta de nueve temas bastante largos para lo que el estilo nos tiene acostumbrados, con un frenesí constante que saben perfectamente cortar en las partes que les interesa. De esta forma, se puede concluir que nos dejan cincuenta minutos de thrash metal a machete. La obra se abre con un corte inicialmente de desarrollo tranquilo, aunque contundente, llamado “Spiral” que sirve las veces de intro para levantar el ancla e iniciar la descarga de brutalidad, rompiendo rápidamente con una velocidad y unas guitarras que giran perfectamente alrededor de la composición, mientras la tremenda batería sigue machacándonos las neuronas.

Después de esto, lo mejor es dejarse llevar por una corriente de energía que va fluyendo, ejecutando cortes como por ejemplo “Dawn”, con una gran batería que mete tralla en todos los instantes del tema, una mortal introducción para el “Façade” con un bajo que muestra ideas muy claras y pone los puntos sobre las íes, en los momentos justos. “The Abyss” muestra un carácter mucho más técnico y porque no decirlo; progresivo, es el tema largo de la obra en la cual se han explayado con influencias de diferentes grupos como por ejemplo Exodus (queda bastante claro).

De aquí, podemos pasar por ejemplo a hablar de la complejidad redundante del tema más corto del disco, titulado “Breakdown” y mucho ojo que son sus casi cuatro minutos de desarrollo, con profundos “guturales” apoyados en algún que otro coro, fenomenalmente introducido. Vaya doble bombo, el que presenta “Crossroad”, es como si hubieran sustituido la base rítmica de la canción inicialmente por una ametralladora, a parte de esto el tema sube y baja a placer de los andaluces desgarrando con fuerza un contenido brutal, lleno de rabia e ira. Todos los instrumentos tienen clara una función que cumplen perfectamente, y es que no cesa la descarga ni un segundo en todo lo que viene a durar este tema; no precisamente corto.

La perla final la pone un corte titulado “The Cage” que viene siendo de lo mejorcito del disco para este que os escribe, con un mensaje claro; podemos ir cambiando las veces que nos de la gana a lo largo de la canción, pero va a seguir sonando igual de bestia, y efectivamente, utilizan diversos argumentos, para demostrarnos el rollo que les tira a los sevillanos. Sin duda, alguna ha sido una sorpresa escuchar un trabajo tan exquisito como el que nos han propuesto los Killem y es que sinceramente es una gozada, disfrutar de sus elaborados rifs y una batería que plantean una resistencia tremenda a la monotonía y la linealidad.

Solamente me queda dar mi enhorabuena a la banda, a la espera de otro trabajo como este o mejor si cabe, y a poder verlos lo antes posible en directo, ya que este pasado Metal Lorca no se pudo.

Puntuación: 8.5

Discográfica: Noisehead Records

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos