KING LIZARD – VIVA LA DECADENCE

Crítica

King Lizard son un grupo sajón que nos deja su primer disco de estudio titulado “Viva la Decadence”, extrovertido desde sus inicios para ponernos a bailar desde sus primeros riffs, con un rock metal bastante espectacular que proponen.

Su sonido es fresco aunque no estén inventando nada, pero se creen férreamente lo que apuestan; doce temas de desenfreno y una temática contagiosa, respaldada perfectamente por un hacer musical muy recomendable.
Sus composiciones desprenden libertad y ganas de marcha, desde el corte inicial homónimo al redondo (“Viva la Decadence”), se pueden ver esos juegos vocales, apoyos de coros bien incorporados y esos riffs infernales que tienen bien cogida la medida del tema.

Sólidos como pocos, con un sonido bastante característico logran hacer un discurso de puro rock and roll enganchando temas como “Rain on You” en el que estiran elegantemente el estribillo, o un sonido más duro con “Rock N´Roll Me”; peleón y etílico a tiempo parcial, con un bajo muy activo como también ocurrirá en el atrevido “Hell Yeah”; de título perfectamente acertado.

La dinámica se rompe un tanto con “Video Lover”, aunque siguen identificándose gracias a esas técnicas heredadas de grupos de sobra conocidos por todos los que simpatizamos con estos ritmos, asaltados por ese recurso de meter a un público de fondo que apoya el corte.

“Kan´t Kill Rock N´Roll” salvo ese error ortográfico que hace que se me empañen las gafas, es un tema en el que la voz aparece más ahogada, la temática es simple aunque pienso que es una canción que podrían haber estirado mucho más, no así como “Never Be Mine”, que siendo el corte más largo del trabajo se permite el lujo de relajarse y presentar diferentes partes.

El toque pasteloso que le hace falta a todo disco de estas características, lo pone “Not For Me”; una baladita muy tranquila de esas que añaden la parte más instrumental en torno a media canción, un buen recurso a estas alturas del curso para dejar bien claro que a parte de esa caña que se pega a los huesos, tienen esa parte más sensible también vinculada a la idea de la banda.

“Riot” comienza quizás misterioso a través de un juego de piano con una parte más rítmica y un acompañamiento, que resulta fenomenal, es una canción un tanto desvinculada aunque a mí me haya parecido de lo mejor del trabajo, se dilucida una gran rabia y denuncia social entre su letra y una gran confianza para expresarla.

La parte más metálica casi sin quererlo del disco se la rapidísima “Taste the Hate”, que siendo la más corta del disco pasa casi sin darnos cuenta a toda mecha, repitiendo estribillo una y otra vez, no así como “Outrageous”, que tiende a la línea de los primeros cortes.

El cierre del álbum se titula “Late Nite Dynamite” y pese a que melódicamente cuenta con casi la mejor melodía del disco, la línea vocal parece perder algún que otro entero, coge mucha velocidad en algunas partes aunque bajo mi humilde impresión el corte se les va un poco de las manos.

Desenfrenado, original y enérgico, son sin duda alguna términos que habría que asociar a estos jóvenes ingleses amantes del rock metal, a la espera estoy de su próximo larga duración.

Puntuación: 7.8

Discográfica: Autoproducido

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos