KISKE/SOMERVILLE – CITY OF HEROES

Crítica

Han pasado ya cinco años desde el debut de este particular combo, que llegó hasta nosotros con un disco homónimo y en medio de una avalancha de proyectos nacidos en Frontiers (algo que, por otra parte, es bastante habitual). En su día el disco recibió más buenas críticas que buenos números en las listas y quizás se debió al hecho de que, pese a ser un disco bastante bueno, con buenas melodías y dos grandes voces, se echó en falta algo de garra en ese proyecto. 

kiske-somerville1

Ahora, con quizás demasiado tiempo de por medio, llega hasta nosotros “City of Heroes”, una nueva aventura para las voces Michael Kiske y Amanda Somerville, que da el pistoletazo de salida con el tema homónimo al disco y un resultado verdaderamente interesante, con una melodía muy pegadiza, un buen estribillo con los dos cantando a dúo y espacio para que ambos vocalistas dejen muestras de su talento y habilidades. Es un tema bastante potente, con un sonido que juega a caballo entre el hard rock melódico y el power metal melódico, un terreno que se ha convertido en marca de la casa para las composiciones de Magnuss Karlsson, con ejemplos claros en los discos que escribió para Allen/Lande o incluso en algunos temas de Primal Fear. Él es el responsable de todos la mayoría de los cortes del disco, junto a su compañero Matt Sinner.

City Of Heroes” es un gran comienzo, muy esperanzador y uno de mis temas favoritos en este disco. Ciertamente es bastante distinto del segundo, titulado “Walk On Water” y cuyo sonido me recuerda bastante al mostrado por NIGHTWISH en su reciente “Endless Forms Most Beautiful”, especialmente durante el estribillo. Incluso la voz de Somerville recuerda a la de Floor Jansen en ese disco. No es el único acercamiento al sonido más reciente de NIGHTWISH que veremos en este trabajo. Y no es que sea algo malo realmente, pero tampoco es bueno, principalmente porque pone de manifiesto el mayor problema que puede tener este trabajo y, en general, prácticamente todos los productos con la voz de SomervilleAmanda es una buena cantante. Incluso podríamos decir que, en términos puramente técnicos, es una gran cantante y, además, tiene mucha experiencia, habiendo aportado voces, principalmente de apoyo y coros, en incontables trabajos de grandes bandas y artistas. Pero su voz resulta demasiado genérica, no es una voz que puedas reconocer al instante nada más escucharla. Vamos, un caso completamente diferente al de Kiske, que por muchos imitadores que le salgan sigue siendo reconocible a kilómetros de distancia.

Rising Up” también tiene ciertos elementos deudores de Holopainen y los suyos, aunque por suerte se acerca más al sonido de la inicial “City Of Heroes”, mucho más favorecedor para el proyecto y las voces que nos lo presentan. Una melodía potente y adictiva y un estribillo con mucha energía son una vez más el sello de este tema. Siendo ya el tercer corte de este plástico empezamos a darnos cuenta de que la tendencia general de este trabajo es, quizás, una que le gustará a la minoría: y es que casi todos los temas están diseñados par aque la voz de Somerville tenga más presencia y más líneas que la de Kiske, que no deja de ser un acompañante de lujo en gran parte del disco. No obstante, y pese a todas las posibles pegas que le podamos poner al disco hasta ahora (genérico, demasiado protagonismo para Amanda, etc) lo que no se puede negar es que con instrumentistas como Karlsson y Sinner y con melodías y estribillos tan pegadizos, la escucha resulta amena desde el primer momento y casi desde ese instante puedes sorprendente a ti mismo canturreando los estribillos “rising up like a phoenix from the flames…”.

Con temas como el medio tiempo “Salvation” (con la que posiblemente sea la mayor y mejor demostración vocal de Kiske en el disco), “Lights Out” (muy en la línea de “City Of Heroes” y tan divertida como aquella) o la más “moderna” “Breaking Neptune” el disco mantiene la misma tendencia y sonido, con temas que fáciles de escuchar y asimilar, presentados magistralmente por las voces protagonistas de este trabajo. “Oceans Of Tears” llega como la primera balada del disco y recuerda mucho al sonido de Allen/Lande (de hecho, no desentonaría en absoluto con la voz de aquellos en cualquiera de sus tres primeros trabajos).

Seguimos avanzando con “Open Your Eyes”, que continúa en la misma línea, aunque debo decir que me ha resultado bastante insípida, y con una más acertada “Last Goodbye”, que sin lugar a dudas tiene madera de single. Son la antesala de una recta final que da comienzo con la balada “After The Night Is Over”, bastante bien planteada y mejor ejecutada, y continúa con “Run With A Dream”, un corte en la línea de los más cañeros del disco, y con el cierre que marca “Right Now” un corte un tanto meloso y descafeinado, que pretende mantener la eficacia de la formula mostrada en este disco, pero acaba resultando un tanto forzado. Con todo, el estribillo y el solo salvan el tema.

En resumen, hablamos de un disco que presenta un sonido adictivo y fácil de asimilar, aunque no aporta nada realmente original, tampoco es esa su intención. Los que sean fans de Kiske y Amanda sin lugar a dudas encontrarán en este disco muy buenos momentos. También lo harán los que disfruten de las vertientes más melódicas del rock y el metal y, en particular, de la interpretación del género que hace Magnus Karlsson. Para el resto del público, se trata de un disco muy entretenido y al que no se le pueden poner pegas interpretativas (cómo era de esperar), pero que no sorprende ni ofrece nada verdaderamente memorable. Sus mejores temas le levantan la nota.

TRACKLIST:

01.- City Of Heroes
02.- Walk On Water
03.- Rising Up
04.- Salvation
05.- Lights Out
06.- Breaking Neptune
07.- Oceans Of Tears
08.- Open Your Eyes
09.- Last Goodbye
10.- After The Night Is Over
11.- Run With A Dream
12.- Right Now

Han Participado:

Michael Kiske – Voz
Amanda Somerville -Voz
Magnuss Karlsson – Guitarra, Teclados
Matt Sinner – Bajo
Veronika Lukesova – Batería

Puntuación: 7,5/10
Discográfica: Frontiers Records
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos