MEDINA AZAHARA – ORIGEN Y LEYENDA

Crítica

Hace 30 años que Medina Azahara comenzaron su carrera musical. Treinta años, toda una vida dedicada a la música, una longevidad de la que muy pocas bandas pueden presumir. Treinta años y, con este nuevo “Origen y Leyenda”, la mitad de discos de estudio, quince ni más ni menos.

Puede que haya sido intencionado, puede que no, pero resulta curioso que su decimoquinto disco tenga también quince canciones. A estas alturas de la película no creo que sea necesario comentar el estilo que practican los cordobeses. Simplemente rock, con influencia del folk del sur de España, del flamenco para que nos entendamos mejor. Es precisamente ese estilo tan peculiar, esas voces y melodías de corte agitanado, combinados con riffs pegadizos y una buena sección rítmica, lo que ha llevado a Medina Azahara hacia lo más alto de la escena nacional, aunque siendo justos, deberían ocupar un peldaño aún más alto, por historia e influencia.

La inconfundible voz de Manuel Martínez abandera temas como “Origen y Leyenda”, “Aquí Me Tienes Hoy” o “Quien A Hierro Mata”. El peso de las guitarras, tanto las eléctricas como las españolas, es más que destacable en este disco, dónde los teclados de Manuel Ibáñez toman un papel co-protagonista.

Sin lugar a dudas uno de los detalles más destacables de este redondo es la inclusión de una peculiar versión del popular tema “Te Estoy Amando Locamente”, de Las Grecas. El hit ha sido coreado por cientos de personas y versionado mil veces desde que fuera compuesto y Medina Azahara han decidido que ya era hora de que tuviera una versión rockera, en la que además participa la única superviviente de las mencionadas Grecas. En lo personal, creo que el tema aporta poco o nada, pero al menos servirá para sacarnos alguna sonrisa.

De alguna manera, a pesar del aire desenfadado y fiestero que tiene el disco, acorde con el grueso de la discografía del grupo, también tiene cierto aire casi épico que se ve reflejado en algunas partes de temas como “A La Deriva” (muy buen solo) o “Al Padre Santo De Roma”. Sin lugar a dudas el punto fuerte del disco son los estribillos, fáciles de recordar, coreables y bien apoyados en los instrumentos.

Después de treinta años sería injusto pedirle a los cordobeses que revolucionaran la escena con ideas novedosas, pero si que son capaces de refrescarnos bastante de nuestras escuchas cotidianas gracias a cortes como “Solo Con Su Dios”, “Me Culpas De Todo”, “Lo Que Me Estoy Perdiendo” o “A Mi Jardín”.

Precisamente en su jardín nos meten Medina Azahara gracias a su experiencia, al buen hacer compositivo y esa cualidad que tienen muy pocos grupos, de levantar el ánimo del oyente, aunque muchas de sus letras sean melancólicas.

No merece la pena seguir desgranando el disco, solo mencionaré el buen trabajo de Charly Rivera al bajo (sustituyendo a Pepe Bao) y el excelente feeling general que deja un disco que, a buen seguro, veremos extensamente reflejado en los próximos conciertos del grupo, entre los que se encuentra la actuación como cabezas de cartel en el popular festival Granito Rock.

Puntuación: 8/10

Discográfica: Pias Records

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos