METALLICA – HARDWIRED…TO SELF DESTRUCT

Crítica

Ocho años – que se dice pronto – han tenido que pasar para que tengamos entre manos los nuevo de METALLICA; esa banda que grabó cuatro discos de Thrash Metal que deberían ponerles a los chavales en el cole de pequeños como asignatura obligatoria, y que actualmente, está considerada como una de las más grandes la historia del rock. Todos/as sabemos que este lanzamiento está rodeado de expectación, de dudas, y en definitiva, de paja, porque al fin y al cabo, lo que cuenta es lo todos/as podremos escuchar a partir de mañana, 18 de Noviembre…

Por eso, voy a ir al grano: soy un jodido enfermo de «Kill ‘Em All«, «Ride The Lightning«, «Master Of Puppets» y «…And Justice For All«. Creo que el negro es muy bueno, pero también creo que está sobrevalorado y que se le atribuye tanta relevancia porque tiene dos o tres singles que calaron muy bien entre el gran público. ¿»Load» y «Reload«? La gente es muy injusta y exagerada con ellos (en especial con «Load«), y yo también lo fuí. No me apasiona ninguno de los dos, pero con los años, y viendo lo que ha sacado después la banda en estudio, he aprendido a valorarlos como los dos últimos discos en los que Metallica estuvieron inspirados. Vale, pudimos cabrearnos más o menos por la dirección musical de estos, por el cambio de imagen, y por escucharlos en Los 40 o verlos en la MTV a todas horas, pero al fin y al cabo, la banda sonaba como quería sonar en aquel momento. Lograron romper barreras, aguantaron el chaparrón que les cayó encima por parte aquellos que los vieron nacer y crecer, y además, se mostraron asertivos para con ellos mismos, o al menos eso parecía. Lo de «St. Anger» fue una puta vergüenza y un desastre. Los de siempre queríamos que METALLICA volvieran a las armas, pero así no. ASÍ NO, joder. ¿Y «Death Magnetic«? Buen intento, pero ya es demasiado tarde para que unas celebridades de la talla de estas personas, traten de conectar con sus «yos del pasado». Aún así, me parece que tiene temas interesantes, pero vacios, «corta y pega» y una produccón absurda. Aunque claro, es mejor que «St. Anger» (dudoso reto), y ya no estaban «amariconados» como en la época de «Load«, así que bienvenido sea. Y entonces, no puedo evitar pensar que METALLICA, con poco bueno que hagan, ya van a llevarse la palmadita en la espalda. Han conseguido esa condición.

Vamos con la pregunta del millón: ¿a qué suena «Hardwired..To Self Destruct«? A los cuatro primeros (que ya sonaban distintos entre sí), ya os digo yo que no. Aunque lo que hayáis escuchado hasta la fecha parezca una declaración de intenciones, lo cierto es que METALLICA han jugado al despiste estos últimos meses adelantando los temas más contundentes y rápidos de este nuevo trabajo, y en cuanto le podáis hincar el diente dentro de unas horas, sabréis a qué me refiero. Las primeras impresiones que circulan por los medios y entre los oyentes son, inevitablemente comparativas. Y yo, aunque no quiera pecar de lo mismo, me veo irremediablemente obligado a ello, así que diré que «Hardwired…To Self Destruct» está a medio camino entre los años de «Load/Reload» y «Black Album«. Por supuesto, tiene matices de ahora y de antes, y algunas sorpresillas, pero basicamente, en cuanto a estilo y sonido, nos encontramos ante un disco que sintoniza directamente con los METALLICA que tuvimos durante los noventa con la resaca latente de «Death-Magnetic«. ¿Y eso es malo? Lo cierto es que no del todo. Si de algo pueden presumir JamesLars y Kirk (lo siento Robert, pero llegaste el último) en «Hardwired… to Self Destruct«, es de haber sacado un disco que en muchos momentos suena a METALLICA, a banda con ganas, a músicos que disfrutan tocando y sin complejos. Y aunque sea injusto, esta es una de esas que hay que aplaudirles por ser ellos, porque muchos/as de los que les hemos seguido de cerca, compartíamos esa impresión de que, hace mucho, mucho tiempo que andaban tan perdidos, que ni ellos mismos sabían ya como gestionar el monstruo que tenían entre manos.

Bien, ya tenemos una idea de «a qué suena» el disco; ahora vamos con otra cuestión alrededor de la cuál también hay mucha expectación: ¿CÓMO suena? Aquí METALLICA se llevan el punto de partido. «Hardwired…to Self Destruct» es, a nivel de sonido y producción, un trabajo notable que nada tiene que ver con las chapuzas y los experimentos a los que nos habían malacostumbrado; te gusten más o menos las canciones del album, si has disfrutado en algún momento de tu vida con lo que es capaz de generar esta gente en conjunto como la banda extraordinaria que han sido y pueden llegar a ser, en algunos temas no podrás borrar la sonrrisilla de tu cara al escuchar lo bien que consiguen sonar estos señores para la ocasión, aunque a veces den ganas de cortarle las manos a Ulrich. Sí, soy de los que no tragan mucho a Lars, pero me inspira ternura y me alegro de reconocer que en «Hardwired… to Self Destruct» suena bastante bien, aunque a veces se cargue la magia por completo con su afán por molar más de la cuenta. Y bueno, luego está la otra cara de la moneda: el gran James; amig@s, si os gusta James Hetfield, os váis a reencontrar con la mejor versión del frontman que hayáis escuchado en estudio desde el disco negro, sobretodo en lo que respecta a su interpretación vocal. Suena muy inspirado, carismático y con garra. Robert Trujillo ya está integradísimo en el conjunto y su trabajo en el cd es impecable… y Kirk Hammett… lamento decir que es quien sale peor parado de todos. Aunque ejecuta muchos solos que van a los temas como anillo al dedo, en otros se me antoja vago, repetitivo e incluso desfasado a nivel creativo. Coño Kirk, que eres el guitarrista de METALLICA y llevas toda la vida haciendo la misma mierda. Cúrratelo un poco más.

Y ahora, lo más importante de todo: los temas. Aunque no soy muy partidario de desgranarlos por escrito y narrar cosas que el oyente debe descubrir por sí mismo, y prefiero transmitir impresiones, es cierto que la ocasión lo requiere, ya que al fin y al cabo, su calidad es lo que va a determinar la calidad final del disco. Sinceramente, mi impresión inicial de los temas en conjunto, no era muy buena. Insisto: no ERA. Pero con las escuchas, ha mejorado más de lo que en principio imaginé. Estamos hablando de METALLICA, para lo bueno, y para lo malo, y eso implica que las expectativas para con todo lo que hacen, ya sean optimistas o pesimistas, siempre son, o bien muy altas, o muy bajas. Por eso, hay que darle unas cuantas escuchas al disco antes de juzgar tras la primera toma de contacto, ya que he podido comprobar que, una gran mayoría de quienes conocemos su carrera, acechamos con la pluma y el papel en la mano desde el segundo uno de cada canción.

«Hardwired…to Self Destruct» se nos presenta como un cd doble, divido en «dos caras», por decirlo de algún modo, y «Hardwired» se encarga de dar el encender la maquinaria. Este fue el primer corte que nos adelantaron hace ya un par de meses, y aunque la primera vez que lo escuché no me dijo gran cosa y el video clip me pareció una mierda, reconozco que cada vez me gusta más y más, y es perfecto para abrir el plástico y hacernos entrar en calor. Probablemente, sea la canción más thrasher que el grupo ha grabado desde hace más de 20 años; también es la que menos dura del LP. Me recuerda bastante a algo de lo que hizo Newsted en solitario hace unos pocos años. La estructura es simple y muy directa. Buen comienzo…

«Atlas, Rise!«: aunque más adelante acabaremos algo cansados de introducciones interminables, la de esta canción no se alarga mucho y funciona bien como antesala a un riff cojonudo, de esos que te incitan a romperte un par de cervicales a gusto y que, si hablase, diría algo así como: MUSTAINE WAS HERE. Sin duda. Las estrofas son contudentes, con un Hetfield imponente que engulle al conjunto. El estribillo es menos interesante, aunque efectivo, y con unas melodías instrumentales a veces más propias de MAIDEN que de los norteamericanos. Aunque siempre me ha parecido poco original que la voz siga las mismas melodías que los instrumentos (algo a lo que James recurre varias veces en este disco), es cierto que el estribillo termina enganchando, en especial el tercero, con ese último «Atlas! Riiiiiiiiiseeeeee!» que te pone a cién. Épico.

Bajamos un poco las revoluciones con «Now That We’re Dead» y empiezan las sorpresas; Damas y Caballeros, con todos ustedes: METALLICA. No son los del «Master..«, ni los del «…And Justice…«, ni siquiera los del disco negro. Pero son METALLICA, por primera vez en mucho tiempo. Unos músicos desacomplejados, retomando sus influencias (aquí huele un poco a Misfits por aquí y otro poquito a hard-rock setentero reciclado por allí) descargando un latigazo de Rock contundente y sin pretensiones de convencer a nadie a base de recursos efectistas. James, está radiante y espectacular en su interpretación vocal. Kirk Hammett aburre durante la primera mitad de sus solos, aunque lo arregla un poco al final. El tema no es lo que esperaba encontrarme en este disco, pero sí, de momento es lo mejor que ha sonado por los altavoces. De hecho, me ha encantado. Apuesto a que tendrá su propio videoclip.

Con «Moth Into Flame«, METALLICA tratan de impresionarnos nuevamente. Este tema, que podía haber sido parte de «Death Magnetic«, tiene unas estrofas bastante aburridas y un bridge acelerado que desemboca en un estribillo melódico muy guapo, pero los arreglos de guitarra en los riffs se me antojan poco originales. Hetfield vuelve a seguir con su voz las melodías de las guitarras en algunas partes del chorus, y ya lo digo en serio, ¡basta de hacer eso! En definitiva, «Mouth To Flame» se salva por los estribillos.

¿Teníais miedo de la época «Load/Reload«? Pues «Dream No More» es vuestra peor pesadilla … y lo curioso es que el tema, en principio, resulta interesante….pero pierde muchos puntos porque:

a) Lars se empeña en tocar más fuerte (o hacer más ruído) para darle intensidad al tema en el estribillo y provocando un anticlimax sónico.

b) Lars le ha dicho al técnico de mezclas que le suba volumen a su instrumento en ciertas partes del tema, provocando un anticlimax sónico.

c) Lars, cuando el técnico de mezclas fue a tomar café, se acercó a hurtadillas a la mesa y tocó unos botoncitos aquí y allí para que su batería sonase más fuerte en ciertas partes del tema, provocando un anticlimax sónico.

«Halo On Fire» cierra el primer cd invitando a salir de la sala a todos/as los que esperasen un disco rápido y agresivo, y al mismo tiempo, es la típica canción de METALLICA que os va a encantar en particular a quienes habéis seguido disfrutando con lo que ha sacado la banda durante los últimos 20 años; lo sé porque tengo amigos/as como vosotros/as y llevo años observándolos con cariño :) A mi con un par de escuchas, me ha terminado gustando bastante. Definitivamente, este tema tiene algo…y este nuevo disco de METALLICa también.

Los temas del segundo cd inclinan definitivamente la balanza hacia esa vertiente más rocker y noventera con la que METALLICA amenazan en algunos cortes del primer cd, y además, casi todos guardan ciertas similitudes entre sí. Por eso, voy a dejar que los descubráis por vosotros mismos, ya que estoy convencido de que uno de los principales alicientes de este album es el factor sorpresa que supone ver como METALLICA han decidido desenvolverse y jugar sus cartas de cara a la galería, después de ocho años de silencio discográfico, y a sabiendas de que les puede caer la del pulpo. Solo diré que son temas densos, melódicos y machacones, algunos buenos, y otros cojonudos, pero por lo general, cuando dejas que el disco suene sin juzgar rigurosamente cada paso que da el grupo, te das cuenta de que estas antes un album de rock duro mucho más disfrutable de lo que puede parecer en un principio.

El punto más negativo de «Hardwired… To Self Destruct» no es ni el estilo de las canciones, ni su ejecución (bueno, los solos aburridos de Kirk Hammett sí, y las subidas de tono de Lars también); lo más reprochable en este trabajo es la necesidad (obsesiva) de alargar los temas, muchas veces, de manera innecesaria. En pocas canciones escucharéis a James cantar antes del minuto uno, y a excepcíon del primer tema, todos oscilan entre séis y siete minutos de duración. Pero incluso este aspecto termina palíandose con unas pocas escuchas, y al final, el oído se hace al disco.

Puedo imaginarme las reacciones de los fans de los primeros discos de METALLICA que han llegado a este «Hardwired…to Self Destruct» esperando encontrarse algo de «Master Of Puppets» o de «Kill ‘Em All«. No quiero ofender a nadie; de hecho, soy uno de los vuestros. Pero esta banda ha demostrado que ni puede – ni sabe – recuperar lo que perdió a finales de los 80. Quién no lo haya visto ya, está ciego. Así que no me tiembla el pulso a la hora de escribir que, hoy en día, suenan mejor, más coherentes y más naturales tocando este rock duro (en ocasiones stoner) que predomina en «Hardwired… To Self Destruct«, que intentando ser lo que nosotros queríamos que fueran, como han intentado en el pasado, fracasando en el intento.

Si queréis Thrash Metal, ahí tenéis el nuevo de TESTAMENT, que es muy bueno, por citar un lanzamiento reciente. Aquí no hay nada que rascar en ese aspecto, y los que os sentísteis decepcionados con «Load» o incluso con el negro, estáis en todo vuestro derecho de seguir criticando a la banda y dándole la espalda. Sin embargo, como ya he dicho, si habéis conseguido disfrutar de METALLICA durante los últimos 25 años, posiblemente, este disco sea bastante parecido a lo que estabais esperando. LLevo dos días escuchando a conciencia «Harwired… To Self Destruct» para que esta review fuera lo más objetiva posible. Si habéis conseguido leer hasta aquí, veréis que no he querido escatimar en palabras. El disco empezó pareciéndome algo pesado, pero ahora, mientras concluyo esta crítica, me doy cuenta de que mi opinión ha cambiado, y de que me lo he pasado en grande sumergiéndome en su dinámica. Me ha gustado, y con todos sus «peros», creo que no es muy arriesgado decir que METALLICA están más vivos que en muchos años, y que por supuesto, mañana sale a la venta el mejor disco que han grabado desde el negro. Por cierto, la portada es una mierda.

TRACKLIST:

CD1:
01.- Hardwired
02.- Atlas, Rise!
03.- Now That We Are Dead
04.- Moth Into Flame
05.- Dream No More
06.- Halo On Fire
CD2:
01.- Confusion
02.- Manunkind
03.- Here Comes Revenge
04.- Am I Savage?
05.- Murder One
06.- Spit Out The Bone

METALLICA son:

James Hetfield – Voz y Guitarra
Kirk Hammet – Guitarra
Robert Trujillo –  Bajo
Lars Ulrich – Batería

Puntuación: 7’5/10
Discográfica: Universal Music
Autor: Vicente Albadalejo

<< volver a discos