NATRIBU – CAMINO

Crítica

Aunque en un principio este «Camino» fuera editado por NATRIBU en agosto del 2011, la marcha de su cantante y fichaje de Chapi, dio a la banda una nueva opción sobre como enfocar su nueva trayectoria, lo cual hizo que a mediados de este 2012 hayan optado por regrabar los temas con voz femenina y después de mucho tiempo, como un cuarteto.

El plástico alberga once temas de diversa índole con una duración total de 40 minutos, en la que ofrecen un sin fin de recursos que en un primer momento la podrían haber hecho una obra de mucha calidad, aunque han dejado muchos detalles por atar en esa fusión de metal y rock duro que practican, con una actitud bastante macarra y bastante actitud en su frontman (supongo que el directo dará de si la misma idea).

Unos cantos gregorianos acompañados por dos campanas, comienzan «No Preguntes» con unas guitarras que dan muestra de querer entrar en la canción, para empezar con una propuesta bastante alternativa que incluso aparece alejándose de lo que inicialmente esperamos de la banda, con una lírica vinculada a la religión con una gran crítica a la misma, una batería sencilla que en algunos momentos suena sin el peso que debiera, siendo la guitarra la mayor baza de esta canción, sin desmerecer el trabajo de la voz y unos coros bastante decentes.

Siguen con «Fly», una canción que se me ha quedado algo descolgada en el trabajo, si bien es una apuesta bastante divertida con simpáticos toques instrumentales y unos apoyos en coros colosales, la fuerza de la vocalista logra levantar una canción bastante light, pasando a «Miénteme», con una gran voluntad desde los primeros riffs, agilizando la melodía y aportando una mayor relevancia en las líneas de bajo, puede que los riffs puedan sonar bastante típicos pero es un corte muy interesante.

«Oveja Negra» continua la crítica social con un pregrabado inicial de lo que presupongo es una misa, es un tema muy dinámico que no debería faltar en sus conciertos, en el que de nuevo vuelve a ser la vocalista la que brille con luz propia dejando en un segundo plano a sus compañeros con algún efecto como unos ecos en la parte final, después unas pisadas en un recinto cerrado comienzan «Sombra», con mucho guitarreo en los primeros segundos y una gran sinceridad lírica, supongo que hay que mencionar la especial relevancia del bajo en esta canción y una segunda voz que introduce coros y ayuda a aumentar la intensidad de la composición.

Llegamos al medio disco y nos encontramos un medio tiempo bautizado como «Sin Miedo», dejando ver que Chapi no atiende únicamente a melodías más duras y proponiendo un bonito diálogo con una segunda voz, aunque lo más importante sea remarcar el desarrollo ascendente de la composición que se quiebra con algunos elementos tal y como ocurre en el centro de la pieza, luego «Oscura Tentación» ofrece una visión menos amable, pero muy bien pensada con unos primeros ritmos que ambientan perfectamente la idea y se rompen con una guitarra que supondrá uno de los puntos más fuertes del trabajo, también meten unos coros en off y una intensidad que no decae hasta los últimos segundos del tema.

El llanto de un bebé, comienza una curiosa «Canción De Cuna» con toques progresivos en lo que termina siendo el corte de mayor duración del trabajo con cinco minutos y medio, que se dividen en varias partes dentro de si misma, han buscado elementos más rápidos para presentar una primera parte, y un cuerpo central más lento y con mucho más feeling, que va a parar a una parte que les ha quedado algo desmejorada por la segunda voz que meten, que no termina de sonar bien, aunque la canción siga con su ritmo progresando en intensidad hasta los últimos compases; es salvo pequeños detalles, el tema que les puede aportar mejores resultados.

Con una introducción que refleja fielmente el título del corte «Ventana Al Mundo», es uno de los temas más macarras del plástico con riffs bastante duros y una segunda voz que contrasta perfectamente con la voz principal, es una canción rápida y cañera, en el que dejamos de lado la idea instrumental y nos sumergimos en el diálogo entre las dos voces, para ir terminando llega «Solo Un Error», con una intro que parece desarrollarse en torno a una pelea que desata la euforia del personal, y tras lo que un agudo de la vocalista inicia la parte que nos interesa con mucho impacto y una fuerza que la hace también merecedora de todo directo que puedan ofrecer, además han gustado incorporar unos riffs de guitarra que acompañan idealmente en algunos instantes del corte a la parte principal.

La última canción es un acústico de «Canción De Cuna» protagonizado por guitarra acústica y piano, proponiendo otro prisma para esa dualidad vocal que presentan, alternando las voces o luciéndolas por separado en lo que vuelve a presentarse como un último medio tiempo en forma de outro, con una parte final que definitivamente no le hace justicia.

Pues bien, como he dicho al principio, Camino es un  bueno disco con algunas ideas muy interesantes y muchos elementos que apoyan esta idea, aunque haya partes que se hayan quedado un tanto por pulir, aun hay muchos años por delante para que esta «joven» formación (ojo que estoy hablando de la nueva etapa como cuarteto con voz femenina, no de la banda en si), pueda ofrecernos un plástico de mucha más calidad.

NATRIBU son:

Chapi Solla: Voz
Jorge Brito: Guitarra
Juan Manuel Avila: Bajo
Alejandro González: Batería

TRACKLIST:

01 – No Preguntes
02 – Fly
03 – Miénteme
04 – Oveja Negra
05 – Sombra
06 –  Sin Miedo
07 –  Oscura Tentación
08 – Canción De Cuna
09 – Ventana Al Mundo
10 – Solo Un Error
11 – Canción De Cuna (Acústico)

Puntuación: 6.4
Discográfica: CD Music
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos