OUTWORLD – OUTWORLD

Crítica

Y ahora vamos con el disco revelación del año. Un disco que tiene dos nombres propios. Dos músicos excepcionales, uno juguetea con el micrófono que da gusto y puede jactarse de ser capaz de suplir a Jorn Lande sin dejar nada que desear (vease Section X, de Beyond Twilight), su nombre: Kelly Sundown Carpenter. El otro, un guitarrista al más puro estilo “guitar-hero” del que puede decirse sin temor a equivocarse que esta a la altura de gente como John Petrucci o Michael Romeo; se llama Rusty Cooley y en este debut de su grupo Outworld (titulado homónimamente) deja claras muchas cosas.

El disco puede dividirse en tres partes: la primera comprende los temas “Hell Raise”, “Riders” y “Warcry”; la segunda cuenta con “Outworld”, “The Never” y “City Of Death”; la tercera y última se compone de “Prelude To Mandes”, “The Grey Tide”, “I.Thanatos” y el bonus “Polar”.

En la primera parte tenemos un trio de temas potentes y muy bien estructurados con influencias bastante claras de Symphony X y Ayreon. El estilo progresivo predomina en este disco pero no faltan los elementos “powermetaleros” ni algun toquecito más clásico en las “roturas” de voz de Kelly, a lo Jorn Lande, lo que le da un sabor añejo a los temas. La combinación es excelente y queda perfectamente reflejada en el mejor tema de este primer tridente, y uno de los mejores del disco: “War Cry”.

El tema arranca con una demostración de potencia de Kelly y una labor encomiable de la batería. El falsete rasgado que usa Kelly recuerda un poco a un rejuvenecido Halford en “Resurrection”. Los cambios de ritmo, las melodías y la coherencia y complejidad de la composición, sin perderse en caminos ciegos ni meterse en camisas de once varas, hacen de “Warcry” un tema sublime. Si a eso le añadimos una potente sección rítmica y unas guitarras vertiginosas, tenemos un TEMAZO en mayúsculas.

Aún no hemos terminado de digerir el trallazo de “Warcry” cuando empieza la segunda triada. Y no lo hace precisamente de una manera sencilla y relajada; sino que arranca ni más ni menos que con “Outworld”, una canción de un calibre notable, cargada de misterio. Es posiblemente la mejor canción de esta segunda triada y presenta un estilo bastante distinto a las tres anteriores, más alejada de Symphony X, con influencias más notables de Ayreon y Dream Theater que de Romeo y compañía. Aquí Kelly deja claro que está a la altura de los mejores. Distintos registros y versatilidad en la entonación le hacen un vocalista capaz de sorprender y mantener al oyente atento a sus líneas. Cierto aire misterioso y “espacial” envuelve esta triada de temas, en el que cada canción tiene un toque diferente, personal e intransferible. Y Rusty, a lo suyo, dejando boquiabierto a más de uno con total seguridad. En lo personal mi preferido de esta triada es “City Of the Dead” que me parece sencillamente magistral.

Y por ultimo arrancamos el cuarteto final con el corto, pero fantástico tema “Prelude To Mandes”, una introducción instrumental de 1:30 con unos teclados y unas guitarras sobresalientes. Un delicia, valla. “The Grey Tide” es el tema más largo del disco y resume en sus nueve minutos la esencia del disco, tocando cada vertiente que esta formación es capaz de abarcar. Sin lugar a dudas es un tema sobresaliente y una vea más Kelly brilla con luz propia. De “I.Thanatos” solo puedo decir que me encanta y que me parece un tema que demuestra una madurez y una capacidad sorprendente en un disco debut. Y para cerrar el bonus “Polar”, que sera una joyita disfrutada unicamente por los japoneses y por aquellos afortunados que consiguieran una edición especial de este disco (descargas de cuadrúpedos aparte, claro).

Es una lástima que Kelly dejara el grupo tras la salida del disco para dedicarse a otros proyectos, pero confío en que la solidez de la banda no se pierda y en que el nuevo vocalista, Zema, esté a la altura. Hay que destacar el gran estado de forma del metal progresivo a nivel mundial, con tres bandas emergentes de tres paises distintos demostrando que el mundo no se acaba en Dream Theater y Symphony X. Y además las tres han sacado disco este años: Adagio con el genial “Dominate”, Beyond Twilight con su “For The Love Of The Art And The Making” y Outworld con este discazo homónimo. Vamos, que futuro hay mucho y bueno.

Outworld:

Carlos Zema – voz
Rusty Cooley – guitarra
Bobby Williamson – teclados
Shawn Kasack – bajo
Matt Mckenna – batería

01. Raise Hell
02. Riders
03. War Cry
04. Outworld
05. City Of The Dead
06. The Never
07. Prelude To Madness
08. The Grey Tide
09. I Thanatos

Puntuación: 9.5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos