PALACE – DREAMEVILIZER

Crítica

Por suerte a día de hoy, aun contamos con muchas bandas que apuestan por el heavy metal puro y duro, en su vertiente más clásica, sin excesivas florituras y sí mucha seguridad en su apuesta, este es el caso de los teutones PALACE, que presentan su sexto álbum de estudio vía Firefields Records, con una frescura remarcable y una continuidad en su sonido bastante grata.

Se trata de una obra compuesta por diez cortes bastante dinámicos con una duración aproximada a los tres cuartos de hora, de puro heavy metal que en muchos casos pretende colgarse la medalla de power, aunque en mi opinión sea bastante clásico.

Desde los primeros compases, dejan planteada la idea clara a través de “Between Heaven And Hell” donde ya comienzan marcando bastante la rítmica, usando afiladas guitarras y prestando especial atención a la acentuación del estribillo, para continuar con “Sons Of War” que aparece como un auténtico martillo neumático desde su inicio, dejando que el señor Piller atrone nuestros pabellones auditivos con una energía vocal soberbia, acompañándose a su vez de una potente batería para crear un tema que me ha recordado bastante en algunos fragmentos a sus compatriotas Primal Fear.

El tema que da nombre a la obra; “Dreamevilizer” sigue el orden del anterior aunque llama especialmente atención la adaptación melódica de la lírica y la guitarra solista, es un tema abierto a muchas interpretaciones y de mucha calidad aunque quizás se haga algo redundante, proponen varios juegos puntuales muy acertados.

Como no todo iba a ser empezar a dar caña y arre, en “Dark Prophecies” optan por la opción ambiental, cosa que el propio tema pide a gritos en toda su duración, para dotarse de ese sentimiento de profundidad o solemnidad, según como guste mirarse, han sabido poner un especial énfasis en los arreglos para dar el corte más largo de la nueva obra.

De forma bastante acertada, continúan el álbum con “Angelblood” que intenta enlazar el sentido de la canción anterior con el resto de caña del disco, haciendo una canción de esas que hacen que te pongas en pie de guerra para gritar el estribillo, aunque también hayan metido alguna parte más lenta y melódica con un resultado muy efectivo, para mi esta ha sido una de las mejores canciones del disco.

“Civilization of Rock” es uno de esos cortes que no necesitan una mayor explicación, es un tema muy expresivo marcado por la potente batería que trabaja de una manera distinta con respecto al resto de los temas, muy elegante y creando un efecto digno de escuchar. Pasando rápidamente a “Killing Drones” donde la batería sigue llevando el roll principal del corte, amén de la guitarra solista que alisan un camino a una tesitura vocal algo más desgarbada del resto de la obra, dando un resultado bastante elegante.

El trabajo va tocando a su fin, presentándonos “Planet of Slaves” de nuevo con esa idea de ritmos más pesados con guitarras redundantes y en mucho caso aisladas, grandes coros simulando el cántico de esas almas prisioneras, y mucha intención en la interpretación de la guitarra principal, amén de una guitarra perfectamente ambientada para llegar al solo, serían los detalles principales de este tema, para dejar paso a “Lightfighter” que devuelve la idea de dinamismo imparable al trabajo recordándome por ejemplo a los americanos Axehammer, enfatizando las frases con una voz de mucha potencia, es un tema rollo épico de una lectura completamente acertada.

La despedida llega a través de la curiosa “Destroyer of My World”, haciendo gala de un título muy bien elegido en cuanto a lo que destruición se refiere, me ha gustado bastante por esa forma de cambiar el ritmo tan elegante a lo Gamma Ray casualmente también alemanes.

En definitiva, un disco más en la ya larga carrera de PALACE, y bajo mi punto de vista otro punto positivo que se han colgado al cuello, habiendo parido un disco elegante, cargado de heavy metal que no aburre y tampoco exagera en ningún momento, presentando alguna que otra cosilla interesante como he comentado más arriba, pero sin abandonar la idea principal en ningún momento.

PALACE son:
Harald HP Piller: Voz y guitarra
Jason Matia: Guitarra
Jeff Freudenberg: Bajo
Harry Reiter: Batería

Puntuación: 8

Discográfica: Firefield Records

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos