PI XPRNC – ALGENIA

Crítica

Desde Venezuela nos llega el primer LP de PI XPRNC (Pi Experience), bajo el título “Algenia” y después de una primera Demo y un EP/Demo de presentación para este disco. Sin duda es uno de los grupos más particulares e interesantes que he tenido el placer de descubrir recientemente, no solo por su especial mezcla musical y su particular espíritu creativo sino también por otros factores más triviales como su procedencia geográfica y el que su líder y principal compositora sea una mujer. Y es que no son muchas las ocasiones en las que nos topamos con una banda de metal progresivo tan seria como esta entre el material que nos llega de más allá del charco y menos aún con una mujer al frente.

Es cierto que la historia del rock y el metal progresivo nos ha dejado en el camino algunas formaciones muy interesantes en las que la figura de una mujer se alzaba como el elemento más importante de la banda (quizás uno de los mejores ejemplos sea el grupo Renaissance, con Annie Haslam al frente, o los recientes Pure Reason Revolution, que siempre incorporan ciertas tendencias progresivas en su sonido y también, Oxygene8, grupo del que, por cierto, PI XPRNC reciben una nada desdeñable influencia).

Siendo como soy un gran fan del progresivo, algo que todos vosotros sabéis ya perfectamente, no podía dejar de llamarme la atención una formación como esta, en la que la presencia de elementos claramente influenciados por Tool y King Crimson se dan cita junto a la inevitable influencia de Oxygene8 y Renaissance, especialmente en la estructuración melódica de las canciones y reforzada por la versátil y gratificante voz de Karen González, artífice de este grupo. Además de las labores vocales, Karen se hace cargo de las guitarras y los teclados y es la principal compositora de este combinado.

Contundencia, garra y elegancia son los tres factores principales en la personalidad musical de esta banda, tal y cómo vemos reflejado desde los primeros minutos del disco en cortes como la inicial “Chaos One/Genesis” o “Drowning”, tema que ya conocíamos gracias a la demo de presentación (junto a “Rain” y “Arise”). El buen uso de los arreglos y un talento natural para trabajar las estructuras escondiendo pequeños detalles y sorpresas a lo largo de los temas permite al grupo construir atmósferas sólidas y llevar al oyente a su terreno, transportándolo a un mundo de creación propia, dónde las luces y las sombras, la rabia, la melancolía, el dolor y la alegría participan en un delirante juego de escondite, apareciendo y desapareciendo más allá de nuestro control.

Precisamente es “Arise” el siguiente tema que nos encontramos (con la excepción del interludio “Conexión One) y en el podemos disfrutar de unas tendencias melódicas más alternativas que fomentan la versatilidad vocal de Karen (por momentos este tipo de cadencia melódica y la interpretación de Karen me traen a la memoria a los eclécticos Skunk Anansie). Pronto aparece un interesante riff de clara influencia “tool-iana” y unos arreglos y percusión habituales en King Crimson, presentando de esta forma sus dos influencias más determinantes.

Esta mezcla de influencias resulta especialmente llamativa porque pone de manifiesto algo muy importante: el grupo no tiene miedo de integrar en su sonido elementos clásicos por antonomasia junto a tendencias mucho más actuales y transgresoras. A medida que avanzamos en el tracklist (personalmente con un interés creciente por los distintos “Chaos”, siendo “Chaos Two/Fall Away” el más intrigante desde mi punto de vista; y siendo testigo de temas como la ya mencionada “Rain”, la interesante “Lights Turn On” o la curiosa “Serenity”) nos damos cuenta de que el grupo no limita su círculo de influencias a los artistas ya mencionados y poco a poco nos presenta detalles propios de bandas como Porcupine Tree.

O, mejor dicho, detalles propios de Steven Wilson, ya que posiblemente sea su trabajo fuera de Porcupine Tree lo que más haya influido en este grupo, pequeños retazos de Pelican o incluso el gusto por los juegos de luces y sombras de Opeth, cuando los suecos dejan aflorar su lado más acústico y calmado. Estas tendencias (junto a la ya mencionada y sempiterna presencia de Tool) se ven especialmente reflejadas en el tema que da título a este lanzamiento: “Algenia”, un coloso de más de veinte minutos en el que la formación venezolana pone toda la carne en el asador para plasmar su capacidad creativa e interpretativa a todos los niveles.

No obstante es en la recta final del disco cuando, desde mi punto de vista, nos topamos con lo más interesante del mismo. Tras cerrar la “saga Chaos” con “Chaos Four” comienza a sonar “Becoming”, un tema pausado, a medio camino entre el medio tiempo y la balada, elegante y misterioso, completamente envuelto por una magia que parece emanar directamente de la voz de Karen, que cuaja en este tema la mejor interpretación del disco sin lugar a dudas.

El broche final lo pone “Shape”, un corte bastante progresivo en la línea del disco, que mantiene los estándares de calidad hasta el final. Creo sinceramente que nos encontramos ante una formación con un futuro brillante en su terreno y que merece ser seguida muy de cerca, ya que solo necesitan algo de tiempo para terminar de formarse una identidad propia que ya comienzan a dibujar en este disco y regalarnos piezas únicas y a todas luces interesantísimas. Altamente recomendable.

Puntuación: 9,5

Discográfica: Musea Records

Autor: David Rodreigo (coon)