PROYECTO ÉSKHATA – EL DESPERTAR DE QUEZTGULL

Crítica

PROYECTO ÉSKHATA es un proyecto nacido de la mente del músico y compositor Samuel Barranco, que en este año presentó su segundo álbum, “El despertar de Queztgull”, un disco conceptual basado en una historia de ciencia ficción de Abel de Tena que se puede leer en un blog de internet o comprar en Amazon. Se trata de una obra en cuatro partes que nos habla de un planeta orgánico, desde su surgimiento hasta su desaparición.
Musicalmente, sería muy fácil decir que es un disco en el que se mezclan el Rap y el Metal progresivo, pero hay mucho más, ya que con este álbum Samuel ha querido crear sin dejar que los estilos le marcaran límites de ningún tipo, así que se sirve de muy diferentes sonidos, incluso del flamenco en uno de los temas más sorprendentes del álbum. Pero además, tampoco ha querido que el idioma sea un límite, y así han colaborado hasta nueve vocalistas de países tan dispares como España, Estados Unidos, Malasia, Suiza, Bélgica e incluso Senegal, cantando en sus propias lenguas, que interpretan diferentes papeles dentro de la historia.
El primer acto, “Cosmogénesis”, que nos habla del surgimiento del planeta, empieza con “Origen/gestación”, un tema en el que la música electrónica se funde con otras influencias, en un tema que nos va introduciendo en el disco a través de la creación de una atmósfera evocadora que nos sugiere la aparición del planeta. La voz nos cuenta, mediante una letra muy sencilla y repetitiva, ese origen.
Con unas guitarras de sonido claramente metalero empieza “Evolución estelar”. En este tema el ritmo es potente y machacón, y gustará a los amantes del Metal, aunque las voces son totalmente de Rap, lo que crea un contraste muy conseguido y sorprendente.
Llegamos al segundo acto “Evolución biológica”, en el que se nos narra la aparición de la vida en el planeta, precisamente con “Biogénesis”, el breve tema instrumental que nos sugiere los primeros momentos de la aparición de la vida, y que empieza con suavidad, con sonidos repetitivos que nos pueden recordar a latidos. Seguimos con “La era metálica”, un tema que también empieza con suavidad, con unas voces femeninas que nos van guiando a través de una canción en la que los cambios de ritmo son casi tan expresivos como la voz. La entrada de voces rapeando crea un contraste muy complejo, que hace que sea una canción que se queda en la cabeza desde el primer momento, sobre todo por esa combinación de lenguas diferentes que se escuchan.
Este segundo acto termina con el tema que da título al disco, una canción que empieza con el sonido del viento, y que después se desarrolla como uno de los temas más interesantes del álbum, por la aportación de Taga, rapero senegalés que canta en su idioma. Llama poderosamente la atención la musicalidad y la expresividad de ese idioma, que, aunque no lo entendemos, nos resulta muy agradable de escuchar. La voz en castellano contrasta con la voz de Taga, en una dualidad muy llamativa.
El tercer acto, “Conciencia estelar”, empieza con “The war of Knowledge”, una canción que, al principio puede recordar vagamente a algunos temas de Mike Oldfield, pero que después se desarrolla de forma muy distinta, con voces en castellano rapeando y voces en inglés que se mueven por sonidos mucho más melódicos, formando un tema completo, variado y muy complejo, en el que, además, voces e instrumentos se complementan entre sí.
Con tranquilidad empieza “La era mecánica”, una canción extraña, que se desarrolla dentro de los parámetros de la música electrónica, con las voces rapeando sobre sonidos electrónicos, aunque con cambios de ritmo sorprendentes en los que se introducen voces femeninas muy melódicas.
Este acto termina con “La agonía del dios errante”, un tema que empieza con tranquilidad, pero que luego se desarrolla como un medio tiempo, pero con la voz rapeando sobre esas bases metaleras.
El cuarto acto, “Caos” arranca con “Deicidio”, un largo tema que se ha dividido en tres partes (“La llegada”, “La verdad” y “Via crucis”) y en el que se introduce la influencia flamenca, de forma que se trata de un tema sorprendente, que desde el principio se queda en la cabeza, especialmente por el contraste que supone esa introducción del flamenco en unas voces con el Rap en otras y con las bases rítmicas netamente metaleras.
Cosmocidio” empieza con mucha potencia, con los instrumentos dando caña mientras por encima escuchamos la voz que rapea con muchas ganas. La melodía que se desarrolla en la voz es muy pegadiza y se queda en la cabeza casi sin querer. Los cambios de ritmo tienen una enorme carga de expresividad que completa el tema.
El disco termina con otro tema largo, “Éskhata”, único tema del Epílogo (que se titula “Más allá del infinito”), y que también se ha dividido en partes, dos en este caso (“Erebus” y “Hespérides”). Empieza con suavidad, para después desarrollarse como un medio tiempo, con los instrumentos “tradicionales” combinándose con sonidos casi siderales, sobre los que la voz, de nuevo, rapea contándonos el final de esta historia, con la destrucción de este planeta, en claro contraste con una voz femenina que, de forma mucho más reposada, nos cuenta su parte en su propia lengua.
Releyendo esta review me doy cuenta de que repito muchas veces la palabra “contraste”, pero es que esa es la palabra que mejor define este álbum, porque es un continuo contraste entre sonidos, idiomas e influencias, y ese contraste es precisamente la esencia de “El despertar de Queztgull”.
Así, con todo este material tan dispar, Samuel ha creado una obra complejísima, cargada de simbolismo y de paralelismos con nuestro mundo, que hay que escuchar prestando mucha atención a los detalles y, sobre todo con la mente muy abierta.
Ésa es la única manera de disfrutarlo.

PROYECTO ÉSKHATA son:

Samuel Barranco: Voz, guitarra, bajo.
Rubén Gutiérrez: Guitarra.
Víctor Cara: Batería.

Track list:

Acto 1: Cosmogénesis:
1- Origen / Gestación.
2- Evolución estelar.
Acto 2: Evolución biológica:
3- Biogénesis.
4- La Era Metálica.
5- El Despertar de Queztgull.
Acto 3: Conciencia estelar:
6- The War of Knowledge.
7- La Era Mecánica.
8- La agonía del Dios errante.
Acto 4: Caos:
9- Deicidio.
Parte I: La Llegada.
Parte II: La Verdad.
Parte III: Via Crucis.
10- Cosmocidio.
Epílogo: Más allá del infinito:
11- Éskhata.
Parte I: Erebus.
Parte II: Hespérides.

Discográfica: Autoproducido.
Puntuación: 9/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos