QUEENSRYCHE – DEDICATED TO CHAOS

Crítica

Treinta años son muchos años. Los que cumple Queensryche, y que mejor forma de celebrarlos que presentando un nuevo lanzamiento. Tras el polémico “American Soldier”, tras el cual muchos de los fans más antiguos renegaron del grupo al no encontrar en él ni rastro de lo que pudimos escuchar en antiguas joyas como “Rage for Order” o “Queen Of The Reich” y que dejó muy claro que Queensryche ya no eran aquel grupo de jóvenes metaleros que fueron en los ochenta, sino que se habían convertido en una banda madura, con intereses musicales amplios y variados y con un objetivo diferente en cada disco, la banda liderada por Geoff Tate nos presenta ahora “Dedicated To Chaos”, un disco que no podría haber llevado un título más acertado.

A decir verdad, después de cuatro o cinco escuchas aún no era capaz de decir si este disco era bueno, malo o regular. Ni siquiera estaba seguro de si era Heavy Metal, Metal Progresivo, Metal Alternativo, Pop-Rock o algún nuevo estilo que no conocía. Y es que, puede gustar más o menos, pero el nuevo trabajo de Queensryche es, sin duda, el más ecléptico de su carrera. En “Dedicated To Chaos” cada canción parece nacer en un estilo diferente, con un planteamiento diferente y unas intenciones radicalmente distintas. Esto será para muchos una importante tara y para otros una gran virtud. Cuando un grupo se arriesga a preparar un album tan poco centrado en los estilos, puede suceder que todo salga bien y nos encontremos con un lanzamiento increíblemente variado, divertido y plagado de aventuras musicales, o puede que fallen algunas piezas y el disco suene algo inconexo o perdido en sus propias vueltas.

Esto último se acerca más a lo que nos encontramos en el nuevo LP de los americanos. Se trata de un lanzamiento con bastantes altibajos en el que podemos encontrarnos con temas verdaderamente interesantes y divertidos (“Get Started”, “Broken” o “Luvnu” servirían como ejemplos) y otros algo dispersos y fuera de lugar como “Get Started”, “Wot We Do”o “Higher”.

La buena noticia es que, al ser un disco que toca tantos estilos, posiblemente los temas flojos y fuertes del mismo serán diferentes para cada oyente. Esto, sin duda, es una gran virtud, ya que parte de su trabajo llegará casi a cualquier sector del público metalero, pero también es un gran problema, porque dos, tres o cinco canciones no justifican la compra de un trabajo que consta en total de dieciséis cortes.

Entre los cortes que (posiblemente) mejor aceptación tengan entre la mayoría del público posiblemente se encuentre la ya mencionada “Broken”, la interesante “At The Edge” (sin lugar a dudas lo mejor de este nuevo trabajo), “Retail Therapy”, “I Believe” y “The Lie”. Y creo que entre los sectores más afines al metal progresivo el cierre “Big Noize” puede resultar un tema interesante, aunque resulta bastante densa y algo incoherente y no pude contarse ni mucho menos entre los mejores aciertos de este plástico.

“Dedicated To Chaos” no es el mejor disco de Queensryche y posiblemente el planteamiento que nos encontramos en su interior no hace justicia a la trayectoria de una banda como esta, menos aún como celebración de su 30 aniversario. Se trata de un disco que solo recomendaría a los fans más acérrimos del grupo y del que me gustaría destacar solo los aciertos más evidentes, que nos en general muestran una interesante evolución de lo visto en “Amerian Soldier”; un disco que a título personal me pareció fantástico. Del resto, habrá quien encuentre cosas interesantes y quien sencillamente no conecte con el sonido de esos temas. Para todos aquellos que tengan en mente hacerse con este trabajo, solo me queda recomendarles que inviertan en la edición especial del mismo, ya que temas bonus como “Broken”, “Luvnu”, “Hard Times” o “I Believe” se cuentan entre lo mejor del disco.

Puntuación: 6

Discográfica: Roadrunner Records

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos