REAPTER – M. I. N. D.

Crítica

REAPTER llegan desde Roma, y nos traen un Heavy / Thrash Metal muy influenciado por los sonidos de finales de los años ochenta y principios de los noventa, aunque también a otros estilos, como el Metal Progresivo, como se ve sobre todo en el tratamiento de los sonidos de batería y bajo. La banda se formó en 2005, y desde entonces se han dedicado a tocar en directo y a componer. Hasta el momento han editado dos EP’s y un álbum, “M. I. N. D.”, que pasamos a comentar.
Como el grupo explica en su Facebook, el disco se empezó a grabar en 2009, y, aunque pretendían editarlo en 2010, hemos tenido que esperar hasta este año para que el disco se distribuyera de manera global. Y la espera ha valido la pena, porque nos encontramos con diez temas muy logrados que nos muestran a unos músicos con muchas ganas y muy buenas ideas, que pueden tener mucho que decir en los próximos tiempos.
M. I. N. D.” es un disco que muestra una gran influencia de METALLICA, y en el que el grupo ha echado el resto, buscando demostrar que saben muy bien qué es lo que tienen entre manos, aprovechando todas las posibilidades que les brindan sus instrumentos, y también aprovechando que la producción del disco, bastante conseguida, permite que se aprecien los matices que se introducen en cada una de las canciones del álbum.
El disco arranca con “Zarathustra”, una canción muy contundente, que empieza con una guitarra muy agresiva y que se desarrolla con un ritmo sencillo pero que nos obliga a hacer headbanging casi sin querer. La voz de Claudio se adapta a la perfección a la música, y los cambios de ritmo que se introducen dan mucha viveza a la interpretación, resultando sorprendentes a veces. Las melodías de las guitarras además completan mucho el tema.
También con potencia empieza “Self destruction”, un tema que, desde el principio, tiene un sonido que recuerda a METALLICA. Es un tema en el que también encontramos unos cambios de ritmo muy bien introducidos que remarcan determinadas partes de la canción. Es un tema de mucha agresividad, pero en el que destaca sobre todo un solo de guitarra muy conseguido.
Tres golpes a los platillos y empieza “Carnage”, una canción de ritmo denso y machacón, con unos coros que pueden funcionar muy bien en directo. Es un tema que, desde el principio, se queda en la cabeza, por su ritmo y, sobre todo, por sus voces. Se introducen también unas melodías de la guitarra que quedan muy bien y que hacen que el tema quede mucho más “redondo”.
Con suavidad empieza “Speak my name”, pero muy pronto el tema se acelera y se transforma en una canción rápida y potente, en la que la voz y la guitarra compiten entre sí para llamar nuestra atención, mientras el resto de los instrumentos desarrollan un ritmo complejo y muy reiterativo. Tanto las melodías como los solos de las guitarras resultan muy llamativos, por lo bien concebidos que están, y todo ello se combina con la aportación de los demás instrumentos y de la voz, hasta dar como resultado uno de los mejores temas del disco.
Con un ritmo sencillo pero muy resultón empieza “Run for glory”, una canción de sonido clásico, que también rezuma influencia de METALLICA por los cuatro costados, y en la que las guitarras y la voz se complementan de forma magistral. De nuevo, REAPTER saben como introducir unos cambios de ritmo que sirven para dar contundencia y agresividad a una canción, y así este tema queda muy logrado.
Un riff de mucha complejidad sirve de arranque para “The evil inside”, una canción que después se desarrolla siguiendo un ritmo muy machacón sobre el que Claudio canta recordándonos mucho a James Heatfield. Se trata de un tema en el que se combinan la agresividad de la voz y las guitarras con un ritmo más fácil de escuchar, de forma que puede ser una canción que permita que REAPTER se abra a un público mucho más amplio de lo que puede parecer a simple vista.
Pain” es la canción lenta del disco. Durante un minuto solo escuchamos la voz y la guitarra, y después los demás instrumentos se suman a estos, pero sin hacer que la canción gane agresividad. Es un tema fácil de escuchar, que gustará a quienes buscan canciones de sonido comercial, pero que resultará insufrible para quien quiera caña a tope. No obstante, es una canción en la que REAPTER demuestran su sensibilidad, y también su versatilidad. El solo de la guitarra al final da un toque épico al tema y sirve para que, durante unos breves momentos, su intensidad aumente.
Esta canción se une a “Sorrow”, una canción que desde el principio ya deja claro que va a ser mucho más potente que su predecesora. Y es que, aunque a veces parece la continuación natural de la canción anterior, es un tema potente, con un ritmo muy fuerte y unas guitarras que suenan por debajo de la voz, completando el sonido de esta. De nuevo, los cambios de ritmo sirven para que el grupo demuestre que puede crear temas en los que se alternen distintos ritmos, y, en este caso, llama mucho la atención la inclusión de un ritmo muy reiterativo por debajo del solo.
Con mucha fuerza arranca “Giant”, con las guitarras sonando con mucha agresividad, y con un ritmo de la batería que nos remite enseguida a sonidos más propios del Metal progresivo. Es una canción muy potente, en la que Claudio canta con ganas por encima de un ritmo muy contundente. En este tema el grupo sabe como integrar diferentes influencias para crear un sonido propio y coherente.
El disco termina con “Sea storm”, una canción que empieza con tranquilidad, pero que pronto gana potencia y agresividad, para desarrollarse con unos punteos de la guitarra muy fáciles de reconocer, que hacen que este sea otro tema que se queda en la cabeza desde el primer momento. Sin embargo, cuando Claudio empieza a cantar, lo hace con mucha suavidad, aunque rápidamente empieza a hacerlo con más fuerza. No obstante, lo que más llama la atención de este tema es la música, porque la voz tiene protagonismo solo durante breves momentos, siendo casi todo el tema instrumental, y sirviendo para que los músicos demuestren su calidad.
Como vemos, “M. I. N. D.” es un disco muy conseguido, con el que REAPTER nos dejan claro que saben muy bien como combinar las partes más contundentes con otras más fáciles de escuchar. Los ritmos machacones, los riffs agresivos y las melodías fáciles de reconocer son la seña de identidad del sonido de este grupo, que sabe muy bien lo que tiene que hacer para crear buenas canciones.
Esperemos que sigan por este camino.

REAPTER son:

Claudio Arduini: Voz.
Max Pellicciotta: Guitarra solista.
Emanuele Ferrazza: Guitarra rítmica.
Jury Pergolini: Bajo.
Emiliano Niro: Bateria.

Track list:

1- Zarathustra.
2- Self destruction.
3- Carnage.
4- Speak my name.
5- Run for glory.
6- The evil inside.
7- Pain.
8- Sorrow.
9- Giant.
10- Sea storm.

Discográfica: Buil2Kill Records.
Puntuación: 7,5/10
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos