REMBRANDT42 – INVITACIóN AL VIAJE

Crítica

Rembrandt42 nació hace algo más de dos años, en Cataluña, hacia el 2007, y por aquel entonces se hacían llamar La Marca Roja (Ex-MAS). Debido a un pequeño problema legal con una empresa dedicada a la venta de productos poco convencionales y altamente “viciosos”, tuvieron que cambiar de nombre y se decidieron por Rembrandt42. Este nombre proviene de un lugar especial para ellos, una localización, su santuario. Rembrandt42 son: Luc, cantante, con un cajón de huevos; Jimmy, el que le hace coros y toca Stratos, Teles, Les Pauls y todo lo que tenga seis cuerdas; Manel, que aporrea el bajo y a veces chilla; Mordente, destroza feroz baterías de bubinga mientras armoniza; y David, el que derrapa sobre sus cien guitarras, o las acaricia suavemente, del tema depende.

Os presentan su primer disco, titulado “Invitación al viaje” y grabado en La Casa Murada, maravilloso estudio de Lax’N’Busto en Llorenç del Penedes. Producido por Michael Phillips, quien trabaja habitualmente en RadioStar Studios en California junto a la productora Sylvia Massy. Ha trabajado codo con codo con los productores de grupos como System Of A Down, Nickelback, y producido a grupos como los Lax’N’Busto, Henchmann o actualmente a The Clicks. El máster ha sido realizado en Toronto, Canada, por Joaö Carvalho en los estudios Joaö Carvalho Mastering. Formado por 11 cortes tan profundos como dos años de nuestras vidas, plasman 11 historias urdidas en sus cabezas en riffs, acordes, tempos y contratempos que dan forma a su primer álbum, compacto, vibrante, melodioso.

Con más de un centenar de conciertos a sus espaldas, han tocado en festivales como el Extremúsica o el Zorirock, en salas como El Sol, Ritmo y Compas, Joy Slava o Hebe en Madrid; Razzmatazz 3, Mephisto, Monasterio, Faktoria d’Arts en Barcelona y alrededores; y en fiestas mayores como las de Getafe o Alcorcón; compartiendo escenario con grupos como Saratoga, Los Suaves, Barón Rojo, Despistaos, Mago de Oz, Mojinos Escozios…

Con este nuevo proyecto pretenden volver a la carga y comerse los escenarios, sonar fuerte en todas las salas, en las radios, en vuestras casas; provocar incendios en los corazones de quienes les vean o les oigan, y demostrar que su rock es capaz de arrastrar a todo el mundo a través de un viaje inolvidable. Aman el rock y se enorgullecen enormemente ver que a vosotros también, por eso os invitan a este viaje que acaba de empezar y que esperan que tarde mucho tiempo en terminar! Sed bienvenidos y disfrutad.

Tras esta presentación tan personal, añadir algo con lo que poder presentarles, seria injusto. El grupo tiene un trabajo detrás que se nota en esa producción. Y es por ahí por donde quiero comenzar. Me ha destacado enormemente la calidad de la grabación: Un sonido excelente es el que acompaña a todo el disco debut de estos rockeros incansables. Es un disco muy trabajado, o al menos eso delata esa producción, esa manera de hacer un hard rock, que puede hacer volver a más de uno a aquellos 80 de Los Angeles, pero con un sonido sinceramente muy superior en calidad. Vienen a la mente ciertos grupos que apostaban por un rock de calidad, esas influencias que posiblemente tengan y que han canalizado en esta “Invitación al viaje”.

Aún así hay algún tema que me recuerda a Uzzhuaia sin querer. Y lo digo por que les tengo en mente desde hace unos meses, y su cercanía musical, con ese rock potente con el que abren el disco, con el tema que da título al disco, es muy similar. Eso si, cada uno tiene unos matices que se diferencian claramente. Grupos como Black Crowes, por ejemplo me vienen a la mente también en algunas partes del disco. El estilo de Rembrandt42 incluye hasta una acústica que podría ir perfectamente en las radios, como es “En la Ciudad”, donde los coros y el estribillos son altamente pegadizos, con una ausencia de distorsión total.

Además le sigue una canción intensa y muy sentimental y personal, como es “Huir”, la cual va de menos a más, de tranquilidad a sentimental, de acústico a rock puro y duro. “El Pozo del Deseo” es otra semibalada que también tiene esa gran fuerza que les hace candidatos a un público más amplio del que en un principio se podría pensar que está pensado el disco. Con ello quiero decir que es un disco muy abierto, pero sobre todo lleno de sentimiento y sinceridad. “Ardes viva” y “Capuchita y el Lobo” vuelven a ese rock potente y limpio que se ha escuchado en la primera parte del disco, para luego ir a una canción como “Atrapada”, donde su baza debe ser el tocarla en directo. Es una canción que desprende una fuerza endiablada, y que tiene un sonido que ya se puede decir tras escuchar prácticamente todo el disco, que se le asocia perfectamente a Rembrandt42.

El final del disco con “Sexo”, es una sorpresa. En él van hasta lo más íntimo del grupo, en una primera parte acústica, donde se desgarra sentimiento, para hacer otra, donde tras un excesivo minutaje en blanco, nos sorprenden con una versión de un gran clásico que ha pasado por su manera tan personal de entender el rock, y de entender esta canción. No la desvelo pues no aparece en los títulos de crédito, y es mejor escucharla tal cual. En ella está presente la esencia de este grupo, el cual ha sido una gran sorpresa el escuchar un debut rockero de este nivel.

Sinceramente lo recomiendo al 100%, ya que el fulgurante comienzo del disco, hace que te atrape hasta el final, y el continuo sube y baja de velocidad y de intensidad, no está reñido con ese sentimiento tan personal que ponen hasta que termina el disco.

Puntuación: 9.5

Discográfica: Producciones Malditas

Autor: José Esteban Egurrola

<< volver a discos