SANTELMO – MAMÍFERO

Crítica

Dicen por ahí que el tercer disco de una banda es su disco más importante, el disco de la confirmación definitiva. En el caso de SANTELMO, teniendo en cuenta la trayectoria y la influencia de un guitarrista y compositor como Jero Ramiro, quizás sea más complicado establecer esta regla básica a la hora de afrontar el análisis de su tercera obra, la cual nos llega bajo el título de “Mamífero”.

Sea como sea, de lo que estoy completamente seguro es de que, no solo “Mamífero” es un disco muy importante para SANTELMO, sobre todo teniendo en cuenta la gran repercusión que tuvo su debut homónimo y el shock que produjo el cambio de vocalista en su segundo trabajo, sino que también lo es dentro de la personal y prolífica carrera de Jero, quien se encuentra a las puertas de asentar una gran formación para el panorama del heavy metal estatal precisamente en un momento en el que la ausencia de SARATOGA ha dejado huérfanos a muchos fans.

Mamífero” es un disco en el que viene a confirmarse la tendencia del cambio, un cambio que vino propiciado por las nuevas tesituras, más agudas, de un vocalista como Nacho Ruiz tras su incorporación para grabar “El alma del verdugo” hace un par de años. Éste provocó que SANTELMO abandonara ligeramente su tendencia más clásica y ochentera defendida a las mil maravillas por la potente voz de Manuel Escudero y que se decantara por un sonido mucho más orientado hacia el power metal europeo, incorporando así mismo elementos del pasado de Jero en SARATOGA y brindando, si cabe, más protagonismo al desarrollo instrumental de toda la banda al completo.

El cambio, por tanto, se confirma al 100% en este nuevo trabajo, algo que, por otra parte, resulta totalmente lógico ahora que Nacho Ruiz ya se ha erigido como uno de los mejores vocalistas del metal estatal y europeo demostrando también ser todo un gran frontman durante la pasada gira de SANTELMO por toda la geografía española. SANTELMO al completo se encuentran a gusto en estas nuevas tesituras, la banda suena compacta y arrolladora en un disco de sonido exquisito que viene avalado por la solvencia de los estudios New Life de Madrid y la masterización del gurú del power metal Mika Jussila en los Finnvox de Finlandia.

Pero más allá de los detalles técnicos de grabación y masterización, nada de eso sería relevante si no nos encontraramos ante un despliegue tanto instrumental como interpretativo absolutamente demoledor y apabullante compuesto casi al completo por un Jero Ramiro en estado de gracia en todos los aspectos. El guitarrista madrileño nos ofrece el que, para un servidor, es uno de los despliegues instrumentales más excelsos y destacados de toda su carrera hasta la fecha, aspecto que se contagia y se transmite al resto de los miembros de una banda que, como ya hemos comentado previamente, demuestra un empaque y una pegada dignos de mención.

Él álbum comienza con un poderosísimo corte titulado “El retorno de Judas” donde los trazados guitarreros se combinan a la perfección con la melodía vocal de un Nacho Ruiz intenso, dramático y entregado a la causa de aquello que canta.

Sin tiempo para el descanso encaramos uno de los cortes más incisivos de todo el disco, un más convencional “Juego de Reyes” que contiene la esencia misma de lo que es SANTELMO en la actualidad: power metal de alta calidad, gran pegada, frenética velocidad y una melodía atractiva pero no condescendiente, sino pensada para ser disfrutada en sucesivas escuchas.

La sensibilidad y la melodía toman el control en un medio tiempo tan melancólico como de desarrollo luminoso y esperanzador titulado “Mil Vidas”. Grandes detalles como el trazado del teclado o la reconocible melodía principal de guitarra son grandes motivos para el disfrute de este tema y, en general, de un trabajo repleto de detalles y mucho trabajo compositivo previo. Las sucesivas escuchas denotan un disco muy cuidado y meditado incluso en la crudeza y aparente simpleza de un tema como “Mamífero”, que se vuelve tan adictivo como, por otro lado, excesivamente largo.

Otro de las composiciones destacadas de este disco es, para mi, una de esas que van ganando tras sucesivas escuchas. “Ser del viento” es un corte estilizado y veloz que conecta rápidamente con el rincón donde tenemos guardados los grandes temas de SARATOGA y que refuerza, además, mi teoría de contar con una composición minuciosamente meditada.

El ritmo, una soberbia interpretación de Nacho y un solo marca de la casa destacan en el medio tiempo “Sola”, mientras que el momento más íntimo del álbum nos lo encontramos en “Destino, El Universo”, una balada de inicio acústico que guarda similitudes con las grandes y más emotivas composiciones de los brasileños ANGRA y que se desarrolla en un formato triste, con posos de historia y de estribillo precioso y danzante.

Más oscuro y de mayor desarrollo instrumental es “Serpientes y Mentiras”, mientras que el heavy metal y la melodía regresan de forma más crítica y con gran carga histórica en “Ángeles Muertos”, otro de esos cortes que merece la pena escuchar más de una vez.

Finalizamos nuestra escucha con un sencillo, melódico y más comercial “Somos” y con un agresivo, potente y descarado “Indignado” que rinde un particular homenaje a ritmo de puro power y heavy metal a todas las marchas del 15M que un día se plantaron contra la situación económica y política actual.

SANTELMO, y en especial Jero Ramiro, han hecho los deberes y nos entregan uno de esos trabajos que primero se disfrutan por su calidad y que más adelante se degustan a través de sus detalles y su solidez. “Mamífero” afianza una formación que, en manos de Nacho Ruiz, Luisma Hernández, José Paz, Jaime Olivares y el propio Jero Ramiro, da lustre a todo lo bueno de su anterior disco y lo lleva a un nivel de exquisitez digno de admirar y respetar. Objetivo conseguido.

TRACKLIST:

01- El retorno de Judas
02- Juego de Reyes
03- Mil Vidas
04- Mamífero
05- Ser del Viento
06- Sola
07- Destino, El Universo
08- Serpientes y Mentiras
09- Ángeles Muertos
10- Somos
11- Indignado

SANTELMO son:

Nacho Ruiz: Voz
Jero Ramiro: Guitarras
Luisma Hernández: Bajo
José Paz: Teclados
Jaime Olivares: Batería

Puntuación: 8,75/10

Discográfica: Autoeditado

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos