SEPTEM – SEPTEM

Descripción

De nuevo nos encontramos con una banda de Heavy Metal que nos llega desde Italia. En este caso, se trata de cinco tíos que han decidido llamar a su grupo SEPTEM, igual que su primer disco, publicado este mismo año, y que pasamos a comentar.
Lo primero que llama la atención al tener en la mano este álbum es su portada, oscura y casi tétrica, que nos muestra una escena en la que se puede casi palpar la desconfianza y la mala fe de los personajes, como si con esa imagen nos quisieran advertir de que a veces tenemos que tener cuidado con las posibles dobles intenciones de los demás. Pero al adentrarnos en el sonido de este grupo, con lo que nos encontramos es con un Heavy que, aunque parte de sonidos clásicos del estilo, sí que está abierto a influencias más actuales, lo que cristaliza en diez temas muy conseguidos e incluso fáciles de escuchar, con los que harán que disfrutemos de su música.
El disco arranca con “Mind lost”, una canción que empieza con un riff muy reconocible que poco a poco nos va introduciendo en el tema, justo antes de que el ritmo se acelere, con la guitarra desarrollando una melodía que se nos quedará en la cabeza desde el primer momento, por encima de un ritmo machacón. Cuando Daniele empieza a cantar, lo hace demostrando que la suya es una voz muy versátil, con la que puede llegar a los tonos altos sin aparente dificultad. El estribillo, muy pegadizo, funcionará muy bien en directo.
La caña sigue con “The stranger”, una canción que desde el principio es muy cañera, con un ritmo muy potente y un riff muy característico. La canción se desarrolla de forma muy clásica, aunque en algunos momentos se introducen las voces guturales de Francesco y una cierta oscuridad que hace que estemos ante un tema muy variado, incluso sorprendente en algunos momentos. No obstante, lo que más puede llamar la atención es la forma en la que todo el tema se estructura en torno a un ritmo contundente y machacón, que nos va guiando a través de las melodías de la voz y de las guitarras.
Con mucha fuerza empieza “Purified by the pain”, una canción en la que el grupo deja muy claro que lo suyo es combinar esos ritmos contundentes con los riffs y las melodías fáciles de reconocer. En este tema se puede apreciar con claridad la aportación de cada músico, gracias a una producción que permite que notemos con facilidad los matices que aporta cada uno. Es otra canción en la que se alternan las voces claras con las voces guturales, de forma que notamos una especie de “diálogo” entre ambas. No obstante, lo mejor del tema es el solo de la guitarra, uno de los más conseguidos del disco.
La siguiente canción es “Rebirth”, que empieza con mucha contundencia, manteniéndose dentro de la tónica lo que hemos escuchado anteriormente. En este tema predomina la voz gutural, y por eso cuando volvemos a escuchar voces limpias el contraste es muy grande. La aportación de las guitarras es muy compleja, y completa el tema de forma muy conseguida.
Journey to the eternity” es un tema rápido, que empieza con fuerza, con una melodía que desde el principio deja muy claro que se trata de una canción que no va a darnos un momento de respiro. En ella, las guitarras tienen mucho protagonismo al principio, aunque durante las estrofas ceden parte de él para que Daniele tenga más posibilidades de lucirse. Es una canción fácil de escuchar y de corte muy clásico, que desde el principio se queda en la cabeza y que puede dar mucho juego en directo.
De forma muy rabiosa empieza “Cold dead heart”, con la voz gutural de Francesco sonando por encima de un ritmo machacón y contundente. Sin embargo, después es Daniele el que canta la mayor parte del tema, de forma que el contraste entre el principio de la canción y el resto de ella es muy claro. El desarrollo del tema es muy clásico, con partes que pueden recordar a grupos alemanes como HELLOWEEN o GAMMA RAY cuando es Daniele el que canta, mientras que la introducción de voces guturales sirve para sorprender en otros momentos.
El séptimo corte del álbum se titula precisamente “Septima”, y es un instrumental que empieza con fuerza, con un riff un tanto oscuro que se queda en la cabeza a la primera escucha, que da paso a un ritmo muy potente. Sin embargo, pronto el tema se ralentiza, de forma que SEPTEM demuestran que se pueden mover con la misma facilidad con los ritmos más rápidos y con otros más tranquilos. No obstante, otro cambio de ritmo vuelve a los ritmos más rápidos, de forma que se trata de un tema con el que los músicos dejan clara su versatilidad.
A different day” empieza con mucha suavidad, de forma que su inicio es, justamente, algo diferente. Sin embargo, muy pronto la cosa se acelera y el tema gana fuerza, con un riff muy clásico y, sobre todo, con un ritmo machacón que se quedará en la cabeza desde el primer momento, de manera que esta es una de las canciones más reconocibles del disco. Es otra canción que puede funcionar muy bien en los conciertos, y en la que los cambios de ritmo sirven para remarcar las diferentes partes del tema.
Con mucha potencia arranca “Choose your death”, una canción que es perfectamente representativa del sonido de SEPTEM, porque en ella se combinan los ritmos machacones y las melodías fáciles de recordar con la alternancia de voces limpias y guturales. De esta forma, este tema es un ejemplo claro de lo que este grupo puede hacer. Las melodías de la guitarra están entre las más conseguidas del disco, y se quedan en la cabeza rápidamente.
El disco termina con “Keep metal alive”, la canción más larga del disco, que empieza con fuerza y velocidad, con la batería marcando un ritmo muy rápido que sigue la guitarra de manera perfecta. Sin embargo, se introducen también unos cambios de ritmo que enriquecen el sonido del tema y hacen que resulte muy completo y complejo. Una vez más, las dos voces se alternan casi formando un diálogo, como ya hemos visto que es habitual en las canciones de este grupo. La manera en la que se introducen las partes más rápidas del tema y como encajan con el resto demuestra también la capacidad de este grupo para moverse con soltura con ritmos muy variados.
Como vemos, el sonido de SEPTEM es un sonido en el que se combinan perfectamente las melodías fáciles de escuchar, los riffs potentes, los ritmos contundentes y las diferentes voces para crear unas canciones muy personales y coherentes, de forma que el grupo presenta una personalidad propia que lo puede identificar e individualizar frente a otras bandas del mismo estilo.
Esperemos que sus próximos lanzamientos sigan por este mismo camino.

SEPTEM son:

Daniele Armanini: Voz.
Francesco Scontrini: Guitarras y voz gutural.
Enrico Montaperto: Guitarras.
Andrea Albericci: Bajo y coros.
Graciano Mariotti: Batería.

Track list:

1- Mind lost.
2- The stranger.
3- Purified by the pain.
4- Rebirth.
5- Journey to eternity.
6- Cold dead heart.
7- Septima.
8- A different day.
9- Choose your death.
10- Keep metal alive.

Discográfica: Nadir Music.
Puntuación: 7,5/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos