SOVENGAR – VINDICTA ET GLORIA (PLENUM)

Crítica

¿Vikingos en Albacete? Pues sí, parece ser que alguno hay. O al menos eso es lo que parece cuando escuchamos la música de SOVENGAR, una banda que practica un Heavy Metal épico muy logrado y cargado de matices, muy influido por el Folk Metal y el Power Metal, pero que, sobre todo, tiene una imagen verdaderamente arrolladora y que no pasa desapercibida para nadie.
Como primera referencia discográfica editaron un EP de tres canciones titulado “Vindicta et gloria”, que funcionó como presentación de su primer disco de larga duración, “Vindicta et gloria – Plenum”, un disco en el que nos presentan nueve temas que son auténticos cánticos guerreros que, además, funcionarán genial en directo, gracias también a esa poderosa imagen de los músicos.

Debo reconocer que el disco no me entró a la primera, de forma que necesité varias escuchas para apreciarlo como se merece, pero creo que, en general, es un disco que puede gustar a los amantes de los sonidos más épicos, porque son canciones no demasiado difíciles de escuchar, con melodías pegadizas y estribillos muy “coreables” que funcionarán muy bien en directo.

Sin embargo, desde la primera vez que lo escuché noté la que creo que es la única verdadera carencia que tiene la música de estos chavales: que muchas veces los teclados tienen un protagonismo muy superior al de las guitarras, así que hay momentos en los que echamos en falta el sonido de las guitarras.

No obstante, a pesar de esto, temas como “Call to the battle”, “Brutal battle” o la propia “Vindicta et gloria” son canciones que corearemos casi sin darnos cuenta, porque tienen ese toque pegadizo que decíamos antes. De hecho, “Call to the battle” es, sin duda, la canción que más me gusta del disco, y la creo que puede “entrar” más fácilmente. Pero otras canciones, como “Thor’s legacy”, “Battle of Asgard” o “Fight or die” no se quedan atrás, y se quedan en la cabeza desde la primera escucha. Pero veámoslo con más detalle.

El disco arranca con “Call to the battle”, para la que grabaron un videoclip, una canción perfecta para el directo e ideal para empezar los conciertos, con un tono muy épico, unos coros muy bien introducidos y un riff de guitarra muy fácil de reconocer. Es una canción fácil de escuchar que desde el principio se nos queda en la cabeza y que se convertirá en una de las favoritas de muchos, por su estribillo pegadizo y épico.

La diversión continúa con “Battle of Asgard”, una canción contundente de melodías muy reconocibles y que se desarrolla con mucha potencia, con la voz sonando por encima de un ritmo cañero en el que destacan (tal vez demasiado) los teclados. De nuevo, el estribillo es muy pegadizo y funcionará muy bien en directo, con el público cantando con ganas.

Llegamos entonces a “Thor’s legacy”, una canción que empieza con suavidad, con el sonido del piano introduciéndonos poco a poco en el tema. Ravenstone canta con tranquilidad los primeros versos, pero muy pronto el tema se acelera y coge una velocidad vertiginosa, con un ritmo veloz completado por el sonido de los teclados. El estribillo también es pegadizo, aunque algo menos que en los temas anteriores; no obstante, encaja muy bien en esta canción.

El sonido del piano vuelve a servir para introducirnos en “Fight or die”, de forma que casi puede “engañarnos” para que pensemos que va a ser una canción tranquila. Pero nada más lejos de la realidad, porque muy pronto el tema se acelera, hasta ser uno de los más rápidos del disco. Su estribillo contrasta con los demás del disco, pero también está muy conseguido y es muy pegadizo.

Master of wind”, tema en el que colabora Molna, de WYLDAMUR, también empieza con tranquilidad, para ganar contundencia muy pronto, con unos punteos de guitarra muy reconocibles que, junto a los teclados, sirven de “colchón” a la voz. Es uno de los temas en los que el trabajo con las guitarras destaca más, con un solo muy logrado.

Con un tono muy épico empieza “Brutal battle”, otra canción perfecta para los conciertos, cuyo arranque casi parece una llamada al combate (otra más). El desarrollo del tema es muy fluido, de forma que es una canción muy fácil de escuchar, en la que todo encaja a la perfección para dar lugar a un tema que se queda en la cabeza desde el primer momento, sobre todo por su estribillo, sencillo pero muy efectivo.

El tema que da título al álbum empieza como un medio tiempo, y de hecho, se desarrolla mucha menos velocidad que el resto de las canciones. Su estribillo, de tono muy épico, algo oscuro y casi hímnico, es muy pegadizo y funcionará muy bien en los conciertos.

Legion of fire” empieza con un sonido muy épico, para luego desarrollarse con fuerza, con un ritmo machacón sobre el que escuchamos la voz. De nuevo, los teclados vuelven a escucharse más que el resto de los instrumentos, aunque en este caso el resultado final encaja bastante bien.

El álbum termina con “Final conquest”, canción en la que colabora Thomas Quílez, de BLACK JACK. Es una canción que empieza con un riff de guitarra muy reconocible y efectivo, y con un grito que ya deja claro que lo que vamos a escuchar no va a ser precisamente una balada. Es otro tema de corte épico y de ritmo muy potente, que resume muy bien lo que nos podemos encontrar en una canción de esta banda.

Como vemos, “Vindicta et gloria” es un álbum perfecto para escucharlo mientras bebemos cerveza de un cuerno, con nueve canciones que darán mucho juego en directo, y de hecho, lo que nos queda es comprobar qué tal defienden estos chavales estas canciones en un concierto. Por lo menos, ya tienen buen material para empezar.

SOVENGAR son:

Ravenstone (Álvaro Marco): Voz.
Wülfgar (David Pérez): Teclados.
Björn (Jorge Pérez): Bajo.
Thörjan (Cesc Bayle): Guitarras.
Thorgrim (Eduardo Brotons): Batería.

Track list:

1- Call to the battle.
2- Battle of Asgard.
3- Thor’s legacy.
4- Fight or die.
5- Master of wind.
6- Brutal battle.
7- Vindicta et gloria.
8- Legion of fire.
9- Final conquest.

Discográfica: Art Gates Records

Puntuación: 7/10

Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos