STARBREAKER – LOVE´S DYING WISH

Crítica

Es lógico que las expectativas con este album fueran grandes. Me parece totalmente comprensible que mucha gente esperase este lanzamiento con algo más que curiosidad, porque últimamente cualquier disco que toca Magnus Karlsson resulta sorprendentemente satisfactorio.

Medio mundo sigue maravillado con las dos partes de su proyecto con Russel Allen y Jorn Lande (y con razón) y del mismo modo muchos cayeron cautivados ante su trabajo con Mark Boals. A pesar de que el primer disco de Starbreaker no fue tan bueno como la mayoría esperábamos, si que fue un disco al menos curioso, y este segundo intento de barrer el mercado junto a Tony Harnell prometía superar a su predecesor.

Lo primero que hay que decir es: Misión Cumplida. “Love’s Dying Wish” supera notablemente a su predecesor, titulado simplemente “Starbreaker”. La formación solo ha sufrido un cambio en el puesto de bajista, siendo el encargado de las cuatro cuerdas en este trabajo Jonni Lightfoot.

Con doce temas de un Hard Rock que gusta de jugar con sonidos más heavys en algunas ocasiones o con momentos más melódicos en otras, Starbreaker nos presentan su segundo disco a través de Frontiers Records. Yo la verdad es que no tenía demasiadas expectativas puestas en el, porque el primero no me gusto demasiado. Pero siendo Magnus Karlsson y Tony Harnell, uno nunca sabe cuando pueden hacer una obra maestra.

No se puede decir que “Love’s Dying Wish” sea el disco definitivo, ni el mejor trabajo de esta gente, pero es un buen disco, con momentos interesantes como el tema que le da título, la inicial “End Of Alone” o “Building A Wal”.

A pesar de que las doce canciones de este plástico son todas y cada una buenos temas, el conjunto termina siendo un poco repetitivo y algunos temas acaban pareciendo simple relleno. También es cierto que el final del disco es simplemente magistral con dos temas excelentes: “The Day Blongs To Us” y “This Close”.

Producido por los mismos Karlsson y Harnell, el resultado sonoro es muy bueno; no creo que nadie se sorprenda de esto. Tony demuestra un buen estado de forma en este disco, con una voz más potente y versátil que en el debut de este proyecto, y Magnus sigue en su linea, haciendo buenas melodías, buenos riffs y buenos solos, aunque ocasionalmente se le vaya un poco la mano.

No nos van a enseñar nada nuevo, y habiendo trabajos como los de Journey o Silent Rage en la calle, este puede pasar algo desapercibido, pero es un buen trabajo, que merece la pena escuchar y del que más de uno sacará cosas interesantes.

Si eres fan de Magnus Karlsson y te gusta la voz de Tony Harnell, no debes perderte “Love’s Dying Wish”. Y atención a las baterías del señor Macaluso.

Puntuación: 7,5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos