TASTE OF TEARS – ONCE HUMAN

Descripción

Hacía varias semanas que no hablábamos nuevamente del panorama death metalero de Europa debido a otros menesteres, pero los años tan buenos que estamos gozando con este apasionante estilo no caen en saco roto ni mucho menos para nuestra redacción y hoy tengo el gusto de presentaros, desde tierras suizas, a los metaleros TASTE OF TEARS y su primer retoño: “Once Human”, con el que pretenden traernos en bandeja su férrea propuesta musical amparada en un death metal progresivo digno de escuchar y comentar.

La historia de TASTE OF TEARS se remonta al año 1998. Marcus y Daniel y comienzan con un estilo basado en un death bastante puro y comienzan a probar suerte por distintos escenarios de la geografía helvética llegando a compartir escenario con bandas conocidas comoENTOMBEDLEGION OF THE DAMNEDCATARACT etc…consiguiendo una grata impresión para el público asistente. Pero este inicio fugaz a base de directos retrasa un poco las primeras evidencias discográficas de la banda y no es hasta 2004 cuando sacan un EP y en 2007 se lanzan con un disco promocional para volver a ganarse buenas críticas por parte de los medios. Ahora vuelven a la carga con “Once Human”, con el que buscan seguir las líneas marcadas por el death progresivo para abrirse un hueco merecido dentro del mundo del metal a nivel internacional.

¿Estas listo para saber a que suenan los chicos de TASTE OF TEARS?, pues no lo dudes más, esta es tu review.

Comenzamos nuestros primeros pasos en esta review con “Ames Room”, un corte que nos trae una primera ración a modo de death metal muy técnico que será una delicia para los oídos más exigentes de este género. La técnica de la banda es notable y se desenvuelven a la perfección entre acordes potentes y ejecutados de forma magistral para acompañar un dueto de voces que alternan registros guturales y otros más limpios, con el detalle de no verse en ningún momento eclipsadas por ninguno de los elementos que ensalzan este primer y completo gran track de los suizos.

Seguimos disfrutando de la tralla con “Phlegraean Fields”, donde vemos un cambio en los ritmos con una batería mucho más thrasher, con un doble bombo bastante presente y una intensidad en las guitarras bastante vertiginosa, además de una dosis de distorsión apreciable. Sin embargo, aunque el apartado instrumental nos demuestra nuevamente la calidad de la banda, en el uso de las voces, en esta ocasión, pecan un poco al hacer uso de una elevada nitidez en algunos registros y en ciertos momentos el tema perderá bastante fuerza dejándonos un tanto descolocados en determinados instantes.

Turno para la pista musical que da nombre al redondo: “Once Human”, que nos deleita con unos registros no menos innovadores que lo anteriormente escuchado y disfrutaremos de unos registros vocales bastante elevados con picos de intensidad envidiable en ciertos momentos del corte, llegando a la clara y contundente conclusión de que en esta ocasión los momentos guturales quedan un poco por debajo en comparación con los momentos vocales más limpios.

Llegamos al centro del redondo con “Architects Of Downfall”, en el que vemos el lado más psicodélico y progresivo de los helvéticos. El apartado de voces mejora bastante y sigue aplicando esa buena fórmula de alternar duetos para generar una sensación de vaivén constante a lo largo del minutaje. Aunque se nota una mejoría en los registros vocales, la parte instrumental en algunos momentos genera una sensación de desequilibrio importante, cortando un poco la buena sintonía de la composición.

El quinto en sonar lleva por nombre “Profound Rain”, un auténtico trallazo que nos golpeará sin compasión directamente en las sienes para dejarnos claro a que suenan estos metaleros. Los registros guturales nos van a inspirar una fuerza notable junto a una base instrumental distorsionada y pesada que generan una atmósfera oscura y llena de incursiones progresivas e inisuales junto a una serie de sensaciones que se nos clavarán en nuestros cinco sentidos. Sin duda uno de las mejores pistas del redondo, la cual dudo que podamos escuchar tan sólo una vez.

El número seis corre a cargo de “A Walk On The Razor´s Edge” en el que nos arrolla sin tregua un       sonido atronador con una batería a modo de metralla para rematarnos con tiros de puro death gutural que nos encandilará a los amantes de este estilo en los primeros minutos de su recorrido. Pero no sólo vamos a tener instantes agresivos, ya que también habrá lugar para registros mucho más melódicos que servirán para frenar un poco el compás del corte.

“A Great Paradox” nos trae otra bomba sonora a base de distorsión, pesadez y contundencia en forma de metal para volver a dejarnos con un gran sabor de boca al disfrutar de cada segundo de este interesante tema. El juego de voces sigue totalmente presente y los momentos de estribillo actúan como punto cumbre de un corte que tira de sonidos plagados de melodías suaves que dan un marcado carácter sentimental a la obra del cuarteto helvético.

El broche final corre a cargo de “Timerframe” que llega a modo de bonus track y donde la banda nos deleita con el cierre de su primer retoño tal y como lo abrieron: a base de practicar un death metal muy progresivo y personal con el que consiguen un gran equilibrio de voces y una técnica instrumental digna de considerar de aquí en adelante.

Buen trabajo el de los chicos de TASTE  OF TEARS con este interesante y variado “Once Human” con el que nos traen una buena carta de presentación marcada por una intensa personalidad musical y buenos detalles, salvo momentos de desajustes puntuales como ya hemos comentado. Mi más sincera enhorabuena para estos cuatro metaleros, a quienes les deseo mucha suerte en su andadura por los senderos del death metal. 

TASTE OF TEARS son:

Ivan Strimer: (Voz)
Marcus Seebach: (Voz y Batería)
Gion Alig: (Bajo)
Duri Camenisch: (Guitarra)

Tracklist:

01. Ames Room
02.Phlegraean Fields
03. Once Human
04. Architects Of Downfall
05. Profound Rain
06. A Walk On The Razor´s Edge
07. A Great Paradoz
08. Timerframe

 

Puntuación: 6,8

Discográfica: SAOL / H Art

Autor: Jose Manuel Jurado

<< volver a discos