THE JURY & THE SAINTS – THE JURY AND THE SAINTS

Crítica

Algo se está moviendo, y estos punks de Nueva Zelanda, THE JURY AND THE SAINTS, bien pueden ser una de las primeras bombas de racimo de lo que pueda estar por llegar. Moviéndose en un terreno que maneja desde la sorpresa hasta el r’n’ r, y con una energía que sólo puede ser interpretada como pasión, han creado, no sin una gran dosis de esfuerzo personal, este álbum, titulado como ellos mismos, nunca mejor opción para decir “aquí estamos y es lo que somos”.

Y es que lejos de liarse con la producción, la banda ha querido transmitir la fuerza del directo, para moverse, cantar, en definitiva, transmitir su energía directamente a tus oídos. Desde luego, las experiencias viajeras de Jesse y Rowan, han ayudado a plasmar en esta serie de canciones un montón de influencias, manejándose THE JURY AND THE SAINTS en un terreno que va desde el punk de rompe y rasga con gran carga melódica, pero con canciones de estructura más moderna, llegando incluso a rozar la fuerza del rock.

Esta constancia en querer hacer algo importante les llevo en 2011 a crecer, llegando a tener cierto reconocimiento en su país natal, que fue el pistoletazo para darse a conocer en Europa.

thejuryanthesaints_2015

Energía, esa es la clave que define a THE JURY AND THE SAINTS, y que tan bien queda plasmado en la apertura. “Start moving”, con la que no puedes evitar retraerte a los ’90, velocidad y melodía, extensos coros de voz rasgada en un tema vibrante. Podrías recordar por un momento a unos Unwritten Law que se han puesto las pilas.

“Fever” también presume de coros, llegándose a convertir en todo un himno en el pit, recuerda un montón a las nuevas composiciones dentro del hardcore, pero sin abusar tanto del re. “Focus” está llena de adrelina, guiños a lo Good Riddance y una buena dosis de puños en alto son sus armas.

Más rockera se presenta algo que muchos odiamos, “Monday morning”, cuyas influencias recuerdan esta vez a unos Foo Fighters, tanto en composición como en voces. “Freedom fighter” recupera totalmente la intensidad del punk rock, desbordando pasión por los cuatro costados.

Más íntimo pero sin perder fuerza se presenta “Knocking on the Devils door”, arañando quizás al nombre de 30 Seconds To Mars, desde luego nivel para ser un pequeño hit tiene. “City lights” continua en la misma onda musicalmente, pero las voces se vuelven a agravar, lo cual se agradece en un tema más que bailable, pero que se escapa a la tónica general, musicalmente parece dirigido a otros sectores, no terminando de encajar demasiado y desvirtuando el conjunto. Aquí han lanzado la caña, ya veremos si pescan algo.

THE JURY AND THE SAINTS parecía que empezaba a recuperar la senda con “Bust the radio”, pero se cruzó con el interminable estribillo que supone la sosegada “Last time”, tranquilo, no te duermas todavía, queda la traca final.

Bravo por los sintetizadores que dan vidilla a “Brand new”, desembocando en “Last mistake”, en la que a estas alturas ya no supone ninguna sorpresa y poniendo punto final con las revolucionada “Make our mark”, recuperando ese espíritu punk rock tan bien agradecido que se daba al principio.

THE JURY AND THE SAINTS es un disco divertido, agradable a la escucha aunque no te vaya el género, su casi hora de duración pasa inadvertida, y que servirá, sin duda, para una representación más que generosa para las metas que pretende la banda.

THE JURY AND THE SAINTS  son:

Jesse Smith: Voz & guitarra
Ivan Beets: Bajo
Marty Kroon: Batería
Rowan Crowe: Guitarra

 

Tracklist:

  1. Start moving
  2. Fever
  3. Focus
  4. Monday morning
  5. Freedom fighter
  6. Knockin’ on the Devils door
  7. City lights
  8. Bust the radio
  9. Last time
  10. Brand new
  11. Last mistake
  12. Make our mark

 

Puntuación:  6.5/10

Discográfica:  SPV

Autor: Jon Rodríguez

<< volver a discos