THE KRAZY BAND – THE STATION

Crítica

THE KRAZY BAND es el nombre de un grupo de Rock procedente de Salamanca que acaban de presentar su primer disco de larga duración, “The station”, un álbum en el que nos muestran su sonido elegante y cargado de buen gusto, que se concreta en doce canciones muy fáciles de escuchar, que gustarán no solo a los amantes del Rock más descarnado, sino también a quienes busquen sonidos más elaborados. Se trata de doce canciones muy melódicas y agradables de escuchar, en las que el buen hacer es evidente, pero en las que es evidente también la búsqueda de sonoridades que sorprendan al oyente.The Krazy Band logo

El disco arranca con “A thousand days”, una canción fácil de escuchar, cargada de melodía y de guitarras de sonido muy pegadizo. La voz de Felipe resulta muy agradable de escuchar, lo que unido al resto de la instrumentación, da lugar a una canción que, desde la primera nota, ya nos engancha al sonido de la banda. Su estribillo, un tanto repetitivo, encaja perfectamente con el sonido del resto de la canción.

La guitarra, sonando con un ritmo muy conocido, nos da la bienvenida a “The city of silence”. Es una canción muy pegadiza, sobre todo su estribillo, y las guitarras suenan con unas melodías sencillas, pero muy efectivas. Es una canción que llama la atención desde la primera escucha, precisamente por su estribillo.

It will come true” empieza con tranquilidad, con los instrumentos entrando poco a poco. Durante las primeras estrofas se mantiene esa tranquilidad, siendo una canción sencilla y cargada de sentimiento. Sin embargo, gana contundencia al llegar al estribillo, y así se crea un contraste entre la contundencia del estribillo y la tranquilidad de las estrofas.

Con un arranque de influencia bluesera empieza “Cold heart David”, una canción de corte muy clásico, de estrofas muy rítmicas, y de estribillo muy pegadizo. Es otra canción que se queda en la cabeza a la primera, y de hecho, la vamos a cantar casi sin darnos cuenta. Es una muestra clara de la versatilidad del grupo, ya que con ella nos demuestran su capacidad para crear sonidos muy diferentes.

La canción que da título al disco también es muy rítmica, y en ella la instrumentación está muy currada, sobre todo en lo que se refiere a las guitarras, que suenan muy bien, especialmente durante el solo. Además hay una serie de cambios de ritmo que quedan muy bien y que enriquecen la canción.

The Krazy Band banda
Under the rain”, que ya se incluía en su single de 2013, empieza con las guitarras sonando de forma muy poco original, pero, sin embargo, luego la canción se desarrolla con mucha fluidez, siendo una canción muy pegadiza y también con muchos matices que llaman la atención.

Llegamos a “I lost your smile”, una canción muy fácil de escuchar y con varios cambios de ritmo. Las guitarras suenan de manera muy agradable al oído, de manera que resulta una canción que, si bien a la primera escucha no destaca especialmente, termina por ser una de las que mejor se recuerda. Su solo es de lo mejor del disco.

Grey sky” empieza con cierta potencia, con mucho ritmo, para después desarrollarse con mucha fluidez. Lo que más destaca en esta canción es el sonido de las guitarras, no porque sea especialmente agresivo, sino porque es un sonido muy trabajado y cargado de matices.

Con mucha tranquilidad empieza “Don’t wake me up”, precisamente como si no quisiera despertarnos. Es una canción llena de suavidad, con la voz de Felipe acariciando nuestros oídos por encima de las guitarras el bajo y la batería. No vamos a encontrar en esta canción sonidos agresivos, pero sí mucho buen gusto en la composición. Más o menos hacia el momento en el que se cumplen los dos minutos de tema hay un momento de mayor fuerza, pero solo durante unos instantes, justo antes de volver a la tranquilidad.

Remind your voice” empieza con unos sonidos muy rítmicos, siendo una de las canciones que más pueden gustar a quienes busquen sonidos más contundentes. Es un tema pegadizo y muy bien hilado, en el que la voz y los instrumentos se ensamblan a la perfección.
La siguiente canción es “I wanna make some noise”, una canción más rápida y rockera, con la que THE KRAZY BAND nos dejan claro que saben moverse muy bien con sonidos muy distintos.

El disco acaba con “Lady Vampire”, tema que daba título a su EP de 2012. Es una canción un tanto oscura en su inicio, pero que muy pronto se convierte en un tema muy melódico y fácil de escuchar. En ella saben combinar los ritmos contundentes y las guitarras un tanto agresivas con la voz más melódica.

Como vemos, con “The station”, THE KRAZY BAND han creado una carta de presentación muy digna, con la que dan medida de su buen gusto a la hora de componer. En estas doce canciones no vamos a encontrar dobles bombos, guitarras distorsionadas ni voces guturales, pero tampoco hace falta. En estas canciones lo que encontramos es mucha sensibilidad y, sobre todo, mucha calidad y experiencia de los músicos. Hay que escucharlo, que vale la pena.

Track list:

1- A thousand days.
2- The city of silence.
3- It will come true.
4- Cold heart David.
5- The station.
6- Under the rain.
7- I lost your smile.
8- Grey sky.
9- Don’t wake me up.
10- Remind your voice.
11- I wanna make noise.
12- Lady Vampire.

THE KRAZY BAND son:

Felipe Crego: Voz, guitarras y coros.
Fernando Vicente: Bajo, guitarra acústica, teclados y coros.
David Nieto: Guitarra eléctrica y coros.
Javier S. Romero: Batería.

Discográfica: The Fish Factory

Puntuación: 8/10.

Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos