URGEHAL – IKONOKLAST

Crítica

Imagina encontrarte con Bud Spencer poco después del incidente con el cajero. Ahora dile que te has acostado con su mujer. Observa como, ralentizado por tu mente aterrorizada pero a una velocidad de vértigo, su mano abierta se dirige a tu cara, previendo fatales consecuencias. Está bien, para de imaginar. El mismo efecto producirá en ti Ikonoklast. Como una hostia en la cara, así es como empieza el sexto larga duración de los noruegos. Un guantazo, una verdadera embestida de Black Metal que ya con la primera de las nueve composiciones que componen el LP, te dejará noqueado en el suelo hasta que tu cabeza se recupere lo suficiente como para entender qué está pasando a tu alrededor.

En efecto, señores. Este disco es un trallazo de verdadero Black Metal en el que tampoco faltan trazas del más puro Hardcore-Punk y Thrash, mostrando de manera efectiva las influencias que estos dos géneros tienen y siempre han tenido sobre el más controvertido de los sub-estilos del Metal. Tralla máxima en la que, por cierto, también queda sitio para algún que otro solo.

“According to the weather, that’s Death approaching” (Traducción: De acuerdo con el tiempo, se acerca la Muerte). Con esta ilustrativa frase comienza “Stesolid Self-Destruction to Damnation” (atención al nombrecito), un tema cuyo principio resulta difícil de escuchar, caótico e impulsivo, pero que se recupera pronto definiendo más su sonido sin perder la violencia, la velocidad y la caña. Riffs que hacen salir a la bestia sedienta de sangre que hay dentro de todo ser humano, seguidos de otros algo más evocadores y en cierto modo catastróficos y melancólicos, que parecen estar hechos exclusivamente para ilustrar alguno de los versos del Apocalipsis. Destacar la combinación entre bajo y guitarra, que hace maravillas en esta canción.

Y tras el primer bombardeo llega “Dødelagt”, tema que recuerda vagamente a sus paisanos Carpathian Forest y que parece dejarnos descansar con una estrofa inicial algo más pesada, lenta y contundente, de tinte satírico. Tras esto “Kniven Rider Dypt I Natt”, de claras influencias punks, canción curiosa cuanto menos. “Astral Projection to Rabid Hell” es el último de los cortes que destacaría con más fuerza. Muy en la línea de Beastcraft, banda a la que también pertenece Nefas, el cantante.

En general, Ikonoklast es un buen disco. Con puntazos interesantes, melodías curiosas, mucha caña y muy en la línea de Urgehal. Pero hay una pega: es monótono. Aun así, calará hondo en las entrañas de los seguidores del estilo, y será una buena compra para cualquiera que se diga fan de Urgehal.

Puntuación: 7,25

Discográfica: Season Of Mist

Autor: Sandra García (Morrigan)

<< volver a discos