VIRGEN – POLSAGUERA

Crítica

¿Tienen VIRGEN un futuro? ¿Siguen siendo relevantes? Solamente el público será capaz de responder a estas cuestiones. Lo que está claro es que están levantando una relativa polvareda (como reza el título de su nuevo trabajo en su lengua natal) con su vuelta discográfica después de tantos años.

«Primera Vez» supuso un soplo de aire fresco en un panorama saturado de clones y bandas con poca personalidad. No es que fuera algo sumamente original, pero es cierto que era una música que dentro de nuestras fronteras no había trascendido demasiado. Si bien el emocore ya era un estilo de moda en buena parte de la escena musical foránea, aquí era una “rara avis” y el disco fue bien acogido por gente ávida de sonidos que no fueran los de siempre.

Años de travesía por el desierto, debido a la mala suerte, plazos interminables, y otros avatares, hicieron presagiar la muerte del grupo tras su debut, por eso la sorpresa cuando anunciaron Polsaguera fue bastante grande, y a su nivel ha levantado no poca expectación. Expectación que todavía no está muy claro si se ha visto recompensada, ya que los VIRGEN del 2015 poco tienen que ver con los chavales de su debut.

virgen2

«Polsaguera» se nos presenta como una historia conceptual, dividida en diferentes actos, y ante todo trabajada con bastante mimo, guste o no guste el disco. Esto se nota ya desde su preciosista portada, que si no nos lo dicen creeríamos perfectamente que es de cualquier grupo yanki de moda. Pero pasando a lo importante, las canciones, el trabajo es todavía mayor.

VIRGEN son hoy en día un grupo mucho más escorado hacia sonoridades más pausadas y atmosféricas como el Post Rock y Post Metal que a la inmediatez como antaño. No es que no se pueda reconocer a aquel grupo, sino que tantos años de transición han introducido influencias muy diferentes y una evolución inevitable. Las guitarras son más etéreas, las estructuras más complejas, no es un disco de una sola escucha y probablemente no hay singles claramente extraíbles y radiables. Es un álbum que reivindica precisamente eso: La escucha completa, el concepto de disco como un todo que sigue un hilo y cobra sentido según se va escuchando.

Es cierto que la producción no es todo lo buena que podría ser. Según el propio grupo, es una decisión meditada, y sus razones tendrán, pero la voz queda muy baja en la mezcla y puede resultar incómodo tener que aguzar el oído para tener que desenterrar las palabras de entre medio de los riffs y la batería. No obstante, las guitarras han ganado una profundidad que deja entrever matices a cada escucha, huyendo tal vez de la inmediatez y los riffs pegadizos y facilones.

Por destacar algún tema, «Le Gran Mondongo» es la que realmente te hace entrar en el disco tras un inicio algo más desconcertante, y «Ojos de Arcasil», ciertamente más accesible y que puede resultar pegadiza.

No se si es el álbum que el público de VIRGEN quería escuchar, pero creo que tiene una virtud: Seguro que no es el álbum que esperaban. Y eso siempre es un punto positivo.

Formación:

Manuel: Bajo
Ezequiel: Batería
Jorge: Guitarra/Voz
Miguel: Guitarra
Juan: Guitarra

Tracklist:

I – Resurrección W

  1. Resurrección
  2. Le Gran Mondongo
  3. Máscara de Perro

II- Polsaguera

  1. La Casa de las Conchas
  2. Ojos de Arcasil
  3. Cuellolibre
  4. ^^ ^^
  5. El Capullo Gana
  6. Embelesá/Surreá

III- Reencarnación W

  1. La Tronera Está Por Llegar
  2. Abocaperro
  3. wwwwwwwwwww

Puntuación: 7/10

Discográfica: Rock Estatal Records

Autor: Aritza Etayo

<< volver a discos