W.A.S.P. – BABYLON

Crítica

Más de 25 años a sus espaldas y WASP parecen no cansarse nunca. Mientras otras bandas de la misma elite se hacen de rogar cada vez que planean lanzar un disco, Blackie Lawless y los suyos han cogido la tónica de mantener la boca cerrada, sin armar mucho revuelo anunciar un disco y en cuestión de pocos meses el album ya está en la calle. Sucedió con “Dominator” (2007), disco con el que todo el mundo quedó encantando y ahora repiten con “Babylon”.

A diferencia de lo que muchos pensamos al principio, el nuevo trabajo de WASP no es un disco conceptual. Los cuatro jinetes del Apocalipsis en la portada y el título de carácter bíblico solo hacen referencia directa a uno de los temas del album, “Babylon’s Burning”, que trata sobre el nuevo orden mundial y el camino por el que algunos políticos quieren llevar a la raza humana. Esta es la idea base sobre la que se cimienta “Babylon” (temática similar a la de “Endgame”, lo nuevo de Megadeth).

Siendo realistas y críticos, las primeras impresiones que causa este nuevo album de WASP son curiosas. Por una parte, si tenemos en cuenta lo que WASP han supuesto para la escena y para esta música en varias etapas de su carrera es obvio que hoy en día ya no causan el impacto que causaban antaño. WASP han sido transgresores, irreverentes y escandalosos como ellos solos. Pero claro, con gente como los RAMMSTEIN follando a diestro y siniestro en su último videoclip – por poner un ejemplo – ¿qué asusta y escandaliza hoy en día? Amigos, es triste pero vivimos en un mundo y una sociedad que agoniza y en la cual cada día hay un poco menos de magia, y me pregunto qué pasará dentro de unos años cuando ya lo hayamos visto TODO. Por otra parte, centrándonos en lo meramente musical, si uno coge y analiza fríamente las canciones de “Babylon” encontrará similitudes exactas con otras de discos anteriores de WASP y pensará que la creatividad de Mr. Lawless a la hora de componer tocó techo hace ya bastante tiempo…

Sin embargo, tras escuchar “Babylon” detenida y repetidamente, uno termina sacándole el jugo al disco y entendiendo perfectamente lo que Blackie Lawless está haciendo. El viejo zorro sabe en qué momento vivimos, es consciente de las reflexiones que podéis leer en el párrafo anterior y “Babylon” es su manera de expresar su descontento al respecto.

Hablar de los temas o explicarlos individualmente no es necesario porque todos suenan 100% a los WASP de toda la vida, inclinándose quizás hacia la esencia de la etapa más sobria y contundente de la banda (“The Headless Children” y “The Crimson Idol”) pero con incontables reminiscencias a los primeros clásicos. Tras darle unas cuantas vueltas a cortes como el single “Crazy”, “Babylon’s Burning” o “Into The Fire” creo que si “Babylon” hubiera aparecido a finales de los 80 hoy podría ser considerado por muchos seguidores de WASP como uno de sus mejores discos. Por desgracia, que haya salido en el 2009 le resta papeletas para ello y creo que esto no debería ocurrir. Ser abierto musicalmente no consiste unicamente en adecuar el oído a los nuevos sonidos y tendencias. También implica evitar ciertos prejuicios. En otras palabras: que sea nuevo no significa que sea peor.

Como última referencia al track listing cabe mencionar que el disco cuenta con 9 temas (el cuarto es una versión muy buena del “Burn” de los Purple), algo que a algunos hoy en día os puede saber a poco, pero gracias a ello “Babylon” resulta muy equilibrado y ameno a la hora de escucharlo.

Con respecto a los músicos, sobran las palabras. Pasarán los años y Blackie seguirá demostrando su inagotable capacidad para armonizar los temas con preciosas melodías vocales. Por detrás del Negrito Sin Ley destaca inmediatamente el guitarrista Doug Blair y sus trepidantes solos a la vieja escuela. Mike Duda (bajo) y Mike Dupke (batería) cumplen como siempre, auqnue si habéis visto alguna vez a esta formación en directo sabréis que el punto fuerte del primero reside en su actitud sobre el escenario.

He de reconocer que soy de los que en más de una ocasión ha pensado que este músico se está repitiendo y en cierto modo creía que no podía dar más de sí. Pero gracias a este disco mi opinión ha cambiado. Y ahora ya no creo que sea cuestión de si WASP pueden dar más de sí o no. “Babylon” es el presente que los norteamericanos quieren ofrecernos como alternativa a la avalancha de “transgresiones intencionadas” que se nos venden a diario, un gesto de honestidad por parte de Blackie Lawless para que dentro de muy pocos días (el 12 de Octubre) tengamos en nuestras manos un pedacito de la pureza y la espontaneidad que por desgracia el heavy metal perdió no se cuando ni donde. Blackie Lawless sigue creyendo firmemente en que la música de WASP puede a las modas, tendencias y estilos y con este trabajo convence rotundamente.

“Babylon” es mágico, sincero, poco pretencioso y muy efectivo. Es, junto a “Dominator”, el mejor LP que WASP han editado desde esa obra inmortal que es “The Crimson Idol” en la que el viejo Charlie convertía a Jonathan en su chico estrella.

En definitiva, el mejor disco que WASP podían sacar en los tiempos que corren.

Puedes opinar sobre esta review o hacer la tuya propia de este disco en nuestro foro haciendo click aquí

 

Puntuación: 8’8

Autor: J.Vicente Albaladejo

<< volver a discos