W.E.T. – Retransmission

Crítica

Cuarto larga duración del supergrupo de hard rock melódico con sede en Suecia W.E.T., proyecto formado por Robert Såll (la «W» de Work of Art), Erik Mårtensson (la «E» de Eclipse) y Jeff Scott Soto (la «T» de Talisman) que surgió en 2009, auspiciado por el sello Frontiers Records.

Tres años después de presentarnos su excelente predecesor, “Earthrage”, suben el listón aún más si cabe, con este “Retransmission”, que se puso a la venta el pasado 22 de enero en diversos formatos (CD, vinilo y digital), vía Frontiers 11 temas frescos de duración muy regular para un total de 42 minutos de duración.

Entramos de lleno al trapo con el primer single “Big Boys Don´t Cry”, un elegante hard rock vacilón, muy directo, fresco y pulido, de potente riff, notable aporte lírico, un solo corto y veloz de Magnus Henrikson (Eclipse) y un Jeff Scott que está que se sale pues, más o menos como cuando empezó en el mundillo de la música dando voz a los dos primeros discos del guitarrista sueco Yngwie Malmsteen.

El ambiente siniestro y el traqueteo del bajo nos lleva al segundo corte, “The Moment of Truth”, otro hit de radio rock melódico ochentero de sensibilidad AOR, exquisitos arreglos, un estribillo impactante, muchos coros de apoyo y elementos neoclásicos en los brutales y chirriantes solos que liquidan el tema de forma impecable con la estocada del efecto reverb.

La calma engañosa del piano abre “The Call of the Wild”, en la misma tesitura retro de los 80 que sus compañeras de viaje, con un fantástico lick de guitarra que se adapta milimétricamente a los versos, ritmo a lo Parasite (Kiss), de progresión ascendente al estribillo, con aporte coral a modo de himno del resto de músicos, suaves armonías y otro solo cortito pero eficaz y con mucha distorsión del Sr. Magnus.

Coros angelicales dan pie a un “gallo” (sí ladies & gentlemen, un gallo del Sr. Soto, menos mal que es el único que se le dispara y resulta anecdótico) en la primera estrofa de la balada romántica “Got To Be About Love”, el cual podéis apreciar, si tenéis curiosidad y queréis, en el 2º clip adelantado en Youtube. El track tiene muy onda Is This Love (Whitesnake) aunque, con un estribillo en espiral mucho más comercial, si cabe, e irresistible, tal vez hecho a medida para ser coreado en un concierto con mecheros encendidos al aire XD.

Seguimos con el paso firme y el riff pesado de “Beautiful Game”, una especie de metáfora sobre lo que es la vida y que contiene un ritmo de conducción realmente implacable a la base rítmica, arreglos feroces, guitarras afiladas y que, para mí, es una de las canciones más duras y cañeras que W.E.T. ha hecho hasta la fecha.

Justo en la mitad del disco y con comienzo atmosférico, nos encontramos con “How Far to Babylon?”, un tema que recuerda mazo a Def Leppard o a Magnum, que atesora una animada batería tribal, tiene un puntito de improvisación y que bien podría convertirse en otro himno para tocar el directo con su coro adherente y su solo divertido a la par que metalero.

A renglón seguido suena la caja hard de “Coming Home”, que tiene un riff con silencios estilo Black Diamond (Kiss) pero que, evoluciona y termina sonando más a un summertime rock playero de Bryan Adams pero con algún que otro regusto a Paul Gilbert en los punteos.

Le sigue, con guitarras limpias, el corte más extenso del lanzamiento, “What Are You Waiting For?”, otra balada dormidera, con reminiscencia a Reo Speed-Wagon, pero W.E.T. aquí te lo presentan de una manera más auténtica e híper melódica y claro, terminas sucumbiendo a su cadencia y calidad AOR. Además, el feeling final de jam blues de Henriksson bajo un ambiente sintetizado que finiquita el tema en fade-out me resulta muy personal y molón.

Encaramos el final del lanzamiento con “You Better Believe It”, de armonías melosas y geniales efectos de retardo digital en el teclado antes de ponerse manos a la obra: con una estructura de verso y sección rítmica muy ajustada, breaks apasionados casi a capela de Jeff y un coro que me parece realmente copioso. Aparte de ello, las guitarras solistas están ejemplares y los aportes a las teclas también son notables.

El ritmo intrigante y progresivo de “How Do I Know?” te atrapa literalmente en con esta canción, más de tipo modern metal, de riff asesino, solo a cuchillo, unos textos de onda «no te metas conmigo que no sabes con quién te la estás jugando» y una estructura similar a » The Burning Pain of Love» de su anterior álbum.

 

El trabajo termina con “The Final Kiss”, 3er y último sencillo, también bastante comercialillo y rockero, con mucho gancho en el estribillo y, tal vez no sea la pista más fuerte del álbum, pero lo suficientemente digna como para rubricar el trabajo.

En definitiva, W.E.T. se vuelven a superar con esta “Retransmission” y, aunque estamos en febrero, bien podría apuntar a álbum de rock melódico del año. Gran acierto de Frontiers en juntar a este triunvirato de músicos/compositores que nos ofrecen un potente y entretenido resultado, de sonido clásico, algún medio tiempo emotivo para calmar el empuje hard y, en general, unas composiciones más maduras, brillantes, y con unas melodías que, realmente y como he mencionado antes, superan a su predecesor «Earthrage”..

El álbum fue producido, mezclado y masterizado de forma impecable y magistral por Erik Martensson en su estudio Mass Destruction en Sölleron y el Artwork de la portada, también estratosférica, corrió a cargo de Anders Fastader (Trailermade Production Göteburg, Sweden).

W.E.T. son:

Jeff Scott Soto / Voz principal
Erik Martensson / Guitarras rítmicas, alguna solista, Coros y Teclados
Robert Säll / Teclas y Guitarra
Magnus Henriksson / Guitarra solista
Andreas Passmark / Bajo
Robban Bäck / Batería

Listado de Canciones:

1. Big Boys Don’t Cry
2. The Moment Of Truth
3. The Call Of The Wild
4. Got To Be About Love
5. Beautiful Game
6. How Far To Babylon
7. Coming Home
8. What Are You Waiting For
9. You Better Believe It
10. How Do I Know
11. One Final Kiss

Sello: Frontiers Music Srl
Puntuación: 9 /10
Autor: Francisco Rodriguez Belmonte

<< volver a discos