ADAGIO – DOMINATE

Crítica

Corría el año 2001 cuando salió a la venta Sanctus Ignis, el primer trabajo de Adagio, una banda de origen francés que practica un estilo de metal progresivo con mucha influencia neoclásica y power, al estilo de Symphony X. Este primer esfuerzo se asemeja bastante a los primeros discos de la banda de Michael Romeo, pero ya nos permitía escuchar un estilo bastante personal. Stéphan Forté, “alma mater” del grupo es un joven guitarrista visiblemente influenciado por Yngwie Malmsteen, John Petrucci y el propio Michael Romeo.

En Sanctus Ignis estas influencias son algo más que notables. Dos años después Adagio volvieron a la carga con Underworld bajo el brazo, un disco con un estilo personal muy bien definido, donde Stéphan había personalizado su forma de tocar y el grupo, que reunía en sus filas al magnífico vocalista de Pink Cream 69 David Readman y al batería de Elegí, sonaba compacto y muy maduro. Tanto es así que creo firmemente que con Underworld los alumnos superaron a los maestros por mucha diferencia.

Tras un directo publicado en 2004 la banda sufrió un revés importante y solo Stéphan Forté y Kevin Codfert permanecieron en la formación. La desaparición del grupo, que tenía en Readman uno de sus puntos mas fuertes, parecía algo casi seguro. Sin embargo en 2006 tuvimos la grata noticia de que Adagio volvían a la carga con una nueva formación que nada o casi nada tiene que envidiar a la anterior. Con Stéphan Forté al frente del proyecto, respaldado por un magnífico Kevin Codfert al teclado, Eric Lebailly(Nefesh, Ciryl Achard) se hizo cargo de la batería y del bajo; asimismo Gustavo Monsanto, bajista de Overdose, tomó las riendas de las voces.

A priori una formación algo atípica con un bajista al que no se le conocían otras aptitudes como cantante, Adagio sacó al mercado “Dominate”. Monsanto no esta a la altura vocal de David Readman, sin embargo nos sorprende gratamente con un registro variado entre voces limpias y guturales, permitiendo la expansión del sonido de Adagio hacia unos derroteros algo más pesados. Veamos el tema a tema:

Fire Forever: La canción arranca con unas buenas líneas de guitarra que dan entrada el resto de instrumentos y a la voz. Desde el principio nos damos cuenta de que Adagio ha dado un pequeño giro a su música incorporando riffs más potentes y la voz de Gus Monsanto, de un estilo bastante diferente al de David Readman, acompaña esos riffs con voces semi-guturales y entonaciones bastante “misteriosas”. Fire Forever es un tema entretenido de escuchar donde Stéphan se luce a la guitarra y podemos comprobar que pese a los cambios en la alineación el grupo sigue en muy buena forma y bien componetrado. Compositivamente es un tema bastante bueno, con giros interesantes pero que esta lejos de ser lo que en un grupo de corte progresivo consideraríamos “complicado”. Tiene lo necesario para ser un buen single y en directo funcionaría bastante bien, aunque es de las que menos me gustan del disco.

Arcanas Tenebrae – Dominate: Un buen comienzo ambiental y una base rítmica dura y bastante rápida es el comienzo de un tema algo oscuro dónde los nuevos alicientes de la música del grupo francés son más evidentes. Gus demuestra que se las apaña muy bien como cantante y Lebailly cuaja una excelente interpretación. Se trata de una canción que tiene en su sonido el sello de Adagio, dónde la mezcla de sus arreglos y sus melodías con las voces extremas produce un efecto bastante interesante. En directo sería algo interesante de escuchar y creo que resultaría bien, ya que mete bastante caña y ofrece facilidades para el headbagging. Buen tema.

Terror Jungle: El tema empieza con un ambiente oscuro y un riff bastante “duro” para lo que habíamos escuchado de este grupo hasta ahora. Una ligera influencia de Opeth se deja entrever en el fondo del corte, que presenta una melodía realmente interesante. Compositivamente es un trabajo bastante bien hecho. Dura algo más de cinco minutos en los que la variación y el buen gusto predominan. La combinación de estilos vocales vuelve a producir un buen efecto y Stéphan esta realmente muy acertado. Sin llegar a ser una canción “del otro mundo”, “Terror Jungle” es un buen acierto por parte de Adagio. Especial atención merece la parte instrumental, con un excelente duelo guitarra-teclado.

Children Of The Dead Lake: Con esta canción se inicia el “tridente mágico” de este disco. Children Of The Dead Lake es la primera de las tres auténticas obras de arte que hay en este plástico, las tres seguidas, además. Compositivamente se trata de un tema que esconde muchas líneas bastante complicadas, pero que el buen hacer del grupo disimula, haciendo que parezca sencillo. Constantes variaciones y un uso perfecto de los teclados como arma ambientativa ayudan a hacer que el tema crezca. Un estribillo muy bueno y una impresionante sección instrumental son otros de los atractivos del tema. En conjunto, un gran acierto con velocidad, fuerza y mucha clase dónde vuelven a combinarse ambos estilos vocales. Sobresaliente.

R’Lyeh The Dead: Segunda punta del “tridente”. El tema más largo del disco es una canción oscura y muy, muy trabajada. En algunos momentos recuerda a una oscurecida “Missa Aeterna”(Underworld). Compositivamente es casi perfecta, todas las piezas encajan a la perfección. Una de las cosas más destacables es la magnífica labor que se ha llevado a cabo con los arreglos. Un riff realmente potente y una base rítmica sólida son las señas de identidad de este tema, que cuenta con cierto aire místico-melancólico muy interesante. El uso de voces extremas ayuda a oscurecer el tema y los coros limpios al fondo producen un efecto realmente impresionante; como estar escuchando un debate entre ángeles y demonios. Se trata de uno de los mejores temas que ha compuesto Adagio en su todavía corta carrera. Sinceramente se me hace bastante complicado citar un parecido para este tema en otro grupo. Sobra decir que la interpretación general del grupo es excelente. Un sobresaliente indiscutible.

The Darkitecht: Y la tercera punta es The Darkitecht, un tema oscuro, con un sonido sólido y personal. El estilo de su predecesor se encuentra en este tema, que puede recordar ligeramente a Beyond Twilight (otro joven grupo de metal progresivo de altísima calidad) en alguna melodía. Compositivamente es casi tan bueno como el anterior. En cierto modo es más complicado de definir o explicar, esta cargado de sentimiento y de sonidos que pueden producir distintas emociones en distintas personas. The Darkitecht es realmente una canción que podría haber firmado cualquier grupo grande del estilo y mucha gente lo consideraría uno de sus mejores aciertos. Sin lugar a dudas un nuevo sobresaliente. Si tuviera que elegir un tema de este disco para incluirlo en un recopilatorio, sin lugar a dudas sería The Darkitecht.

Kissing The Crow: El tema más corto del disco es una canción suave y melódica, una bonita balada para descansar de los tres “monstruos” anteriores. Unos magníficos teclados sujetan la melodía de Kissing The Crow. Gus Monsanto nos permite ver su lado más suave como vocalista en una dulce canción. Bien trabajada, merece una escucha.

Fame: Este es el final del disco para todo el mundo menos para Japón. Se trata de una canción muy buena. Con una melodía muy trabajada esta casi a la misma altura que el “tridente” (puede que para algunos incluso supere a la mas floja de las tres, Children Of The Dead Lake). Lo cierto es que es una composición muy interesante y suficiente fuerza para romper en un concierto. No obstante recuerda a varias cosas, lo cual le resta alguna décima. Tiene un estribillo muy potente y pegadizo y es uno de los temas más divertidos del disco, ideal para llevarlo en el reproductor mp3. Muy buen solo cerca del final.

Undying (Bonus Track Japón): Una canción rápida, claramente pensada para el directo. Descuida un poco el apartado compositivo con respecto al resto del disco, pero lo suple con una muy buena interpretación. El tema tiene el sello de Adagio en cada línea. Lo mejor, la guitarra de Stéphan. Un buen tema que merece una escucha y que para algunos puede representar un interesante acierto. Bien.

En definitiva se trata de un trabajo realmente bueno que supone una buena evolución en el sonido de Adagio, a pesar de los cambios de formación. Sinceramente creo que las nuevas bandas dentro del progresivo están ganando mucho terreno a las grandes del estilo. Beyond Twilight y Adagio han sacado al mercado ambas tres discos de una calidad altísima, que superan o como mínimo igualan el último esfuerzo de Dream Theater “Octavarium”. Esperemos que continúen por el mismo camino. Matrícula de honor para Kevin Codfert, a lo largo de este disco el mejor con diferencia.

Adagio:

Stéphan Forté – guitarra
Gustavo Monsanto – voz
Franck Hermanny – bajo
Eric Lebailly – batería
Kevin Codfert – teclados

01. Fire Forever
02. Arcanas Tenebrae/Dominate
03. Terror Jungle
04. Children of the Dead Lake
05. R’Lyeh the Dead
06. The Darkitecht
07. Kissing the Crow
08. Fame
09. Undying

Puntuación: 9½

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos