ALMANAC – TSAR

Crítica

Pues sí: yo soy de los que defienden el paso de Victor Smolski por esa banda que, a pesar de ser un grupo de mercenarios, siempre bajo el mando de ‘Peavey’ Wagner, ha supuesto tanto para el metal tradicional: RAGE. Sus discos con Victor me parecen más que decentes, y el directo “From the Cradle to the Grave”, con el inefable Terrana, un buen disco. Esa vena melódica, procedente de la formación y el gusto clásico de Smolski, me gana, quizá porque también soy un entusiasta de la música barroca y clásica.

almanacband2015_638

Dicho esto (metido este rollo, más bien), me hizo cierta ilusión ocuparme de la crítica de la nueva banda del guitarrista bielorruso, que tiene por nombre ALMANAC. Con ella, acaba de poner en la calle “Tsar”, un disco que no hay que romperse la cabeza para encasillar, ya que el propio plástico se proclama “una nueva dimensión dentro del power metal sinfónico”. ¡Ahí queda eso!

El disco consta de nueve temas y algunos nombres que rodean la propuesta tienen bastante solera. Encontramos a destacar a Andy B. Franck de BRAINSTORM, y a David Readman, de PINK CREAM 69, pero también al español Enric García, joven pianista e ingeniero catalán que se ha encargado de las teclas y de las partes orquestales con una agrupación clásica llamada “Barcelona Philharmonia”, que aparece en el disco con sus instrumentos, sus serios trajes, pajarita incluida… y cuernos en ristre. Además, hay partes corales grabadas en Minsk, ciudad natal del “protagonista” guitarrero, por lo que podemos decir que el disco se nutre de grabaciones alemanas, españolas y bielorrusas.

115344_ALMANAC_Studio

El trabajo nos presenta, como gran novedad, una visión musical y conceptual sobre Iván IV “El Terrible”, primer zar de todas las Rusias, considerado “creador” de lo que hoy conocemos como el estado ruso allá por el siglo XVI, modernizador de la ley, conquistador de Siberia y responsable de cientos de miles de muertes en la época, como buen tirano ido de la cabeza que se precie.

En el disco encontramos todos los elementos del power metal melódico o sinfónico, pero nada de esa “nueva dimensión” que pomposamente pregona el propio libreto. Power de manual, con sus voces por las alturas, fémina incluida, partes orquestales no muy grandilocuentes que digamos, coros ampulosos y, por encima de todo, la guitarra de Smolski. Reconozco que es un guitarrista con personalidad: usa muchos de los recursos que ya utilizara en los trabajos de RAGE, es rápido, toca con gusto y excelente técnica, pero los temas tenemos la sensación de haberlos escuchado antes…. Nada nuevo.

Seguro que los acérrimos al power gustarán bastante del trabajo de Smolski y los suyos. No es, en absoluto una mala propuesta, pero peca de la repetitividad del estilo y, desde luego, no supone novedad alguna. Los temas se desarrollan bien y son agradables de escuchar, destacando el ritmo y la melodía de Self-Blinded Eyes, el carácter épico de Children of the Future, el medio tiempo de Reign of Madness y el cierre con la festiva Flames of Hate.

En resumidas cuentas, un disco que se deja escuchar, bien tocado, muy bien producido, con mucha claridad en los planos instrumentales… pero que nada aporta el género ni al metal en particular. Para mí, Smolski ha perdido la oportunidad, una vez acabada su historia con RAGE, de hacer algo más experimental y menos previsible.

Para forofos.

ALMANAC son:

Victor Smolski, guitarras, teclados.
Andy B. Franck, voz.
David Readman, voz.
Jeanette Marchewka, voz.
Enric García, piano, teclas.
Michael Kolar, batería.
Armin Alic, bajo.

Temas:

01. Tsar
02. Self Blinded Eyes
03. Darkness
04. Hands Are Tied
05. Children Of The Future
06. No More Shadows
07. Nevermore
08. Reign Of Madness
09. Flames Of Fate

Discográfica: Nuclear Blast

Puntuación: 6’5 / 10.

Autor: Manuel Martínez Ferrándiz.

<< volver a discos