ARCH ENEMY – THE ROOT OF ALL EVIL

Crítica

ARCH ENEMY es una formación que ha ido depurando su sonido con el paso del tiempo, aportando cada vez más melodía a las composiciones, sin dejar de lado sus principios death-metaleros. Dicha depuración desemboca en un mar de elegante contundencia que hace de esta banda sueca un icono único e inigualable dentro del heavy metal internacional. Gran culpa de ello la podemos atribuir al talento creativo de los hermanos Amott, siempre presente en los trabajos de ARCH ENEMY, sobretodo el de Michael, quién ya despuntara en su etapa como miembro de CARCASS.

Aunque la banda demostraba buenas maneras en sus primeros pasos, no fue hasta el fichaje de una bestia parda, con los ovarios más metalizados que existen en la faz de la tierra, que el grupo empezó a llamar la atención de público y prensa. Esta mujer capaz de escupir toneladas de metralla a través de sus cuerdas vocales, trajo consigo la revolución total y aportó al grupo el más preciado tesoro que tanto escasea dentro del panorama musical: la originalidad. Ya de paso aprovechó para merendarse todos los tópicos machistas que existen dentro del heavy metal, demostrando que las mujeres son tan válidas como los hombres en cualquier terreno. No cabe decir que el anterior cantante Johan Liiva quedó sepultado en el olvido, aún así, dejó su huella en tres notables trabajos como “Black Earth” (1996), “Stigmata” (1998) y “Burning Bridges” (1999).

Una vez consolidados con una formación estable y publicados cuatro discos de estudio, más uno en directo, bajo la batuta vocal de Angela Gossow, ARCH ENEMY han decidido regrabar algunos temas de aquella inicial etapa con la formación actual: A.Gossow (voz), M.Amott (guitarra), Chris Amott (guitarra), Sharlee D’Angelo (bajo) y Daniel Erlandsson (batería), agrupándolos dentro de este “The Root Of All Evil”, su nuevo trabajo discográfico.

Como venía diciendo, el redondo contiene una selección de doce temas, precedidos por una intro inédita titulada como el propio disco “The Root Of All Evil”. En él no encontramos ningún orden cronológico que ordene (valga la redundancia) las canciones por etapas, cosa que le daría un aire de recopilatorio puro y duro. Así que, el segundo tema en aparecer es “Beast Of Man” del disco “Stigmata”, que aportará dos temas más: “Diva Satanica” y “Bridge Of Destiny”. El que más alimenta este nuevo trabajo es “Burning Bridges”, concretamente con cinco cortes como son “The Immortal”, “Demonic Science”, “Dead Inside”, “Pilgrim” y “Silverwing”. Completando el repertorio encontramos cuatro temas de la etapa más primeriza; “Bury Me An Angel”, “Dark Insanity”, “Demoniality” y “Transmigration Macabre” pertenecen a “Black Earth”.

Como no podía ser menos, el sonido es excelente, dándole el doble de fuerza a los temas y sacando todo el partido a las nuevas tecnologías que, como es evidente, no existían trece años atrás cuando registraron su primer álbum. Cada canción suena fresca y actual, cosa que las rejuvenece y las reviste de gala para la ocasión. En ningún momento echamos de menos al antiguo vocalista Johan Liiva, la sonoridad de las baterías es bien acompañada por el ritmo del bajo y las guitarras suenan crudas y agresivas, como todos esperamos en un disco de ARCH ENEMY. “The Root Of All Evil” recupera el pasado de la banda y lo cohesiona con el presente de la mejor manera posible, demostrando que estas canciones pueden mejorar cuando se les quita el polvo con nuevos medios, cariño y buen hacer.

Listado de temas:
1. The Root Of All Evil (Intro)
2. Beast Of Man
3. The Immortal
4. Diva Satanica
5. Demonic Science
6. Bury Me An Angel
7. Dead Inside
8. Dark Insanity
9. Pilgrim
10. Demoniality (Instrumental)
11. Transmigration Macabre
12. Silverwing
13. Bridge Of Destiny
Puntuación: 9

Autor: Ivan Allué

<< volver a discos